LA CNMC ESTRECHA EL CERCO SOBRE ELLAS

Licencia para multar... el duopolio televisivo se enfrenta (por fin) a un perro de presa

Más de 200 millones en beneficios frente a solo cinco millones en multas. Incluso parece insuficiente el yugo que la CNMC ha impuesto sobre las televisiones en esta legislatura

Foto: Centro de control de emisiones de la Torre de Comunicaciones de Collserola. (EFE)
Centro de control de emisiones de la Torre de Comunicaciones de Collserola. (EFE)

Los dos colosos televisivos de nuestra pequeña pantalla, Atresmedia y Mediaset, ganaron conjuntamente en 2015 la friolera de 265 millones de euros. Es, sin duda, una industria bien engrasada, que genera cientos de puestos de trabajo, que entretiene, informa y genera cultura (pelotazos como 'Ocho apellidos vascos' o series cinco estrellas como 'El tiempo entre costuras', sin ir más lejos), y que no ha sufrido las penurias que han atravesado otros sectores durante estos últimos años de recortes y ajustes. Las cifras hablan por sí solas de la buena salud de estas dos factorías. Pero tienen también su reverso. De enero de 2015 a marzo de 2016, las dos cadenas suman sanciones y multas por parte de la CNMC por valor de más de cinco millones de euros. En su mayoría, por temas relacionados con excesos de publicidad o prácticas de promoción encubierta y, en los casos más graves, por divulgar contenidos no apropiados para la infancia en los horarios de especial protección.

Más de 200 millones en beneficios frente a solo cinco millones en multas (lo que cuesta, aproximadamente, unos seis capítulos de la serie 'Cuéntame cómo pasó' para las arcas de RTVE). Un gran poder -mediático- conlleva una gran responsabilidad. Y con estos datos, no es extraño que el propio ministro del ramo, el titular de Industria, José Manuel Soria, abogase ayer, en una entrevista con la agencia Servimedia, por la necesidad de aumentar los castigos para las televisiones que se saltan a la torera las normas de autorregulación. Pues no parecen muy disuasorias estas sanciones si los mismos hechos siguen salpicando y enlodando la parrilla de algunos canales con muy buenos datos de audiencia.

El ministro de Industria en funciones, José Manuel Soria. (EFE)
El ministro de Industria en funciones, José Manuel Soria. (EFE)

“En determinadas cuestiones -señala el ministro en funciones-, yo sería partidario de aumentar esas sanciones, porque, a veces, me da la impresión de que son demasiado poco onerosas y que les compensa incumplir. Sobre todo cuando se emiten determinados programas en franjas horarias que son para un público infantil, las multas deberían ser mucho más onerosas”.

Sus palabras las podría suscribir, fácilmente, cualquier espectador, mal que les pese a algunos gestores de la industria del directo. Para algunas cadenas, la Comisión Nacional de los Mercados y de las Telecomunicaciones se ha convertido en un Gran Hermano vigilante que las atosiga y escruta al milímetro. Pero el que nada debe, nada teme. Una máxima de honradez, prudencia y preocupación por la infancia que debería guiar las líneas maestras de todo programador en nuestro país. Cuestión de responsabilidad y no solo de dígitos en la cuenta de resultados.

Las declaraciones de Soria se produjeron ayer, en el día en que la Comisión Mixta de Seguimiento del Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia hizo público su último informe anual, correspondiente a 2015. Según ese informe, Telecinco y Cuatro han sido las cadenas que han recibido más reclamaciones por contravenir ese código. A la cabeza con más quejas, figuran ‘Sálvame’ (Telecinco) y los avances de ‘Adán y Eva’ (en los que la CNMC no vio mácula alguna, para después expedientar a Mega por una de las películas de la saga de James Bond, 'Licencia para matar').

La superreguladora debe tener licencia para multar. Y con más dureza si las circunstancias, como dice el ministro, lo requieren en un contexto en el que es más sencillo incumplir y pagar la postrera penitencia. El que tenga oídos, que oiga. De los cinco millones en multas, Mediaset acapara castigos por 4,3 millones de euros. Modelos de hacer televisión a toda velocidad. Afortunadamente, existen los radares.

Columna Capital
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios