Vaya porquería de domingo deportivo (gracias, Jaume Roures)
  1. Deportes
  2. Tribuna
Víctor García

Tribuna

Por

Vaya porquería de domingo deportivo (gracias, Jaume Roures)

Este domingo 1-O la política se filtró en la jornada deportiva de una manera descarada. En el Barcelona - Las Palmas el resultado fue lo de menos y el 'virus' llegó hasta el Santiago Bernabéu

Foto: Luis Suárez reclamando al árbitro en el Barcelona - Las Palmas. (Reuters)
Luis Suárez reclamando al árbitro en el Barcelona - Las Palmas. (Reuters)

“Mi impresión y la que tenemos todos es que Roures (presidente de Mediapro y favorable al referéndum en Cataluña) fija los horarios”, dijo Enrique Cerezo en 2012. Cinco años después, esa suposición se puede categorizar y dar por válida. ¿Por qué quien fija los horarios en la Liga puso a jugar al Barcelona este domingo 1-O? El impacto de ver a Leo Messi celebrando goles con un estadio vacío ha sido potente y, como cada tanto del argentino, ha dado la vuelta al mundo. ¿Por qué no hay gente? Y, a partir de ahí, millones de personas en el mundo se habrán enterado de qué pasa en Cataluña. Los costes: un día triste para el deporte.

El deporte al servicio de la política. “Ha sido extraño. Muy raro”, decía Sergio Busquets con la camiseta de la senyera tras el Barcelona-Las Palmas. Lo mismo su rival Ximo Navarro. Y así pensaría el resto, como los aficionados que querían ver un partido de fútbol, en vivo o por televisión. Se hubiera logrado de haberse disputado un día antes, el 30-S. Quien fija los horarios no lo quiso así y la incomodidad se trasladó a un campo de fútbol. Peor suerte corrió el Nástic de Tarragona Barcelona B, que fue aplazado directamente porque los Mossos no podían garantizar la seguridad del evento (algo que sí estaba asegurado en el choque del Camp Nou). Triste.

Foto: Fernando Alonso durante el fin de semana de Malasia. (EFE)

Uno de Ciudadanos repartiendo banderas

A tres horas en AVE de Barcelona, en el Paseo de la Castellana, el 'virus' político invadió las gradas del Santiago Bernabéu cuando en el minuto 12 se mostraron miles de banderas de España. La campaña la impulsó un político de Ciudadanos de Roquetas de Mar, Iban Martos Soriano. Otro gol de la política al deporte. En ese momento era difícil ver al deporte como una actividad que impulsa el espíritu de superación, que aplaude el sacrificio y compensa el trabajo. No se divisaban los valores que inspiran a un individuo a no tirar la toalla y querer ser mejor día a día. Quizás el buen debut como titular en todo un Real Madrid de un chico de 18 años llamado Achraf Hakimi fue la excepción, pero entre tantos símbolos no lucía tanto.

Que los referentes para una sociedad, los deportistas, se pusieran la corbata de político —el que más Gerard Piqué— también ayudó para que se asumiera como normal que la política entristeciera la jornada dominical. Luego están las palabras de Xavi desde Qatar, que dan que pensar: “Lo que está sucediendo hoy en Cataluña es una vergüenza, es inadmisible que en un país democrático la gente no pueda votar”. Más allá de que esté o no en lo cierto, su indignación la mostró desde Qatar, donde cobra unos 10 millones de euros al año y donde están 'maltratados' los derechos humanos.

Foto: Andy Soucek cuando su carrera terminó en la vuelta número 50.

Pau, Kilian y el juego limpio

Como referente, más acertado estuvo Pau Gasol cuando simplemente lanzó dos preguntas al aire en su cuenta de Twitter: “¿A esto hemos tenido que llegar? ¿Era la violencia necesaria?”. Kilian Jornet también tiró por el mismo camino en la misma red social: “Sin entrar si el referéndum es o no legal o legítimo, la violencia de la policía contra ciudadanos pacíficos no es defendible”. En estos casos, los deportistas sacaron su bandera (los valores) del juego limpio.

Esta semana habrá más. Piqué —quien nunca ha declarado ser o no independentista— este lunes volverá a vestir el escudo de la selección española de fútbol y el viernes, si no hay sorpresas, debería ser titular en Alicante. Y será pitado. “Gerard se parte el alma, da ejemplo, es un tipo muy comprometido”, declaró la semana pasada el seleccionador, Julen Lopetegui. Dará igual, el viernes se insultará en España a un jugador con la camiseta de la selección española que, literalmente, se ha partido la cara por ese equipo.

Como se pregunta Pau, ¿a esto hemos tenido que llegar? Quizás era difícil evitar ese intrusismo de la política en el fútbol (deporte), pero esta bola de nieve no sería tan (tan, tan) grande si el Barcelona-Las Palmas se hubiera jugado el 30-S. De haberse jugado el sábado, ¿no hubiera ingresado tanto Mediapro o es que había algún otro interés? Vaya porquería de domingo deportivo.

Referéndum Cataluña 1-O Enrique Cerezo Pau Gasol Real Madrid Mossos d'Esquadra Leo Messi Gerard Piqué FC Barcelona Jaume Roures