Cómo Google y Microsoft ayudan a entrenar mejor: así influye la tecnología en rugby

La tecnología ha cambiado nuestras vidas. También desde la perspectiva del deporte ha evolucionado el mundo y lo seguirá haciendo… ¿En qué forma y para qué utilizamos la tecnología en el alto nivel?

Foto: Un ordenador, un elemento más para optimizar cada entrenamiento.
Un ordenador, un elemento más para optimizar cada entrenamiento.

La influencia tecnológica en el rugby ocupa muchos campos, desde el espectáculo a la rehabilitación de lesiones pasando por el arbitraje de video. Durante el primer encuentro del Comité de Innovación y Deporte Profesional que organiza el Centro de Innovación Tecnológico del Deporte de Microsoft en Madrid, entre otras cosas, comentábamos y reflexionábamos acerca de la influencia de la tecnología en el deporte. En este artículo me centraré en la influencia de la tecnología dentro del propio equipo, relacionándolo con su preparación: control de las cargas de entrenamiento, competición, análisis de vídeo y monitorización del estado del jugador/a.

Control de entrenamiento y competición

A lo largo de toda una temporada entrenamos cientos de veces. La planificación se vuelve un factor clave para poder optimizar el rendimiento en cualquier contexto, deportivo, empresarial o vital. En el planteamiento de determinados objetivos y planes de acción, el cuaderno o el dibujo cobran una gran importancia; sin embargo, en el deportivo se vuelve algo complejo el hecho de no disponer un formato fácilmente adaptable, o que se pueda consensuar y compartir con otras personas que suelen formar el equipo de trabajo, sobre todo en un equipo o deporte de alto nivel.

Por ello, partiendo de la planificación y la programación, herramientas a veces tan simples como el Excel de Microsoft Office para las planillas de recopilación de datos y calendarios; Google Drive o Dropbox para compartirlas con el equipo son básicas en el uso de cualquier proyecto: calendarios, objetivos, planes de entrenamiento semanales, vídeos de ejercicios o de partidos, planes nutricionales, documentos de recopilación de datos (peso, fatiga, descanso, molestias, etc.) diarios, tests físicos, etc.

Si en la última concentración con la Selección Española de Rugby 7, preparativa de la Serie Mundial de Dubai hemos hecho veintidós sesiones de entrenamiento en una sola semana de carga, ¿os imagináis recopilar ‘a mano’ los datos de 16 jugadoras durante cada uno de los veintidós entrenamientos de ese microciclo. O, dentro de unos meses, ¿analizar los picos de carga de entrenamiento acumulados en el macrociclo anterior y tener que revisar cientos de hojas de papel para obtener la información?

Otra de las ventajas de la tecnología, desde esta perspectiva, es el ‘cuidado del medio ambiente’ que permite no utilizar grandes cantidades de papel para almacenar toda esta información.

Recopilación subjetiva de datos

Si quitamos una capa más a la cebolla, os contaré que rellenamos formularios regularmente para confeccionar un diario de entrenamiento, carga e incidencias durante los ciclos de la temporada.

Formulario diario: encontramos pulsaciones por minuto al levantarse, peso, calidad del sueño, estado de fatiga, ánimo, dolencias musculares, seguimiento de la menstruación, estado motivacional, etc. Son factores relacionados con el Síndrome de Sobreentrenamiento, así que detectarlos de forma prematura, permite evitar ese Síndrome.

Formulario tras entrenamiento (RPE): rating of perceived exertion, es decir, la percepción subjetiva del esfuerzo de la sesión de entrenamiento o partido (carga interna).

Hay varias herramientas gratuitas que permiten desarrollar estos formularios e incluso transcribir de forma casi automática los datos en tablas y gráficas muy visuales. Google Forms es una herramienta muy fácil de manejar, intuitiva y gratuita. Se crea el formulario digital (tenéis que crearlo vosotr@s) y se comparte con un link a los miembros del equipo para rellenar en cada ocasión, pudiendo hacerse de forma inmediata a través del móvil. También hay apps que ofrecen este servicio, como HideSport o Kitman Labs.

Recopilación objetiva de datos

GPS

Aparte de la recopilación de datos objetiva y subjetiva comentada, hay otras áreas de análisis y control de los entrenamientos como son los GPS (ejemplo de carga externa). Nos ayudan a evaluar parámetros como la velocidad de las carreras y desplazamientos, las pulsaciones en cada momento (cuando están asociados a pulsómetros), y por tanto los umbrales de intensidad donde se está realizando el entrenamiento o la fatiga en la que se encuentra el/la jugador/a en un partido.

Como suelen llevar un acelerómetro en tres planos podemos tener datos de: Aceleración-Deceleración (ratio que produce más lesiones, especialmente de isquios), distancias recorridas, zonas del campo (con un mapa satélite que dibuja los trazos recorridos por la persona que lleva el gps) e incluso los impactos en rugby, número de contactos, etc.

Todos estos datos de forma personalizada por supuesto, pues cada persona lleva un gps en su camiseta (la tecnología afecta también al mercado textil, pues desde hace años se fabrican camisetas de juego con un ‘bolsito’ en el cuello para guardar el gps, e incluso las últimas llevan también un tejido que recoge las pulsaciones sin tener que usar la banda del pulsómetro) es información muy valiosa para interpretar de cara al staff técnico del equipo, en dos vías: análisis del rendimiento y prevención de lesiones.

Test Físicos

Otros recursos tecnológicos en el control del entrenamiento los encontramos en los tests físicos, con múltiples variables como son las células fotoeléctricas de infrarrojos, para hacer test de velocidad: son unas células que captan el inicio del movimiento desde la salida en sprint de X metros y la pasada por la línea de meta de forma altamente fiable.

A nivel de potencia muscular, hay numerosas opciones para la medir la velocidad del movimiento, en su mayoría transductores lineales (encoders) como T-Force, Smartcoach, Chronojump, Tendo o como el que utilizan los All Blacks, Gymaware.

La opción más económica son acelerómetros tipo 'beast sensor' o 'push band', para los tests de potencia en el gimnasio, por ejemplo, un press banca o una media sentadilla (es más relevante en el rugby analizar la potencia muscular: fuerza aplicada x velocidad de desplazamiento). También nos encontramos con otras pruebas de valoración funcional (FMS) o saltos verticales CMJ o SJ (squat jump) pueden medirse fácilmente hoy en día con un simple móvil gracias a aplicaciones como Powerlift o Myjump (Carlos Balsalobre).

¿Por qué utilizamos todas estas herramientas?

Sencillamente para ajustar los entrenamientos a los objetivos descritos y prevenir lesiones. Analizando correctamente las cargas de los entrenamientos, de forma objetiva y subjetiva podemos entender mejor a l@s jugadore/as, en qué momento se encuentran dentro del periodo de la temporada o del ciclo y poder adaptar mejor todo el contexto de entrenamiento y recuperación para minimizar la probabilidad de lesión y para llegar en el estado de forma deseado (físico, anímico y mental) a la competición: optimización del rendimiento deportivo*.

Análisis de vídeo

Otra ‘cebolla’ diferente podría ser la del análisis de vídeo, con multitud de programas para captar y analizar estadísticas, cuantitativas y cualitativas de cada acción de cada jugadora de cada momento de partido o de entrenamiento. En el alto nivel, una persona del staff técnico se dedica solamente a esta tarea y debe manejar muy bien programas como Sportscode, Nacsport o LongoMatch (lo bueno de este último es que tiene una versión gratuita) donde se obtienen estadísticas individuales de cada acción técnica, táctica o estratégica evaluada en el vídeo, y también en el análisis del juego de los rivales, como por ejemplo estrategias en melé o desde lanzamientos de touch. También se utilizan pueden dibujar escenarios de juego o entendimiento de situaciones tácticas en las propias imágenes, por ejemplo:

Por último, ya vemos que equipos de primer nivel entrenan con drones, es decir, dentro de la grabación de un entrenamiento estratégico, por ejemplo, filmarlo en diferentes ángulos, y uno de ellos la ‘vista de pájaro’ con un dron que permite ver claramente los desplazamientos y trayectorias de l@s jugadore/as en el campo.

Os dejo un ejemplo de esta visión de nuestros amigos de Rugby La Vila en un partido de liga española:

Es muy interesante descubrir todas estas herramientas dentro del alto nivel, aunque conlleva un gran trabajo de recopilación estudio y análisis. Softwares integrales como RugbySystemPro facilitan el cruce y recopilación de todos estos datos en un mismo programa, con características personalizables para las necesidades de cada equipo incluyendo además del control del entrenamiento otras áreas como por ejemplo la médica y de rehabilitación. Un muy buen sistema de gestión integral del equipo.

¿Quién nos iba a decir hace unos años que la tecnología iba a evolucionar de forma tan decisiva el mundo del deporte?

¿Cómo imaginas el futuro?

*La cuantificación de la carga de entrenamiento como estrategia básica de prevención de lesiones. Hernández D., Casamichana D. y Sánchez-Sánchez J.
**Nuevas tecnologías aplicadas a la actividad Física y el Deporte. Borja Sañudo Corrales (coordinador).
***Agradecimiento a Mar Álvarez, preparadora física del XV del León El Salvador Rugby.

Rugby Passion

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios