Ya es oficial: El Barça tiene antecedentes penales y el Caso Neymar sigue sin cerrarse

Era solo un trámite, pero la firma del acuerdo entre el Club y la Audiencia de Barcelona supone la aceptación de que la entidad defraudó a Hacienda. Bartomeu y Rosell se libran

Foto: Rosell y Bartomeu, en la Audiencia Nacional (EFE)
Rosell y Bartomeu, en la Audiencia Nacional (EFE)

Era un trámite, sí, era simplemente oficializarlo, sí. Se trataba de ratificar el pacto de conformidad ante la Sección 8 de la Audiencia de Barcelona del acuerdo firmado por la entidad azulgrana, la Fiscalía y la Abogacía del Estado en julio pasado por el ‘caso Neymar’. Todo se hizo en un pis-pás. Y ya está: El FC Barcelona como persona jurídica ya está formalmente condenado por dos delitos contra Hacienda en los ejercicios 2011 y 2013 en la operación por el fichaje de Neymar por lo que deberá pagar una multa de más de 5,5 millones de euros. Era un trámite, pero uno doloroso para una entidad que ha cumplido 117 años y que ayer además conmemoraba la adopción de los colores azul y grana. El Barça ya tiene antecedentes penales.

[Así se marcó Neymar un 'infanta' ante el juez: “Yo no sé mucho. Mi padre cuida de mi vida”]

La sentencia es firme y el Barcelona se compromete a no recurrirla, reconociendo además dos delitos, que defraudó a Hacienda 9,1 millones de euros en dos ejercicios fiscales, aunque consignaron 13,5 millones de euros, por lo que el dinero que sobra se destina a los intereses de demoras, las multas y las costas procesales. En el pacto al que se llegó con la Fiscalía y la Abogacía del Estado, Bartomeu y Rosell quedaron exonerados y el actual presidente del Barcelona llegó a declarar ante los medios: “Ni el presidente Rosell, ni yo hicimos nada malo y nos exoneran de la responsabilidad porque no la tenemos, el club sí que la tiene”.

Las palabras de Bartomeu sentaron a cuerno quemado a gran parte de la masa culé, pero salvo mensajes airados en las redes sociales y críticas en tertulias, nada más sucedió, duró lo que una tormenta de verano, lo que contrasta vivamente con un club como el Barcelona que presume de ser un club vivo y con una masa social crítica y alerta.

Tras la noticia del pacto, el club incluso lanzó un globo sonda a través de los medios; estaban estudiando realizar una Asamblea Extraordinaria para tratar el tema exclusivamente, dada su importancia. En dos días hubo marcha atrás. ¿Para qué complicarse la vida? El asunto iría, como un tema más, en la Asamblea General Ordinaria Anual y Bartomeu anunció como gran gesto que sometería su gestión a una moción de confianza. Así se hizo el pasado 29 de octubre, en el punto número 7 del día, que no llegó ni siquiera a diez minutos de discurso englobado en un larguísimo monólogo de más de hora y media de duración. Los socios respaldaron la gestión de Bartomeu y su Junta Directiva con 404 votos a favor, 60 en contra y 32 en blanco y superaron la moción de confianza con el apoyo del 81% por ciento.

Por si fuera poco, desde el club se vendió también que el pacto con la Fiscalía, además de ser un ejercicio de responsabilidad por parte del presidente y su Junta porque así se libraban “del riesgo de tener que avalar 22,2 millones de euros” y con 5,5 lo habían liquidado, también se vería beneficiado el llamado ‘caso Neymar 2’, que se trata en la Audiencia de Madrid. Según los expertos jurídicos del Barça, al quedar verificado que los 40 millones correspondían al salario del jugador y tributaban como tal, no se podían considerar como traspaso que es lo que está reclamando la empresa DIS, que reclama el 40% de esa cantidad como traspaso al sentirse estafada. No solamente no ha sido así, sino que el pasado 24 de noviembre volvió a reabrirse el caso.

Nuevo juicio en el 2017

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado una pena de dos años de prisión para Neymar por corrupción en los negocios en relación con los contratos que formalizó con la entidad culé para su fichaje entre los años 2011 y 2013 por la querella interpuesta por la entidad DIS, antigua propietaria del 40% de los derechos federativos del jugador. En su escrito, el fiscal José Perals reclamó una pena de cinco años de cárcel para el expresidente culé Sandro Rosell por corrupción y también por delito de estafa. Además de una multa, otra más, de 8,4 millones de euros para el club como persona jurídica. El fiscal, en cambio, sigue considerando que no hay pruebas de que Bartomeu tuviera conocimiento que la negociación se estaba realizando supuestamente a espaldas del Santos.

No. Ayer no fue un buen día para un club centenario como el Barcelona. Tener antecedentes penales no se puede vender de ninguna manera como algo menor, una mera formalidad, un aquí no ha pasado nada, mientras que su presidente continúa afirmando cada vez que se les pregunta que no hizo nada de manera incorrecta y el caso sigue sin cerrarse en la Audiencia de Madrid.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios