Es noticia
Menú
España se queda fuera del mundial de rugby: el punto de inflexión
  1. Deportes
  2. Tribuna
Tribuna EC10

Tribuna

Por

España se queda fuera del mundial de rugby: el punto de inflexión

Podemos buscar culpables, explicaciones, cabezas de turco… pero lo que está claro es que los dos grandes perjudicados son el rugby español y los jugadores (junto con el cuerpo técnico)

Foto: La celebración de los jugadores tras la clasificación. (EFE/Sergio Pérez)
La celebración de los jugadores tras la clasificación. (EFE/Sergio Pérez)

Todos nos quedamos sorprendidos la semana pasada al enterarnos de que España, nuevamente, iba a ser expulsada de un mundial de rugby por alineación indebida.

¿Otra vez? Sí, otra vez…
Pero ¿por lo mismo? Sí, por lo mismo…

La historia es conocida. Se presentó a la Federación Española de Rugby una documentación del jugador del Alcobendas R.C. Gabin Var der Berg para su nacionalización (y que no ocupara en el club plaza de extranjero). Una vez aprobada esta solicitud por la FER, el jugador de origen sudafricano era seleccionable por Santiago Santos. Parece ser que la fotocopia del pasaporte que se presentó (porque el pasaporte original se perdió) estaba manipulada…

A esta historia le podemos dar ahora todas las vueltas que queramos. Podemos buscar culpables, explicaciones, cabezas de turco… pero lo que está claro es que los dos grandes perjudicados son el rugby español y los jugadores (junto con el cuerpo técnico).

Foto: Manu Mora, en un partido con los 'leones'. (FERugby)

El rugby español, porque en un entorno donde el profesionalismo coge más relevancia cada temporada a nivel internacional, no acudir al mundial, sin duda, es un paso atrás. Un paso atrás para los patrocinadores, para los medios, para las empresas que ven el rugby como una escuela de valores (que lo es) donde invertir, empujar y apoyar.

Para que el rugby español dé un salto de calidad a nivel internacional, se necesitan más apoyos a nivel institucional, más visibilidad y más inversión que permita, además de todo lo anterior, ayudar al jugador para que pueda dedicar más tiempo a entrenar y prepararse.

Esto que ayer era una posibilidad hoy se queda en “stanby”… Los jugadores, lógicamente, están en “shock”. Después de 4 años dejándose el alma, ven como “por un papel” se quedan fuera del gran acontecimiento de su vida. Muchos por edad no llegarán al siguiente…

Además, alguno se cierra seguramente puertas de posibles fichajes por clubes importantes por la visibilidad que aporta jugar un mundial.

A todos ellos ¡GRACIAS!

El presidente de la federación ya ha anunciado su renuncia una vez se aclare definitivamente todo lo sucedido. Ahora, es tiempo para cambiar el rumbo y cambiar la gestión. Si el rugby se está profesionalizando (a nivel jugador, a nivel técnico…) se deberá profesionalizar en igual proporción a nivel gestión. Hay que ser optimistas (yo lo soy). Si entra en la federación un buen grupo de profesionales con experiencia y capacidad de gestión en empresas, seguro que este suceso del que hoy nos lamentamos puede ser el punto de inflexión hacia un futuro mucho más prometedor para nuestro rugby nacional.

Los valores de rugby no se pierden por un borrón. Ni por dos.

A ver si a la tercera va la vencida…

*Pablo Gutiérrez Merelles, exjugador de la Selección Española de rugby

Todos nos quedamos sorprendidos la semana pasada al enterarnos de que España, nuevamente, iba a ser expulsada de un mundial de rugby por alineación indebida.

Consejo Superior de Deportes (CSD)