Por qué Carlos Sainz se equivocó en Baréin. Y los comisarios, también
  1. Deportes
  2. Quemando Rueda
Andy Soucek

Quemando Rueda

Por

Por qué Carlos Sainz se equivocó en Baréin. Y los comisarios, también

El de Sakhir entre Sainz y Stroll fue un incidente de carrera, donde Sainz pudo cometer un error de juicio, pero que por las no merecía ser sancionado por las circunstancias

placeholder Foto: Stroll conversa con Sainz y Alonso. (XPB/Press Association Images)
Stroll conversa con Sainz y Alonso. (XPB/Press Association Images)

El GP de Baréin de F1 me dejó con buen sabor de boca. Vimos movimientos por la parte delantera, a Ferrari y Mercedes (Hamilton y Vettel más bien…) más igualados que nunca y bonitas luchas en la mitad del pelotón durante gran parte de la carrera. También me di cuenta que opinar en este país puede ser considerado hecho delictivo, ante todo si no defiendes el “producto nacional”. Me refiero al incidente entre Carlos Sainz y Lance Stroll, que terminó con una sanción para el piloto español. ¿Quién tenía razón?

Me gustaría explicar mi punto de vista desde mi condición de piloto, si a la vez también sirve para conocer mejor cuál puede ser la dinámica en la pista, que no siempre es bien entendida para quien no está al volante de un monoplaza.

Desde hace cinco años ejerzo como tertuliano en 'Cope' y comento las carreras de F1 en directo junto a un gran elenco de expertos. Esta vez, mi jefe me dio libre y tuve el privilegio de seguir la carrera tranquilamente desde casa. Es increíble cómo puedes analizar la carrera sin la “presión del directo”. Tanto es así, que decidí lanzarme al río y comentar mi perspectiva de los hechos que sucedían en pista. Lo hice a través de Twitter, dónde entiendo que la libertad de expresión (siempre desde el respeto) está a la orden del día. No tanto.

Todos contra Stroll

Tengo una excelente relación con Carlos Sainz y aquellos que me han seguido en la TV, radio o por las redes, sabrán que siempre he defendido su difícil posición en Red Bull frente a Verstappen. Creo en Carlos desde el primer día que le vi conducir un Fórmula BMW en el Jarama en la escuela de pilotos de Emilio de Villota. Desde que le vi ganar en Monza en las World Series by Renault y despejé toda duda (si es que la había) cuando trabajé con el como ‘coach driver’ en un test en Montmeló. Desde que Carlos está en la F1, ha reafirmardo una y otra vez lo que llevo diciendo mucho tiempo: que es un piloto muy completo, con una cabeza bien amueblada, los pies en el suelo, una buena educación y una imagen impecable. Pero mi admiración no quita que considere lo que puede ser un error (siempre desde el cariño), si se comete.

Foto: El McLaren de Oliver Turvey este martes. (Foto de @McLarenF1)

En el pasado GP de Bahréin hubo una acción bastante polémica entre el español y Lance Stroll. La gran mayoría de periodistas, comentaristas, twiteros y fans españoles empezaron a arremeter contra el canadiense por “haberle cerrado la puerta”. Es fácil culpar a un jovencito que paga una millonada por correr y no está rindiendo a buen nivel en lo que va de año. Es fácil decir que el rookie que ha abandonado en los tres primeros grandes premios, le “ha dejado sin espacio” o “ha girado sin mirar”. He leído y escuchado de todo, pero yo lo veía bastante claro. Por si acaso, vi la repetición y la cámara de abordo de Carlos. No tenía duda.

A 300 km/h es dificil juzgar distancias cortas

Cuando vemos acciones como las del otro día, siempre hay que tener en cuenta los antecedentes y la situación de carrera en los que se producen, y situar todo en su contexto para intentar ser objetivos. Empezaré con los hechos. 1/Stroll venía en vuelta lanzada 2/ La salida de boxes e incorporación a pista de Baréin está casi a final de recta. 3/ Una recta, por cierto, muy larga en la que se alcanzan velocidades muy altas. 4/ Williams lleva motor Mercedes y suele tener una de las velocidades puntas más elevadas en los “speed traps” de las rectas. 5/ Stroll viene con neumáticos calientes. 6/ Luchan por posición y ambos rozan los puntos en esa parte de la carrera.

Pasemos al análisis y a mi interpretación. Stroll ve a Carlos saliendo de boxes pero, a más de 300 km/h es difícil juzgar distancias cortas, y más si el diferencial de velocidad es grande. Es decir, uno está acelerando y el otro viene lanzado. El canadiense da por adelantado a Sainz cuando pasa por su lado, y frena en su sitio, porque en la imagen se ve claramente como ni se pasa de frenada ni se deja el vértice. Pero una vez en ese vértice, Sainz se mete por dentro. Y se chocan.

Entrar por donde no hay hueco

Hay que recordar que la curva 1 de Bahréin es un codo muy lento en el que es importante preparar bien la salida para poder hacer fondo la curva 2. Por ello, tiendes a sacrificar y te quedas a la derecha para poder acelerar bien, hacer la segunda curva a fondo, y ganar velocidad en la recta posterior. En este sentido, Carlos es demasiado optimista cuando trata de apurar la frenada a pesar de que sus neumáticos aún no están a temperatura óptima, mientras que Stroll está en plena maniobra de giro. El Toro Rosso se mete por dentro, por donde casi no hay hueco, pero espera que Stroll abra la dirección y le deje espacio suficiente para hacer la curva.

Foto: Lance Stroll y Carlos Sainz cuando tuvo lugar el incidente. (Foto @F1)

Acciones así se pueden hacer si estás a la misma altura del piloto precedente o por delante, pero no si vienes por detrás porque, aunque el otro piloto te haya visto salir de boxes, no espera que vayas a estar ahí. El propio Carlos reconoció posteriormente que Stroll probablemente ni le había visto, y estoy totalmente de acuerdo. El golpe en el pontón de Stroll indica que Sainz no estaba a la misma altura, golpeándole con el neumático delantero en mitad del monoplaza.

Milisegundos juzgados durante horas

Pero en este contexto, me parece un exceso por parte de la FIA que se haya penalizado el incidente con tres posiciones porque, por todas las circunstancias mencionadas hasta ahora, es más que evidente que no hubo mala intencionalidad por parte de ninguno de los dos pilotos. Fue un error de juicio, un lance de carrera donde ninguno actuó de forma temeraria contra su rival. Y, además, rompe pronto con esa anunciada política de la FIA de sancionar solo en casos extremos.

Analizar todo a posteriori es fácil. Especialmente para los comisarios, que también tenían todos estos datos en su mano. Pero por ello me gustaría de nuevo traer aquí el incidente de Sainz y Stroll en Sakhir para recordar que los pilotos tenemos que tomar decisiones en milisegundos con la presión de no perder ni una décima en carrera, considerando el daño que puedes provocar a un material costosísimo, y con cientos de personas que trabajan para ti por detrás. No es tan fácil ser piloto, y menos cuando unos comisarios analizan esas reacciones en milisegundos desde la comodidad de sus sillones.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Noticias F1 Carlos Sainz Lance Stroll Sebastian Vettel Emilio de Villota Toro Rosso Renault Ferrari