Rafa Nadal vuelve a la cima

Por cuarta vez en su carrera, Rafa Nadal vuelve a ser el primero en la clasificación mundial. Un esfuerzo sin paliativos de un competidor eterno

Foto: (Ilustración: Raúl Arias)
(Ilustración: Raúl Arias)

Un hito merecido. Una demostración de talento. Una oportunidad para subrayar sus valores. El retorno de Rafael Nadal al número 1 mundial parece atravesar un prisma único a través de la mirada de quienes mejor le pueden comprender. El peso de la experiencia recorre cada palabra de Carlos Moyà, Juan Carlos Ferrero y Àlex Corretja, los hombres que más alto escalaron en el ranking ATP antes de la aparición del balear. Todos ellos, en una reflexión conjunta con El Confidencial, desgranan sus sensaciones sobre el cuarto reinado de Rafa.

“Siempre pensé que Rafa lucharía para ser número 1”, explica Moyà, mentor y miembro del equipo técnico de Nadal desde el pasado mes de diciembre. “Lo que no hubiese podido adelantar es que ocuparía ese lugar en agosto. En la segunda parte del año pasado no jugó muchos partidos ni tenía muchos puntos, así que partía con bastante desventaja”, repasa el balear, subrayando una meteórica resurrección de su pupilo, con 49 victorias en 58 partidos en la temporada 2017 para volver a tomar la cumbre.

“La enorme temporada que ha tenido, unido a lesiones de dos grandes rivales como Murray y Djokovic, sin los resultados esperados cuando estuvieron bien, ha hecho que se dé la circunstancia actual”, explica Moyà, testigo directo de una temporada imponente que incluye dos finales de Grand Slam y la décima copa de Roland Garros en la vitrina de Nadal.

La dificultad de ocupar el trono

“Rafa ha trabajado muy bien, ha estado muy mentalizado, se ha cuidado mucho… Está sin lesiones, algo muy importante viendo cómo va el año y una de las claves de las que hablamos a principio de temporada”, resalta Moyà, que desde el invierno se refugió en Manacor en una pretemporada más extensa de lo habitual, clave en la reconstrucción del campeón de 15 grandes.

Nadie para comprender la dureza de un reinado como Moyà (dos semanas en el trono), Ferrero (un total de ocho) y Corretja (ex número 2 mundial), todos ellos admirados por la capacidad de sacrificio de Nadal y sus 141 semanas al frente de la clasificación. Un hito que ha logrado sellar por cuarta vez en su carrera.

“Para llegar a ser el mejor jugador en un deporte como el tenis hay que tener mucha perseverancia”, explica Ferrero, acostado en el trono ATP entre septiembre y octubre de 2003. Una experiencia trabajada que el valenciano recuerda de manera cristalina. “Necesitas querer ser el mejor, cada día y en cada entrenamiento. Si no tienes esa mentalidad, es imposible colocarse en esa posición”, advierte, situando sobre la mesa una capacidad de exigencia fuera de lo común.

Rafa Nadal y Carlos Moyá, en una imagend e archivo. (EFE)
Rafa Nadal y Carlos Moyá, en una imagend e archivo. (EFE)

Volver es complicado

“Que lo consiga, que haya seguido y haya vuelto demuestra que hasta que se retire va a ser un líder, alguien con un carácter especial”, repasa Corretja, que recibió al balear en el banquillo de Copa Davis español entre 2012 y 2013. “Nunca se va a rendir. Lo que ha conseguido volviendo a ser número uno era casi imposible. Incluso seguramente no era ya ni un objetivo en su cabeza”.

“El esfuerzo para ser número 1 es muy grande”, concuerda Carlos, número 1 en marzo de 1999 y primer jugador en la historia del tenis español capaz de pisar ese puesto. “Más todavía después de las temporadas que lleva en la élite. Hacía más de tres años que no lo lograba y volver a estas alturas de su carrera es complicado”.

La dificultad, claro, la muestran los libros. Es la capacidad de seguir remando pese al paso del tiempo: con 31 años y dos meses Nadal es el segundo jugador más veterano de siempre en pisar el primer puesto ATP, sólo por detrás del estadounidense Andre Agassi, líder el escalafón masculino en septiembre de 2003 tras cumplir los 33 años de edad. “Que un chico que rompió tantos récords de precocidad siga batiendo marcas de longevidad es algo pocas veces visto. Es algo que te hace ver el mérito total que está teniendo”, destaca Moyà, una figura cercana al mallorquín desde la infancia.

Ilusión intacta

“Es complicado decir el tiempo que puede permanecer allí”, remata Ferrero, convencido de la competitividad al más alto nivel de Nadal. “De lo que sí estoy seguro es de que va a estar luchando por levantar grandes trofeos. Eso es lo que a él realmente le importa. Creo que él no ha buscado ser número 1 de nuevo, lo que ha querido es volver a superarse a sí mismo. Consiguiendo volver a estar al nivel al que estaba antes, cuando podía competir contra los mejores. Eso le ha hecho volver a estar al nivel y, por lo tanto, conseguir volver a la cima del deporte”.

[Más noticias de tenis]

“Que Rafa vuelva a liderar el ranking es muy positivo para todos” concluye Corretja. “Demuestra que su ilusión y su pasión están intactas y eso es lo que debemos de copiar todos. Los valores que transmite Rafa son los que debemos de intentar inculcar nosotros a esta generación que viene y a las próximas generaciones. Rafa Nadal sólo va a haber uno, pero su legado son sus valores”.

El reinado de Rafa como punto de encuentro entre las grandes leyendas del tenis: un esfuerzo sin paliativos de un competidor eterno.

On Court

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios