Es noticia
Menú
Gestión de personas e ingredientes del éxito: el ejemplo del Real Madrid
  1. Deportes
  2. Tribuna
El Confidencial

Tribuna

Por

Gestión de personas e ingredientes del éxito: el ejemplo del Real Madrid

“La camiseta del Real Madrid es blanca. Se puede manchar de barro, sudor y hasta de sangre, pero jamás de vergüenza” (Santiago Bernabéu, 1895-1978)

Foto: La plantilla madridista celebra el pase a la final. (REUTERS/Juan Medina)
La plantilla madridista celebra el pase a la final. (REUTERS/Juan Medina)

Al final de un Ejercicio fiscal, en cada organización se evalúa o se debe evaluar el desempeño individual y colectivo y, si se hacen bien las cosas, tras ese análisis se toman decisiones valientes y justas: revisiones salariales y bonus, promociones, cambios, nuevas incorporaciones y salidas. Terminada la temporada futbolística para el Real Madrid, veamos cuáles han sido las claves de sus éxitos, todas ellas extrapolables a cualquiera de nuestras organizaciones:

  • 1.- Conocimiento de las virtudes y defectos, de las fortalezas y debilidades propias, minimizando riesgos y adaptando el delivery a las características de cada jugador/profesional y de la plantilla. Equilibrio y realismo.
  • 2.- El valor del talento senior: jugadores como Benzema – muy posiblemente próximo Balón de Oro - o Modric representan a tantos sabios candidatos que, en muchas entrevistas de trabajo, serían rechazados simplemente por boomers.
  • 3.- Liderazgo informal y aceptado por los integrantes del Equipo. Courtois, Alaba, Luka y Karim, un líder natural por línea. Líderes participativos y formativos, tan alejados del modelo timonel que toma las decisiones consultando solo con su Ego en su torre de marfil.
  • 4.- Compromiso y orgullo de pertenencia. Probablemente, hacía muchos años que la plantilla del Real Madrid no mostraba tanta identificación con el Club, con sus valores distintivos y tradiciones. Incluso jugadores tan jóvenes como Vinícius, Rodrygo, Valverde o Camavinga forman ya parte de esa cultura centenaria.
  • 5.- Veteranos y noveles o la necesaria gestión intergeneracional: por un lado, respeto a los mayores y, por otro, el inevitable cambio generacional ordenado, compartiendo y trufando conocimiento y know-how.
  • 6.- La alegría de vivir y la conveniencia de buscar la felicidad en el trabajo, ese lugar en el que pasamos una tercera parte de nuestras vidas. La sonrisa contagiosa de Vinícius recuerda la de Ronaldinho o Roberto Carlos en su día. Felicidad y trabajo, el binomio virtuoso.
  • 7.- Autoconfianza, fe y resiliencia: no dar ni un balón ni un partido por perdido. Las dificultades y los golpes llegan seguro, pero en la empresa triunfan los que se levantan tras ellos. Hasta el final, vamos Real.
  • 8.- El riesgo de asentarse en la zona de confort sin buscar reinventarse y mantener la competitividad: los ejemplos de Bale o Hazard como paradigma del best-seller de Spencer Johnson “quién sea llevado mi queso”, todavía tan de actualidad 25 años después.
  • 9.- Proceso de On-boarding – por parte de la organización - y esfuerzo por adaptarse – por parte del nuevo profesional - . Cualquier futbolero, como cualquier empresario o gestor de personas, conoce numerosos casos de incorporaciones que generan grandes expectativas y que, por alguna razón, tardan meses, a veces años, en adaptarse y en ser productivos. En otras ocasiones, sin embargo, damos con la tecla y contratamos valiosos jugadores plug and play, aquellos que parecen que llevan 15 años en la casa.
  • 10.- Los procesos de selección y el necesario análisis previo de personalidad y adecuación persona/puesto. Anelka, Dembelé, Neymar y otros tantos grandes jugadores que no hubieran pasado el más sencillo test de personalidad en cualquiera de nuestras organizaciones. No cometamos el mismo error.
  • 11.- Gestión de las incorporaciones y, especialmente, de las salidas: de manera elegante, humana y motivada, con altura de miras incluso en casos que requieren cierta paciencia, como Bale o Isco. Una red de alumni agradecida es impagable para cualquier organización.
  • 12.- Atracción y fidelización del talento, maximizando los hechos diferenciales de la organización y contrarrestando con salario emocional las ofertas económicas, en ocasiones tremendamente superiores, de players subvencionados más potentes financieramente.
  • 13.- Plan de sucesión, estableciendo los necesarios relevos en el club y en el equipo y renovando las posiciones clave, garantía de sostenibilidad a largo plazo.
  • 14.- Ambición: a partir de hoy, sólo una obsesión: la Decimoquinta.


Tribuna escrita por Javier Mourelo, socio del Real Madrid y Director de Personas en RSM.

Al final de un Ejercicio fiscal, en cada organización se evalúa o se debe evaluar el desempeño individual y colectivo y, si se hacen bien las cosas, tras ese análisis se toman decisiones valientes y justas: revisiones salariales y bonus, promociones, cambios, nuevas incorporaciones y salidas. Terminada la temporada futbolística para el Real Madrid, veamos cuáles han sido las claves de sus éxitos, todas ellas extrapolables a cualquiera de nuestras organizaciones:

Real Madrid
El redactor recomienda