Los malcriados de Messi y el lío en el que se ha metido Coutinho (él solito)

El FC Barcelona está en semifinales de la Champions League después de un contundente resultado ante el Manchester United por 3-0, con doblete de Leo Messi y un gran tanto de Coutinho

Foto:

No hay manera de explicar que el Barça esté en semifinales de la Champions si no es contando el descomunal partido de Leo Messi. Porque el equipo en el que juega salió aturullado frente al Manchester United y a los 37 segundos Rashford estrelló el balón en el larguero y un instante después McTominay se empachó de balón dentro del área y no acertó a rematar. Por si fuera poco, en el minuto 10, el árbitro decidió después de consultar el VAR que no existía penalti sobre Rakitic y en el 14’, otra vez Rashford probó puntería con Ter Stegen. El escenario era de pánico, un ‘otra vez Roma’, cuando Messi se plantó e hizo un ‘hasta aquí hemos llegado’. Y así empezó el 3-0 del Barcelona en el Camp Nou (4-0 en el global).

Con un túnel a Fred y escorándose hasta encontrar el hueco, una jugada que ha hecho mil veces, consiguió como casi siempre marcar con su zurda. Y cuatro minutos más tarde probó suerte con la derecha y a De Gea se le escurrió el balón entre las manoplas. ¡Ea! Ya estaba. Parece más complicado escribirlo que hacerlo. El mismo Messi que avisó en pleno agosto que volverían al Camp Nou con “esa Copa tan linda y deseada” decidió que no estaba dispuesto a pasar apuros, que con tres temporadas cayendo en cuartos de final de la Champions tenía más que suficiente, que ni de broma iba a dejar escapar otra vez la oportunidad. Y que ya lo hacía él si era necesario, que lo era. Lo mejor, sin embargo, no fueron los goles sino su despliegue de intensidad, de esfuerzo, de ganas. Los de la cantinela de “Messi no corre” que se vean el partido ante el Manchester United, porque la paliza que se pegó el 'megacrack' fue de aúpa.

[La pulla a Neymar que le cierra las puertas del Barça]

Hubo un momento en que mareó a Jones con cambios de ritmo y movimientos de cadera, hubo otro ya en la segunda parte y con 2-0 en que hasta cuatro rivales intentaron quitarle la pelota y la protegió como si le fuera la vida escorado en la banda hasta que consiguió un córner, y otro en que se equivocó en un pase a Sergi Roberto y se pegó una carrera de 40 metros detrás de Fred para recuperarla. Por si faltaba algo, en el 64’, y ya con 3-0 en el marcador, intentó marcar de chilena y el balón se le marchó por muy poco.

Messi nos tiene a todos malcriados con sus exhibiciones, pero esta vez hubo algo más que sus genialidades, sus inmensas dotes técnicas y registros, hubo ganas de comerse al Manchester en particular y al mundo en general.

[La cantada de De Gea en el segundo gol... y los 'memes']

“Los primeros cinco minutos entramos fríos, algo nerviosos. No sé si el resultado era medio raro, pero después tomamos el control. Conseguimos el objetivo y dimos un pasito más. Teníamos la experiencia de la Roma, cinco minutos malos en Champions te pueden dejar fuera y éramos conscientes. ¿Ajax eliminado? Eso ya te dice todo. Cualquier rival en semifinales, ya sea Liverpool u Oporto, será complicado”, explicó el argentino todavía sobre el césped a Movistar. Messi es el mejor remedio contra la ansiedad y en cuanto notó que a su equipo le entraba el telele, dio un paso adelante definitivo. Así es él: colosal.

El gesto de Coutinho

La noche era redonda, y más cuando Coutinho marcó el tercer gol en el 61’, pero el brasileño decidió echar agua al vino y pasar cuentas vaya usted a saber a quién, y lo celebró muy serio tapándose los oídos, cerrando los ojos y diciendo algo que sin ser experta en leer labios se pareció bastante a un “a tomar por culo” antes de que Arthur y Jordi Alba se lo llevaran. Los 96.708 aficionados que acudieron al estadio —la mejor entrada de la temporada— estaban en plena fiesta y no se lo tuvieron en cuenta cuando Valverde le sustituyó en el 80’ por Dembélé. ¿Y cuál fue su respuesta? Ninguna. Ni un solo gesto, un gracias, un hasta luego. Se marchó del Camp Nou como si el público le debiera algo. Él sabrá, pero ya se puede explicar pronto y pedir disculpas antes de que los culés le tomen la matrícula.

El desafío de Coutinho no emborronó una noche mágica que comenzó con un cartel enorme que daba la bienvenida al estadio con la famosa frase de Cruyff “salid y disfrutad”, que Messi se tomó al pie de la letra. La guinda estuvo en el gol de De Ligt en Turín que eliminó a la Juventus de Cristiano y que se celebró en el Camp Nou como si fuera propio. Porque lo era. En Barcelona ya hay permiso para soñar con una final contra el Ajax.

Ficha técnica

3 - FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto (Semedo, min. 71), Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, Rakitic, Arthur (Arturo Vidal, min. 75); Messi, Suárez y Coutinho (Dembélé, min. 81).

0 - Manchester United: De Gea; Jones, Lindelof, Smalling, Young; Fred, McTominay, Pogba; Lingard (Alexis Sánchez, min. 80), Rashford (Lukaku, min. 73) y Martial (Dalot, min. 65).

Goles: 1-0, min. 16: Messi. 2-0, min. 20: Messi. 3-0, min. 61: Coutinho.
Árbitro: Felix Brych (ALE). Mostró cartulina amarilla a Suárez (min. 77).
Incidencias: 96.708 espectadores en el Camp Nou. Partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Tribuna

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios