Es noticia
Menú
La primera vez, el miedo a lo desconocido que encierra una gran vuelta
  1. Deportes
  2. Tribuna
Luis Pasamontes

Tribuna

Por

La primera vez, el miedo a lo desconocido que encierra una gran vuelta

En esta Vuelta a España veremos a muchos jóvenes brillar, primerizos con desparpajo que nos harán presumir de un futuro esperanzador. Toca combatir los miedos que surgen ante lo desconocido

Foto: En Nimes se puso en marcha una nueva edición de La Vuelta Ciclista a España. (EFE)
En Nimes se puso en marcha una nueva edición de La Vuelta Ciclista a España. (EFE)

Mi primera vez fue en 2004 y jamás la olvidaré. Sí, no os preocupéis, no os habéis confundido de sección, hablo de la primera ocasión en la que corrí una gran vuelta por etapas, en concreto una Vuelta a España. Dentro del calendario internacional de ciclismo existen distintos tipos de competiciones. Clásicas de un solo día, vueltas por etapas de diferente duración (tres días, cinco días, diez días…) y las de tres semanas (Giro de Italia, Tour de Francia y La Vuelta). La nuestra, la de casa, es la última en disputarse, pero no por eso la menos importante. Tanto es así, que el ganador de las últimas ediciones del Tour, Froome, ha enfocado este año su preparación pensando en vencer en la ronda española. Para ello ha venido escoltado por un gran equipo en el que figuran los españoles David López y Mikel Nieve, fundamentales para él.

Pero sin duda, para mí, esta será la vuelta en la que veremos a muchos jóvenes brillar, primerizos con desparpajo que nos harán presumir de un futuro esperanzador en el ciclismo. Iván Cortina, Jorge Arcas, Enric Mas, Héctor Sáez, Diego Rubio, Antonio Pedrero y Marc Soler son los españoles que descubren por primera vez una gran vuelta por etapas en sus cuerpos. En sus piernas muchos kilómetros, pese a su juventud, pero nunca algo así. El deporte, en general, es un gran aliado de la incertidumbre. Puedes preparar a conciencia tu físico y tu mente para un gran objetivo, pero no sabes qué puede ocurrir. No son matemáticas exactas, aunque cada vez se acerca más, existen factores externos que no están bajo nuestro control que hacen que pensemos más de la cuenta y que aparezca la duda.

La capacidad y la personalidad

Ocurre igual en cualquier puesto de trabajo, hacer todo a la perfección no garantiza el éxito. Una caída, una enfermedad, un bajo rendimiento sin saber el motivo…Todo ello lleva al deportista a trabajar casi día y noche. Y digo noche porque a veces no puedes desconectar del todo con lo que ha ocurrido en la etapa, con lo que te ha dicho tu mánager o director al terminar, con lo que un compañero te ha comentado con malas formas o por el contrario no sabes gestionar las críticas que has recibido por parte de seguidores en redes sociales. Por el contrario, también puede ser complicado gestionar un rendimiento magnífico cargado de halagos por parte de familiares, miembros del equipo y seguidores. Depende de la capacidad y la personalidad del deportista; esto puede costar más o menos, pero independientemente de ello muy pocos son los que lo entrenan.

Me pongo en sus pieles y recuerdo aquella rampa de salida de mi primera Vuelta a España. También una contrarreloj por equipos, casualidad, pero a diferencia de la que estos nóveles han vivido hace unos días en León. No sé si soy un antiguo o no estoy adaptado a la globalización en el ciclismo, pero sigo pensando que La Vuelta debería de salir, transcurrir y finalizar en tierras españolas. Nada en contra de la preciosa ciudad del sur de Francia, Nimes, pero eso creo. Mi pensamiento es por igual refiriéndome a Giro o Tour, por supuesto. El conocimiento es la mejor herramienta para combatir los miedos que surgen ante lo desconocido. Has disputado muchas carreras, pero no sabes cómo te vas a comportar ante tres exigentes semanas. Tus emociones, tus sensaciones van a ser totalmente diferentes. Oyes la voz del juez arbitro acompasada con los dedos de su mano, decreciendo estos en número y viendo cómo la pierna tiembla más de lo normal. La respiración dentro del casco aerodinámico se hace más intensa, la pantalla que cubre tus ojos hace que la escuches con mayor claridad y la notas acelerada.

Miedos e incertidumbres

Tres, dos, uno… salida. Han disputado muchas cronos por equipos, pero no esta, no la que da comienzo a su primera vez. Aquí no vas solo, tus compañeros están a tu lado y en ocasiones piensas si serás capaz de seguirles durante todo el recorrido, más bien si serás útil para marcar un buen crono en meta. Muchos de ellos, experimentados, comienzan de una manera más controlada la carrera. Es la experiencia, la repetición de algo lo que te da más recursos a la hora de afrontar una situación, pero ellos aún deberán esperar unos años. La carrera ya transcurre y todos ellos con una misma meta, con un mismo objetivo pero con distintos roles. Unos cuantos kilómetros, concretamente 3.324, son los que separan su incertidumbre y sus miedos de su sueño.

Llegar a el Paseo de la Castellana sanos y salvos y sobre todo con la satisfacción de haber cumplido, ese es el objetivo. Pero sí quiero remarcar la importancia de cumplir con uno mismo, no con los demás. Somos dados a comparar, a poner caretas de grandes ciclistas a jóvenes promesas y es un verdadero error. Cargarles con esa mochila sabiendo que son únicos, inimitables y que cada uno de ellos nos deleitará con su propio estilo, es absurdo.

[Más noticias de ciclismo]

Hace años, como yo lo viví, Antonio, Iván, Enric, Héctor, Jorge, Marc o Diego veían en la sobremesa del domingo el final de esta carrera. Gorra y chándal de su escuela de ciclismo y seguro que alguna rodilla embadurnada de betadine tras alguna caída en el parque. Sus familias, las que nunca fallan, las que siempre han estado ahí, no tenían necesidad de mirar al televisor, este se reflejaba en sus brillantes retinas. Miradas cargadas de ilusión y deseo por algo que seguro alcanzarán, ser actores principales de su programa favorito, La Vuelta.

Mi primera vez fue en 2004 y jamás la olvidaré. Sí, no os preocupéis, no os habéis confundido de sección, hablo de la primera ocasión en la que corrí una gran vuelta por etapas, en concreto una Vuelta a España. Dentro del calendario internacional de ciclismo existen distintos tipos de competiciones. Clásicas de un solo día, vueltas por etapas de diferente duración (tres días, cinco días, diez días…) y las de tres semanas (Giro de Italia, Tour de Francia y La Vuelta). La nuestra, la de casa, es la última en disputarse, pero no por eso la menos importante. Tanto es así, que el ganador de las últimas ediciones del Tour, Froome, ha enfocado este año su preparación pensando en vencer en la ronda española. Para ello ha venido escoltado por un gran equipo en el que figuran los españoles David López y Mikel Nieve, fundamentales para él.

Chris Froome Alberto Contador