Pep Guardiola 'destituye' a un colega que aún puede ganar cuatro títulos

Pellegrini anunció que no seguirá en el banquillo del Manchester City pese a tener un año más de contrato para forzar así al club inglés a hacer oficial el fichaje del todavía técnico del Bayern

Foto: Pep Guardiola, con Pellegrini en primer plano, durante un Bayern-City de Champions. (Reuters)
Pep Guardiola, con Pellegrini en primer plano, durante un Bayern-City de Champions. (Reuters)

"Sabía esto hace un mes y nunca he creído que la especulación sea positiva", aseguró el técnico del Manchester City, Manuel Pellegrini, en una rueda de prensa previa a que el club inglés se viera obligado a hacer oficial la llegada de Pep Guardiola al banquillo que todavía ocupa el entrenador chileno. "Espero que Pellegrini fuera informado desde el principio de la llegada de Guardiola. Me parece una falta de respeto increíble", escribió en su cuenta de Twitter el exinternacional inglés y exjugador del Barça, Gary Lineker.

Aunque cueste creerlo, y precisamente por ello se trate de un hecho sin precedentes en el fútbol mundial, a Pellegrini aún le restaba un año más de contrato, después de haberlo ampliado hasta 2017 el pasado mes de junio. Tal vez por ello fue él mismo quien decidió anunciar que no lo cumplirá para ser así 'destituido' por su colega Guardiola, quien hace tiempo que cerró un acuerdo con Txiki Begiristain, exdirector deportivo del Barça y actualmente del Manchester City. De hecho, hay quien asegura que Pep lleva semanas perfilando la próxima temporada con los 'citizens', algo más que discutible desde un punto de vista ético y que suele cuidarse bastante en un gremio tan hipócritamente solidario como el de los entrenadores. 

A diferencia de su fichaje por el Bayern de Múnich: entonces,Pep estaba sin equipo tras haberse tomado un año sabático en Nueva York, y, además, su antecesor, Jupp Heynckes, había hecho pública su decisión de no seguir la temporada siguiente dirigiendo al club alemán. "Ha habido mucha especulación sobre muchas cosas últimamente, pero el club no ha hecho nada a mis espaldas", aseguró un educado Pellegrini. "Prefiero terminar con la especulación aquí, anunciándolo hoy, por eso se lo he comunicado a la prensa y a los futbolistas. Hace dos semanas le dije al club que informaría de esto", explicó el chileno en la rueda de prensa previa al partido de este martes ante el Sunderland en la Premier. 

Lo cierto es que, al igual que le sucedió a Heynckes cuando se hizo oficial el fichaje de Guardiola por el Bayern, esta temporada Pellegrini aún está en disposición de ganarlo todo. El Ingeniero tiene al City en segunda posición de la Premier, en la final de la Capital One Cup, en quinta ronda de la FA Cup y en los octavos de final de la Liga de Campeones, donde se medirá al Dinamo de Kiev. Es decir, que a diferencia del técnico alemán, que acabó conquistando el 'triplete', el chileno podría levantar incluso cuatro trofeos y dejar el listón aún más alto de lo que se lo dejó Heynckes en el Bayern.  

"Firmé por un año más, pero con la cláusula de que el club o yo teníamos la opción de no ampliar ese contrato. Así que acabaré aquí en la fecha original, la que se había acordado al principio, el 30 de junio", comentó Pellegrini sin perder en ningún momento la compostura. Con el City, club al que llegó en junio de 2013 procedente del Málaga, el chileno ha ganado una Premier League (2014) y una Copa de la Liga (2014), aunque la gran obsesión del propietario del club inglés, el jeque Mansour bin Zayed, es la Champions. Ni que decir tiene el morbo que tendría un City-Bayern en cuartos, semifinales o la final de la presente edición de la Liga de Campeones... 

En Múnich ya se lo esperaban

La noticia de que Pep Guardiola asumirá tras el verano la dirección del Manchester City es algo que no inquieta mucho en Múnich. No era oficial, pero sí lo esperado desde el pasado mes de diciembre. Lo único que quedaba por confirmar era el nombre del equipo inglés por el que ficharía el técnico catalán. La marcha de Guardiola del Bayern ya era oficial y su sucesor ya tiene nombre, el italiano y exmadridista Carlo Ancelotti.

La Bundesliga, la tercera de Guardiola y la cuarta consecutiva del Bayern, ya se da por ganada, pues sería muy extraño que los bávaros dilapidaran los ocho puntos que tienen de ventaja sobre el Borussia Dortmund. En la Copa de Alemania puede pasar cualquier cosa con los enfrentamientos a partido único, aunque la obsesión en Múnich también es la Liga de Campeones, ya que ganar esa competición es lo que le falta a Guardiola para que su nombre quede en el olimpo al lado de los de Jupp Heynckes, Ottmar Hitzfeld, Dietmar Krammer y Udo Latteck. La duda que saltó, desde que se supo que Guardiola no renovaría con el Bayern, es si el entrenador iba a perder autoridad ante los jugadores por el hecho de tener ya fecha de caducidad.

Como comentan en Alemania, si el Bayern sigue ganando partidos, nadie hará preguntas, pero si, por ejemplo, el equipo es eliminado por la Juventus de la Liga de Campeones, seguramente empezarán a surgir explicaciones que incluyan entre los argumentos la próxima marcha del catalán. "Pep Guardiola ha empleado seis meses en tomar su decisión. El pasado verano tuvo una primera impresión de lo que debía hacer y ha ido madurándola durante este tiempo", asegura Martí Perarnau, autor del libro 'Herr Pep', una crónica desde dentro del primer año de Pep Guardiola como entrenador del Bayern. "Toda decisión siempre está influida por numerosos factores, pero en este caso el dinero no es uno de ellos: desde 2011, Pep ha recibido varias ofertas económicamente inigualables. Desde que está en el Bayern ha recibido tres ofertas con cheques en blanco. Y las rechazó todas", añade Martí.

Como recuerda Perarnau, en el FC Barcelona Pep firmó por dos temporadas y siempre renovó por un único año más hasta completar cuatro: "Se marchó porque consideró que su ciclo de trabajo estaba hecho. No es posible comparar sus discretas relaciones de 2012 con los dirigentes del Barça con la profunda y estrecha cordialidad y cooperación que mantiene con Rummenigge, Hopfner, Sammer, Dreesen y otros dirigentes del Bayern".

Mourinho y Guardiola se saludan antes de un Real Madrid-Barcelona. (Reuters)
Mourinho y Guardiola se saludan antes de un Real Madrid-Barcelona. (Reuters)

Pep y Mou, ¿juntos en Manchester?

Con el fichaje de Pep Guardiola por el Manchester City confirmado, ahora solo queda esperar que el Manchester United haga lo propio con el de José Mourinho. El portugués es el principal candidato a sustituir al cuestionado Louis van Gaal, y su representante, Jorge Mendes, ya ha iniciado las gestiones para convencer a los rectores de un club en el que (también) tiene mano para hacer y deshacer en materia de fichajes. Ni que decir tiene que ver a Guardiola y Mourinho, no ya en la misma liga, sino incluso en la misma ciudad, añadiría un morbo especial a la Premier.  

Y mientras Mou es el favorito a sentarse en el banquillo de Old Trafford, precisamente el saliente Manuel Pellegrini podría cambiar el del City por el del Chelsea, el último que ocupó el portugués y que actualmente ocupa Guus Hiddink. A la espera de cómo termina la temporada con los 'citizens', parece evidente que al Ingeniero no le van a faltar ofertas de la propia Premier, y el club londinense puede ser el más interesado en hacerse con sus servicios y completar este baile de banquillos en el que claramente Guardiola ha movido el de Pellegrini. ¿Se hubiera atrevido a hacérselo a Mourinho? Lo que está claro es que el portugués no se hubiera dejado... 

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios