Running: Por qué la Carrera de la Mujer no me representa... y la veo un 'pelín' machista

Soy corredora habitual desde hace 12 años y cada vez que se organiza una carrera 'de running' especial para las mujeres me genera rechazo. Nos rebajan el listón, nos hacen 'especiales'

Foto: Preparadas, listas, ya. Salida de la Carrera de la Mujer de Madrid de este año.
Preparadas, listas, ya. Salida de la Carrera de la Mujer de Madrid de este año.

Todos los años por estas fechas escucho la misma pregunta: "Carol, ya fue la Carrera de la Mujer... Corriste, ¿no?". Y todos los años el mismo sentimiento: pereza, indignación y, de algún modo, rechazo… Ya se ha pasado la de Valencia y Madrid, este fin de semana le toca a Vitoria.

Mi nombre es Carolina Díez y soy corredora amateur (o runner, para estar al día en Instagram). Tengo 32 años y corro desde hace unos 12 de forma habitual, lo justo para presumir de que no corro por moda, que soy de las antiguas. Comencé a participar en carreras populares un poco más tarde y desde entonces no he parado más que por un par de lesiones leves y porque di a luz hace un año (corrí hasta los 7 meses y a los 40 días postparto me calcé las zapatillas). Suelo entrenar 3 días semanales aunque he tenido temporadas en las que subí hasta 4 ó 5, distancias de 10 - 15 kilómetros, sin entrenamiento específico. ¡A mi antojo! He competido en muchas carreras de 10km, en un maratón y en bastantes medias maratones, mi prueba favorita.

Siempre que me proponen una carrera allí estoy, pero mi orgullo deportivo me impide correr la 'Carrera de la Mujer', la carrera femenina más multitudinaria de Europa, pero que está rodeada de una atmósfera que yo lo percibo con cierto machismo implícito, el que considero que culturalmente sigue entre nosotras pasando desapercibido, dando por hecho una serie de tópicos que a mi parecer nos perjudican más que benefician, en este caso a la hora de posicionarnos en el mundo deportivo.

"Y si eres capaz de correrla sin andar..."

Igual que no entendería una carrera popular exclusiva para hombres, no concibo la idea de una especial para mujeres. No encuentro ninguna ventaja en la segregación de sexos, salvo que la prueba como tal no tiene que ver con las convencionales… Claro, ¡está hecha para mujeres! Y como las mujeres normalmente no corren o corren menos o peor, pues vamos a poner una distancia más cortita de la habitual: alrededor de 7 kilómetros suele ser la distancia del circuito de estas ocho carreras que se practican a lo largo de la geografía española. “Y si eres capaz de correrla sin andar -como apuntan los planes de entrenamiento de la página oficial- puedes este año proponerte acortar el tiempo para deslumbrar a tus amigas”.

Hay más. Para recalcar que somos diferentes a los participantes de una prueba en la que también compiten hombres -en las que no se leen este tipo de 'sugerencias'- nos proponen la oportunidad de correr un medio maratón: el EDP Medio Maratón de la Mujer, celebrado en Madrid desde 2016. Un medio maratón diferente, singular, por equipos y relevos. Invitan a pensar que una mujer sola es demasiado ante los 21,097 km. También tienen una extensión del tiempo para poder terminar la prueba… no vaya a ser que cierren la meta y alguien esté de paseo por la Castellana...

Toda iniciativa para motivar que la mujer corra me parece perfecto, pero me ofende leer determinadas cosas, como la opción de salida en un cajón de mujeres en la San Silvestre Vallecana: ¡el último de los cajones! Para el que no hay que acreditar ningún tipo de marca, porque nosotras lo valemos… y porque somos lentas, claro. No creo que todas las mujeres seamos iguales en tiempos, ni que tengamos ninguna ventaja por correr todas juntas, por tanto no creo que tenga mucho sentido hacer una salida especial para nosotras.

“Hoy ganan las chicas” porque no hay hombres

El objetivo principal de la carrera de la mujer es aportar recaudación para fines solidarios como la investigación del cáncer de mama y otras causas relacionadas con la mujer, además de significarse contra la violencia de género. Pienso que precisamente por esto último sería interesante también la participación de los hombres. Además, la recaudación económica sería mayor puesto que la participación aumentaría con creces. Y, ya de paso, se podrían normalizar las distancias para que no haya diferencias entre mujeres y hombres (muchas pruebas se dividen en 5 y 10 km).

Por último, la intención de este tipo de carreras es fomentar el 'running' en las mujeres dado que somos uno de los países con menor porcentaje de participación femenina, aludiendo a que la mayoría de las mujeres no participan por miedo al ridículo que supone la comparación de sus tiempos con los de los hombres. Pues bien, no creo que la manera de conseguir saltar barreras sea bajarlas a ras del suelo para lograr la meta con menor mérito. Y, por supuesto, no creo en el estereotipo de mujer débil en el deporte. Creo en la fuerza y superación de las mujeres, en saborear la victoria merecida, en romper mitos y alcanzar metas sin límites por mi sexo. No me sentiría cómoda corriendo en una carrera más fácil que el resto y con una camiseta que tenga “Hoy ganan las chicas” como lema sólo porque no hay hombres en la competición. El sentimiento de igualdad ha de convivir entre nosotras mismas, si no nos lo creemos, jamás lo conseguiremos.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios