Abren un blog con el nombre de mi empresa para desprestigiarme personalmente
  1. Economía
  2. Consultorio Jurídico Legálitas
Legálitas

Consultorio Jurídico Legálitas

Por

Abren un blog con el nombre de mi empresa para desprestigiarme personalmente

Requerir a la web, al autor de los comentarios o utilizar estrategias de 'marketing online' son herramientas que los expertos en reputación 'online' ponen ya a su disposición

placeholder Foto: No debemos olvidar que, en internet, no todo vale.
No debemos olvidar que, en internet, no todo vale.

Tuve que cerrar mi negocio y todavía sigo pagando las deudas con los créditos que consigo para refinanciarlo y poder volver a salir adelante, pero hay una persona que no me deja en paz, ha abierto un blog llamándonos estafadores, maleantes y sinvergüenzas. Hemos intentado ponernos en contacto ofreciendo un calendario de pagos, pero necesitamos que elimine dicho blog (porque así no conseguiremos nunca remontar), donde nos insulta a mi socio y a mí personalmente, a pesar de haber puesto el nombre de la empresa como nombre de su blog. Estoy desesperado, no sé qué hacer o a quién acudir. Escribo mi nombre en Google y en el segundo enlace sale este blog.

El problema relatado se da cada vez con más frecuencia. Debido a la crisis, ha habido muchas empresas que han tenido que echar el cierre dejando deudas, es por ello que los acreedores, antes de emprender las acciones que les correspondan, bien por poca fe en la Justicia o en la esperanza del cobro, emprenden su justicia personal, su cruzada contra el deudor.

No debemos olvidar que, en internet, no todo vale, que no podemos emprender nuestra venganza personal contra quienes, a nuestro entender, nos hayan producido algún perjuicio, tanto económico como personal. Afortunadamente, la sociedad pone a nuestra disposición una serie de vías para solicitar tutela. El escarnio público o la crucifixión en la red no deben corresponder a las redes sociales, es algo que queda reservado para ser tratado en los tribunales de justicia.

En este caso concreto, entramos en un conflicto de derechos: la libertad de expresión vs. el derecho al honor, la intimidad personal y familiar y la propia imagen y la protección de datos de carácter personal; derechos protegidos y amparados tanto en el ámbito civil de la propia ley de derecho al honor, como en el ámbito penal, que regula los delitos contra el honor, art. 205 y siguientes del Código Penal.

En este sentido, si creemos vulnerados algunos de estos derechos, lo que debemos hacer, en primer lugar, es pedir asesoramiento profesional a un abogado experto en este tipo de materias, que nos ayude a dar traslado a la web alojadora, poniendo la vulneración de estos derechos en conocimiento del dueño del blog, haciéndole saber que, a partir de su conocimiento efectivo, ya es responsable de lo que en este se publique (artículo 16 de la LSSI), pudiendo en paralelo, igualmente, ponernos en contacto con la personas o personas que hayan estado publicando este tipo de ilícitos, manifestando una clara vulneración de nuestros datos de carácter personal, pudiendo, llegado el acaso, acudir a la Agencia Española de Protección de Datos.

En segundo lugar, si este tipo de comentarios trasciende a insultos, vejaciones y calumnias, tales como las comentadas 'estafadores' o 'sinvergüenzas', podemos acudir a la vía penal con el agravante de 'publicidad', puesto que nuestro ordenamiento jurídico ha expresado en reiteradas ocasiones que no avala el derecho al insulto, según sentencia del Tribunal Supremo, de 15 de septiembre de 2015, entre otras.

A pesar de todas las acciones legales que pudieran ejercitarse, el blog ya habrá logrado posicionarse en los buscadores y gozará de una publicidad que también será susceptible de ser abordada, mediante técnicas de 'marketing online', que expertos en la materia le podrán aconsejar para desposicionar ese contenido, contrarrestarlo con comentarios positivos o intentar ocultar todo lo posible ese contenido que tanto mal le está causando para intentar reflotar la empresa.

Para comenzar, lo más importante es saber lo que está ocurriendo, hacer una 'foto' que nos ayude a conocer a qué nos enfrentamos, por eso, si usted o su negocio han sido víctimas de un problema similar, o si simplemente desea conocer qué se está diciendo en estos momentos de su negocio en internet, Legálitas le ofrece un informe gratuito pulsando en este enlace para que pueda saber qué se está diciendo sobre su marca en la red o, si lo prefiere, llámenos sin compromiso al teléfono 91 509 63 05 para que nuestros expertos en reputación 'online' puedan ayudarle y estudiar su caso.

Consultorio Jurídico