La presentación sin público de un Antoine Griezmann que no se disculpa con los culés

El delantero francés demostró la suficiente confianza en sí mismo como para no andar pidiendo disculpas por algo que, según él, no hizo daño a nadie. Dice que hablará en el campo

Foto: El presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, afirmó que el Atlético no tiene ninguna prueba contra su club. (EFE)
El presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, afirmó que el Atlético no tiene ninguna prueba contra su club. (EFE)

Las obras en el Camp Nou y el alquiler del Miniestadi para que el Cirque du Soleil ensaye el espectáculo inspirado en Messi fueron los motivos oficiales por los que Antoine Griezmann fue presentado a puerta cerrada, sin público, pero a nadie se le escapa que al jugador y al club le han venido bien para no escuchar la opinión de la afición sobre el fichaje después de que el verano pasado Griezmann anunciara en el documental 'La decisión' que prefería quedarse en el Atlético. Una afición que por las encuestas que han realizado varios medios de comunicación no está del todo satisfecha por muy bueno que sea el futbolista. A los que esperaban que pidiera perdón, ya pueden tener paciencia hasta que la pelota ruede, porque en su rueda de prensa de presentación Griezmann no mostró ningún arrepentimiento.

"Hice pocas cosas malas en el pasado y nunca me arrepentí. Quería demostrar lo que no se ve. No jugué con ninguna de las dos partes y al final estamos juntos. Si hay que pedir perdón para algunos será en el campo, que es donde mejor hablo", afirmó el jugador sentado al lado del presidente Josep María Bartomeu. A sus 28 años, ya maduro y siendo campeón del mundo, Griezmann demostró la suficiente confianza en sí mismo como para no andar pidiendo disculpas por algo que, según él, no hizo daño a nadie, así que está por ver cuál será la reacción de la grada cuando debute en el Camp Nou el próximo 4 de agosto en el Gamper. Con la misma seguridad respondió a la cuestión de si comprendería que Messi y Luis Suárez estuviesen molestos con él: "Puede ser, puede ser. Pero con asistencias de gol podemos arreglarlo".

El francés, en cambio, perdió el aplomo cuando tuvo que dar explicaciones sobre qué ha cambiado de un año a otro para fichar por el Barça: "Tengo una familia que mover, una hija en el cole que tiene sus amigos, yo estaba bien allí y no estaba preparado para dar ese paso, pero este año es diferente. Solo tengo respeto y admiración por ese club". Es de suponer que su hija mayor Mía ya estaba a sus tres años preparada para vivir en Barcelona y cambiar de amigos. No faltó tampoco el guiño del mate —una bebida a la que se aficionó en la Real Sociedad— que espera compartir con sus nuevos compañeros cuando regresen de vacaciones tras disputar la Copa América.

La presentación en el Camp Nou fue sin público. (Reuters)
La presentación en el Camp Nou fue sin público. (Reuters)

Un préstamo de 35 millones

Griezmann tampoco dio detalles sobre el momento en el que comenzaron las negociaciones con el club azulgrana y fue Bartomeu el que fue más específico para aclarar que el Atlético no tiene razón en sus quejas. "No hay ninguna prueba, no hay nada. Entiendo que el Atlético defienda sus intereses y he hablado con Cerezo estos días. Contactamos con Antoine después del vídeo que hizo en mayo afirmando que dejaba el Atlético, bueno… no con él, sino con su entorno", explicó. El presidente dio detalles también sobre la financiación de la operación: "No ha sido fácil, son operaciones complejas. El club ha pedido un préstamo de 35 millones a seis meses y los otros 85 millones son de otros clubes por venta de nuestros jugadores". La concreción llegó hasta ahí, porque durante el resto de la rueda de prensa tanto el jugador como el presidente echaron mano de los tópicos y hablaron de "aceptar el reto" y de "cruzar nuestros caminos".

El francés, que ya coincidió por la mañana junto a sus compañeros (excepto los que han participado en la Copa América) en Sant Joan Despí, comenzará la pretemporada con el grupo este lunes y llegará entonces el momento de conocer cuáles son los planes que Ernesto Valverde tiene para él. "He hablado un poco con él y ya lo haremos más en el plano táctico. He trabajado para ser un jugador importante en cualquier posición del campo y puedo jugar por la izquierda, derecha o dentro. No me importa. Lo que me importa es hacerlo bien para ayudar al equipo. ¿Que qué puedo aportar? Profundidad, juego a un toque, asistencias, goles... Y alegría, que es como mejor me defino". Una alegría que los seguidores culés no han podido compartir con la presentación a puerta cerrada y a los que Griezmann espera convencer sobre el terreno de juego. Fuera no tiene nada que reprocharse.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios