No llores por mí, Argentina

Todo eso está muy bien para ganar el apoyo de los tuyos, pero luego hay que volver a los mercados internacionales, que te cierran las puertas por no cumplir los laudos

Foto:

Los medios han publicado recientemente que Argentina ha transado en los arbitrajes con determinados acreedores, pagando 677 millones de dólares en bonos.

Todavía nos acordamos de algún episodio rocambolesco en relación con los acreedores frente al Estado argentino, como aquel buque escuela que fue embargado cuando fondeó en un puerto extranjero. Según he encontrado en internet, la fragata 'Libertad' de la Armada argentina fue retenida en el puerto de Tema, al este de Accra, la capital de Ghana, el 2 de octubre de 2012, por la reclamación por parte de los denominados fondos buitre. El recurso de amparo que desencadenó la retención de la nave fue presentado ante los tribunales de Ghana por el Grupo NML Capital, con sede en las Islas Caimán, con el objeto de cobrar papeles de deuda que no entraron en el canje del 'default' de 2001. Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina calificó esta acción judicial como "un artero ataque contra la Argentina [por parte] de los fondos buitre". Entretanto, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sostenía: "Mientras yo sea presidenta, se podrán quedar con la fragata, pero con la libertad, dignidad y soberanía de este país no se va a quedar nadie".

O cuando Cristina Kirchner tuvo que hacer una escala en un país del norte de África para cambiar de avión cuando iba a visitar al papa Francisco y de esa forma evitar que el avión presidencial pudiera ser embargado por sus acreedores al pisar tierra italiana. También he leído en internet que "el acoso de los fondos de inversión que demandan el embargo de los bienes del Estado argentino hasta que el país salde sus deudas, impagos desde 2001, forzó un cambio de ruta para prevenir posibles contratiempos. El avión oficial aterrizó en Marruecos y la comitiva, con Cristina Fernández de Kirchner a la cabeza, se subió a un vuelo comercial para poder estar presente, sin sorpresas, en el Vaticano".

Una serie de inversores ganó sus disputas frente a un Estado que en época de Kirchner había empezado una cruzada frente a los fondos para desprestigiarlos

Después del 'default' de 2001, Argentina ha sido demandada más que ningún otro país en arbitrajes del Banco Mundial.

Una serie de inversores ganó sus disputas frente a un Estado argentino que en época de Kirchner había empezado una cruzada frente a los fondos inversores para desprestigiarlos y, por qué no decirlo, para no cumplir los laudos que habían sido dictados en su contra. Que si eran fondos buitre, que si eran meros especuladores, que si estaban atacando la dignidad del pueblo argentino, que si eran enemigos de Argentina, y muchas otras excusas para no cumplir sus obligaciones, pero que a la postre habían dejado a Argentina fuera de los mercados internacionales.

La consecuencia de este pago puede ser que Argentina vuelva a los mercados internacionales: el Banco Mundial considera prestar tres billones en 2016

Ahora, las compañías demandantes han aceptado el pago de su deuda en bonos en dólares a cambio de reducir el principal de su reclamación en un 25%.

Las compañías demandantes fueron Blue Ridge Investments LLC, CC-WB Holdings LLC, Vivendi Universal Sociedad Anonima, Cia. de Aguas del Aconquija Sociedad Anonima, Azurix Corp. Argentina y NH-UN Holdings LLC.

La consecuencia de este pago puede ser que Argentina vuelva a los mercados internacionales: el Banco Mundial está considerando prestar tres billones de dólares para ser desembolsados en 2016.

Muchas veces nos hemos preguntado si los países cumplen los laudos millonarios que se dictan en su contra en los arbitrajes de inversiones y qué puede hacerse cuando no los cumplen. La anunciada compensación a estos inversores pone de manifiesto que al final cumplir esos laudos es una condición para acudir a los mercados financieros internacionales y que si quieres obtener nueva financiación, lo mejor es que cumplas esos laudos que hayan podido dictarse en tu contra.

Ya está bien de populismos. Cristina Kirchner seguramente ganó votos al enarbolar la bandera patriótica para no hacer frente a los pagos a los que fue condenada Argentina. Todo eso está muy bien para ganar el apoyo de los tuyos, pero luego hay que volver a los mercados internacionales, que te cierran las puertas por no cumplir los laudos que hubieran podido dictarse en tu contra en los arbitraje de inversiones. 'No llores por mí, Argentina' he titulado este artículo. Podría también haberlo llamado 'El cartero siempre llama dos veces'. 

Arbitrando, que es gerundio

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios