¿Vale Messi 550 millones de euros? Las cifras no cuadran ni aunque fuese él todo el equipo
  1. Deportes
  2. Tribuna
El Confidencial

Tribuna

Por

¿Vale Messi 550 millones de euros? Las cifras no cuadran ni aunque fuese él todo el equipo

La salida a la luz del contrato del argentino, para muchos el mejor jugador de la historia, cuestiona si, económicamente, el club tomó una buena decisión con la firma del acuerdo

placeholder Foto: Leo Messi en una imagen de archivo. (Reuters)
Leo Messi en una imagen de archivo. (Reuters)

Lío Económico 1 – 0 Champions League: este es el resumen. Los datos sobre el contrato firmado por el llamado astro argentino, Lionel Messi, y la institución que se autoproclama “más que un club”, el FC Barcelona, están sobre la mesa. Diversidad de opiniones: para unos, estamos ante un tremendo despilfarro; para otros, todavía le pagan poco e incluso no faltan quienes consideran que esas cantidades son la justa retribución por los servicios prestados. La compleja medición del intangible pudiera corroborar lo anterior. Sea como fuere, un análisis del retorno económico que esconde el último macro contrato firmado por el '10' blaugrana arroja cierta controversia. Las cifras de su última renovación: 555 millones para cuatro temporadas (temporada 2017/18 hasta la 2020/21). Conocida la inversión, solo falta analizar los retornos de ese periodo contractual a través del análisis de los estados financieros publicados en Can Barça.

Foto: Piqué no puede frenar a Kylian Mbappé. (Reuters)

Si partimos del EBITDA consolidado, como indicador del retorno más puro de la inversión, alcanzamos unas cifras auditadas de 177, 179 y 104 millones de euros para las temporadas 2017/18, 2018/19 y 2019/20. Faltaría estimar el EBITDA al término de la presente temporada 2020/21, que se cerrará a 30 de junio. Es evidente que los efectos del Covid-19 se dejarán notar en dichas cantidades por cuanto ya lo hicieron en la anterior temporada. El Barça indicó en su última memoria económica que, sin el efecto Covid-19, el EBITDA habría aumentado hasta los 234 millones. Por desgracia, las circunstancias actuales son otras y, por todo ello, nuestra amable estimación del EBITDA para la temporada 2020/21 podría rondar los 100 millones.

Considerando lo anterior y antes de poner todo en nuestra 'coctelera económica', conviene recordar que las cifras consolidadas no solo pertenecen al primer equipo. Además, Messi es solo un jugador de la primera plantilla. Sabemos que no es un jugador cualquiera, pero sí que es una individualidad dentro de un colectivo. Esta doble apreciación supone ajustar nuestros datos. Así que, en primer lugar, necesitamos conocer el peso medio de la primera plantilla sobre el conjunto total de secciones deportivas para nuestro periodo de análisis. Los cálculos arrojan un porcentaje cercano al 83,31% sobre el negocio consolidado. En segundo lugar y asumiendo el aforismo de Messi y diez más, habría que calibrar la importancia relativa del jugador sobre la anterior proporción. En el fútbol no ocurre como en el tenis o en el golf, el resultado es producto del colectivo ("ningún jugador es tan bueno como todos juntos", Di Stéfano dixit) y por ello también debemos estimar un porcentaje de ponderación de lo que supone el jugador estrella dentro del equipo para llevárnoslo a los números. Para ello, solo hay que poner el oído en cualquier tertulia futbolística: “Messi es medio equipo”. Pues eso, extrapolaremos esa contribución del jugador al retorno económico en unas cifras cercanas al 50% (el lector, no obstante, puede utilizar la variable que considere conveniente).

Los cálculos de la discordia

Obtenidos todos los ingredientes necesarios, el resultado indica que, para una inversión de 555 millones de euros, el retorno alcanzado para el periodo contractual es de aproximadamente 233 millones, arrojando un déficit de 322 millones (TIR negativa del 30%). Lo anterior también nos muestra un payback que se extiende mucho más allá del periodo contractual. Y para los que consideran a Messi el equipo entero, es decir, que todo el rendimiento económico lo provoca un único jugador, los números tampoco cuadran. Este escenario todavía arroja un déficit de 34 millones de euros. Así las cosas, todo hace indicar que los fondos de inversión no aprobarían esta operación: los números no salen. Dicho en román paladino: Messi provoca un agujero en las cuentas del Barça. ¿Ha sido, por tanto, este último contrato su mejor gol? En estos últimos cuatro años, dos Ligas y cero Champions (como títulos de mayor entidad) parece que no son suficientes para compensar esos emolumentos. Estando, como parece, la Liga prácticamente perdida, ¿podría la Champions tapar el agujero en las cuentas (remontada al PSG incluida)?

placeholder Leo Messi en pleno partido frente al Paris Saint Germain. (Reuters)
Leo Messi en pleno partido frente al Paris Saint Germain. (Reuters)

En cualquier caso, no le faltará razón a quien, haciendo crítica de nuestro planteamiento, indique que el análisis no es correcto porque hace un esbozo sesgado de solo cuatro años de una relación club-jugador que se prolonga por un periodo mucho más largo (Messi debutó en partido oficial en el año 2004). Pero, en nuestra defensa (catenaccio), diremos que contamos con los datos disponibles y, aunque es posible conocer los datos económicos del club para todo el periodo, no conocemos los datos del jugador en lo relativo a anteriores contratos. Con todo, tanto si se da la posibilidad de renovar su contrato como si al final acaba sucumbiendo a los petrodólares, el president de turno se enfrenta a una patata caliente, ya que las circunstancias económicas actuales (crisis pandémica: 'el bicho' daña seriamente la salud culé) y el factor adicional de la edad del jugador (caída de su productividad y un menor impacto en las cifras económicas: todos hemos comprado ya muchas camisetas de Messi) hacen muy arriesgado otro contrato faraónico. Actualmente las finanzas del Barça penden de un hilo, tan fino, que hasta 'una pulga' es capaz de romper. Cuidado… + Responsabilidad = + Economía.

*Este artículo de opinión está escrito por los economistas, Francisco Jimeno y José Ramón Sánchez, socios de EUDITA, firma de auditorias.

Leo Messi FC Barcelona Fondos de Inversión
El redactor recomienda