FC Barcelona: El Barcelona hace en Roma el ridículo más grande del mundo

El Barcelona hace en Roma el ridículo más grande del mundo

No hay peros, no hay excusas, el resultado que se vio en el Olímpico se quedó hasta corto con lo visto en el campo. Valverde queda tocado con la debacle a pesar de la racha de la Liga

El FC Barcelona ha hecho el ridículo más espantoso. Sin más. Sin peros. Sin excusas. Un bochorno tremendo que lo deja fuera de la Champions en cuartos de final frente a la Roma. Repito: la Roma. Ese equipo al que todos los culés señalaban como seguro rival del Real Madrid en cuartos porque era la perita en dulce, la ‘maría’ del sorteo y al que el Barça ganó por 4-1 en la ida en el Camp Nou. Y así, con todo de cara y hablando ya de si era mejor toparse con el Real Madrid en semifinales o en la final, llegó el equipo italiano y les borró del césped y del mapa europeo. El chorreo fue tal que el 3-0 hasta se quedó corto y en la misma medida está ahora la vergüenza del aficionado culé, que por mucho que viera a su equipo dar síntomas de debilidad en los últimos encuentros, no se podía imaginar ni en sus peores pesadillas un naufragio semejante.

“Diez minutos malos en la Champions te pueden echar”, había afirmado Valverde en la previa del partido. Demasiada suerte tuvo, porque el Barça no hizo 10 malos, sino 94. Resulta imposible elegir quién fue el menos malo del conjunto catalán en el Olímpico. Ter Stegen, si acaso, que salvó los muebles en el 79’ con un paradón ante El Shaarawy con 2-0 ya en el marcador. Pero ver para creer: Messi y Luis Suárez terminaron amonestados, el primero por una falta en el centro del campo a Kolarov, evitando así un contraataque, y el segundo por perder tiempo. Y con Iniesta y Busquets desdibujados, sin control y dando el balón al contrario. Y con Umtiti lamentable, aunque no tanto como Semedo. Y con Piqué desquiciado achicando agua con un cazo como podía en medio del Titanic, sin ayudas y cometiendo el penalti que supuso el segundo gol. Y con todos perdiendo tiempo en la segunda mitad como si fueran un equipo pequeño. El Barça lo tenía que hacer todo mal para quedar eliminado y lo cumplió tal cual, paso por paso, a rajatabla.

La tercera eliminación en Champions en los cuartos de final es la más dolorosa porque el rival no era de enjundia —era la primera vez en 10 años que llegaban tan lejos en la competición— y el 4-1 de la ida era renta más que suficiente para que al Barça no le diera el telele en el peor momento. Porque de juego iban escasos, sí, pero es que en Roma ni siquiera compitieron, que es lo más sonrojante e inexplicable. Un Bartomeu descolorido lo reconoció (en declaraciones a TV3) nada más terminar el partido: “Me sabe muy mal, lo analizaremos, no hay explicaciones. Lo siento mucho por todos los aficionados. Tenemos un equipo muy competitivo, pero hoy no se ha visto. Felicitamos a la Roma porque son justos semifinalistas y no se puede decir mucho más. Es una noche muy triste, pero no nos lo hemos merecido”.

Valverde, sin respuestas

Ernesto Valverde queda tocado con la debacle. El murmullo sobre el estilo había sido desterrado por la impresionante racha en Liga y la final de Copa, pero el sopapo ha sido tan ruidoso que si los resultados hasta ahora eran los que aupaban las decisiones del Txingurri, inevitablemente el 3-0 ante la Roma le pone en el centro de la diana y marcará un antes y un después en su paso por el Barça.

Ya en la ida decidió una alineación con Semedo de lateral y Sergi Roberto en el centro del campo que hizo aguas. Con dos goles en propia puerta y una fragilidad defensiva que ya había asomado en el Sánchez Pizjuán, el técnico resaltó la valía de lo que señaló el marcador al terminar el encuentro en el Camp Nou. Hasta le gustó su equipo, dijo. En el Olímpico, pese a que las señales estaban ahí, siguió erre que erre y repitió alineación. Ni siquiera con el 2-0 reaccionó, sino que se paralizó. Primero iba a salir Dembélé, después Denis Suárez, el elegido al final fue André Gomes y ya en el minuto 80’ por Iniesta, en pleno apogeo del desconcierto, tres minutos antes del gol de Manolas que certificó el desastre absoluto.

En rueda de prensa, triste pero sereno, Valverde terminó admitiendo cuál era su gran baza y a qué estaba esperando para hacer cambios: “Ellos estaban asumiendo tantos riesgos presionando tan arriba que teníamos la esperanza de coger al final un pase bien hecho al espacio y encarar la portería”. Es decir: Messi. Pero el ‘dios’ Leo no siempre es omnipresente y ni el equipo ni el técnico propusieron algo para poder decir que la eliminación no es más que justa.

Así lo admitió también Andrés Iniesta, que puede haber disputado sus últimos minutos con la camiseta del Barça en la Champions. Todo indica que así será. “Es una de las posibilidades y duele más todavía”, admitió el propio jugador en TV3. “Es una eliminación muy dolorosa porque no la esperábamos nadie. Cuando haces las cosas mal y cometes muchos errores, aunque parezca mentira… la Champions es así. Una decepción muy grande. Es jodido. Nos quedamos fuera, con gran dolor de todos incluyendo los aficionados. Es difícil asumir esta eliminación”.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios