Cifras y hechos ocultados en Cataluña

¿Cómo es posible que el jefe del Estado y el jefe de Gobierno hayan permitido degradarse la situación hasta este punto y jugarse todo a la carta de unas elecciones tan ilegítimas como inciertas?

Foto: Artur Mas, Carme Forcadell, Germa Bel, Montserrat Palau, Marta Rovira y Albert Batet durante el acto de presentación de los candidatos de Juns pel Si en Valls. (EFE)
Artur Mas, Carme Forcadell, Germa Bel, Montserrat Palau, Marta Rovira y Albert Batet durante el acto de presentación de los candidatos de Juns pel Si en Valls. (EFE)

Falta menos de un mes para las elecciones catalanas, convertidas en un plebiscito sobre la independencia  ante la dejación inaudita  del presidente del Gobierno y, de este modo, colaborador necesario de la secesión. Rajoy ha permitido el incumplimiento sistemático de la ley por los sediciosos, la violación permanente de los derechos humanos de los no separatistas, así como la utilización de edificios públicos y entregado fondos del Estado para la preparación de la ruptura política de España. Igual que el monarca, que ha incumplido su principal obligación de “arbitrar y moderar el funcionamiento regular de las instituciones (Estado y Generalitat en este caso), algo que esta a la vista de todos.

El rey ha jurado “hacer guardar las Constitución”, que “se fundamenta en la indisoluble unión de la Nación española”, aparte de “hacer cumplir las Leyes” y “proteger los derechos humanos de los ciudadanos, su cultura y su lengua”, todo ello ignorado y objeto de mofa por parte de toda la autoridad autonómica catalana. Desconozco si el monarca ha leído la Constitución; Rajoy desde luego no porque solo lee el Marca, pero la ignorancia de la ley no exime su cumplimiento. Nada de esto podría suceder en un Estado de Derecho, pero como España no lo es  porque no existe separación de poderes y el cortoplacismo político pasa por encima de todo desde la Transición, pues resulta que sucede por increíble que parezca.    

Mariano Rajoy. (EFE)
Mariano Rajoy. (EFE)

No es de extrañar que ante tal derroche de cobardía e irresponsabilidad los sediciosos hayan dado un paso más para la anexión de Aragón, Valencia y Baleares ofreciéndoles la “nacionalidad catalana”, y donde la izquierda, desde el pancatalanista Puig -que siempre ha defendido la anexión de Valencia-, a la ambigüedad del PSOE y de Podemos, están ayudando a Mas a extremar su independentismo. Ahora todo queda en manos de los catalanes, a los que se ha engañado  masivamente sobre la ruina económica y social que supondría la secesión. ¿Cómo es posible que el jefe del Estado y el jefe de Gobierno hayan permitido degradarse la situación hasta este punto y jugarse todo a la carta de unas elecciones tan ilegítimas como inciertas?

La experiencia de otros procesos de secesión

En los últimos procesos de separación de territorios en Europa, todos relacionados con el final de la Guerra Fría, aunque jamás de naciones como España -una de las unidades históricas más antiguas del mundo-, se han dado siempre dos hechos económicos trascendentales: el primero, es que el comercio entre los territorios escindidos se ha desplomado. Desde un máximo del 90%, cuando la separación ha sido “por las malas”, (casos de la antigua Yugoslavia) a un mínimo del 70% cuando ha sido “por las buenas” (caso de Checoslovaquia). Y, segundo, la deuda pública se ha repartido religiosamente en proporción a su PIB. 

Estos dos hechos encuadran sí o sí las consecuencias económicas de la secesión de Cataluña, que ya no depende de la cobardía y de la inacción del jefe del Estado y del jefe del Gobierno, sino de conductas económicas básicas y de reglas de juego internacionales. A ello se une otro hecho trascendental como es la salida de Cataluña tanto de la Eurozona como de  la UE y su aislamiento internacional. Para comprender y cuantificar lo que esto puede representar para el bolsillo de los catalanes de a pié,  empecemos analizando las balanzas esenciales de la economía.

El efecto sobre las balanzas esenciales

Respecto a la primera, balanza fiscal, que es la única que los separatistas manejan para defender la patraña del “España nos roba”, supone que los 11.000 millones de euros que aportan a la Hacienda común ya no lo harían, pero, a cambio, tendrían que financiar gastos que hoy corren a cargo del Estado, ¿se ha molestado alguien en hacer el cálculonbsp;Para nada. Y resulta que el coste de las nuevas obligaciones supera ampliamente su aportación neta actual. Pero, sobre todo, en el caso de las pensiones y las prestaciones por desempleo, las cifras son dramáticas. Los jubilados y los parados catalanes verían recortados sus ingresos entre un 25 y un 30% y cifras similares  del desempleo ¿Alguien se lo ha explicado?

El 70% de las inversiones realizadas en Cataluña son financiadas con el ahorro captado fuera de Cataluña, algo que desaparecería en caso de secesión

Respecto a la segunda, balanza comercial, tomemos el ejemplo de la secesión de Checoslovaquia, dos años después el comercio entre Chequia y Eslovaquia había caído en un 70%, y eso teniendo en cuenta que ambos forma parte de la UE, y que la secesión fue pactada, lo que no sería el caso de Cataluña. Una caída del comercio Cataluña-España sería más cercano a lo ocurrido en la antigua Yugoslavia, por ejemplo entre Serbia y Croacia, que se ha reducido en un 90%. Y dado que el superávit comercial de Cataluña con el resto de España es de unos 17.500 millones de euros anuales, este quedaría reducido a 1.750 millones, una pérdida que no podría compensar en ningún lado. Si quieren sobrevivir las empresas catalanas tendrán que sacar sus producciones y sus sedes sociales de Cataluña, es decir, el sistema productivo ya fuertemente dañado, se hundirá definitivamente.

Finalmente queda la balanza de ahorro-inversión. Se trata del hecho de que los bancos catalanes, La Caixa y el Sabadell fundamentalmente, tienen una amplia red de oficinas en toda España donde captan el ahorro de millones. Pues bien, ocurre que el 70% de las inversiones realizadas en Cataluña son financiadas con el ahorro captado fuera de Cataluña, algo que desaparecería totalmente en caso de secesión. El Banco de Sabadell ya ha anunciado que sacará su sede social de Cataluña, mientras que La Caixa que si hubiera querido habría frenado este proceso desde el principio, tendrá que hacer lo mismo o salir del resto de España. 

La deuda de Cataluña

Y finalmente la deuda. Mas y sus secuaces afirman que no la pagaran, no sé si son tan ignorantes que se lo creen o sólo unos mentirosos, pero eso da igual porque la deuda la asumirán íntegra o quedarán fuera de los circuitos financieros internacionales, aparte que los acreedores incautarán los activos catalanes tanto en España como en el resto del mundo. Esta deuda tiene dos partes: la proporcional a su PIB o el 18,7 % de la deuda pública nacional total o pasivos en circulación, no solo la computable, 289.800 millones de euros; y la deuda directamente debida por la Generalitat, 64.800 millones, un total de 354.600 millones o el 178 % del PIB, la misma que ha obligado a pedir el rescate a Grecia, solo que aquí nadie va a rescatarles.

Cataluña tendrá que imprimir su propia moneda. Y una nueva moneda en un país con desequilibrios esenciales perdería el 50% de su valor en dos años

Cataluña tiene cerrado el acceso a los mercados de capitales y sólo se financia gracias al río de dinero a interés cero que le regala el irresponsable de Rajoy con el FLA. La suspensión de pagos sería inevitable. Y en cuanto al sector exterior del que tanto alardean, Cataluña tiene un déficit comercial de 12.277 millones , el -6,37 % de su PIB frente al -2,3 % el conjunto de España-. Sin Cataluña, el déficit comercial de España bajaría a la mitad. Y eso sin contar con que las grandes industrias exportadoras, multinacionales de farmacia, alimentación y automoción, tendrían que cambiarían la localización o reducir drásticamente sus producciones, porque aunque exportan mucho sin las ventas al mercado español no sobrevivirían. 

Finalmente Cataluña tendrá que imprimir su propia moneda porque saldrá del euro y además incumple todos los criterios de entrada. Y una nueva moneda en un país con desequilibrios esenciales, perdería el 50% de su valor en dos años, la ruina para los ahorros monetarios de las familias. Nuestro mejor estadístico y uno de los grandes de Europa, el profesor Alcaide, estimaba que una Cataluña separada estaría condenada a la irrelevancia internacional y su renta per cápita reducida al nivel de Portugal.  

Esto es lo que Mas y sus secuaces, están ocultando a los catalanes, que en vez de solucionar sus problemas se han dejado meter en un callejón sin salida, fundamentalmente la burguesía catalana que ha apoyado y financiado con una irresponsabilidad suicida el proceso secesionista. En una cena el año pasado de Mas-Collel con empresarios valencianos, a la que asistió una persona muy allegada a mí, cuando le mencionaron el desastre que supondría la secesión respondió: “Lo sé perfectamente, pero esto no es un problema económico es un problema político”. ¿Quieren políticanbsp;¡Pues se van a hartar!   

Y se van a hartar porque lo probable es que los independentistas pierdan el 27-S, y el resultado sea un caos ingobernable con nueve grupos diferentes, y donde  populistas y radicales, cuya ignorancia e incompetencia solo es superada por su sectarismo ciego, pueden tener la llave de la gobernación de Cataluña, un cóctel explosivo independentistas, pero con mayoría de ERC –¿se han olvidado los insensatos de CiU lo que hicieron con sus abuelos y con sus bienes y haciendas, los escamots (los pistoleros de ERC) en 1936nbsp;¿O creen que desde ahora unidos para siempre?- e izquierdistas radicales. O sea el empezose del acabose: hundirán económicamente Cataluña para varias generaciones, algo que importa una higa a los secesionistas por que según Mas que está tan loco que se ha autoproclamado “mártir”: “La independencia es más importante que las personas”.  

Oriol Junqueras. (EFE)
Oriol Junqueras. (EFE)

Los oligarcas del Ibex, sobre todo los catalanes más ciegos aún que los radicales, han aconsejado a Rajoy no hacer nada, algo innecesario pues es lo que viene haciendo desde que gobierna. Y lo de permitir no cumplir ni la ley ni la Constitución, que no se respeten las decisiones judiciales ni los derechos humanos, es justo lo que hay que hacer para no enfadar a los nacionalistas. Es absolutamente abyecto el comportamiento y el desprecio por el Estado de Derecho y de la libertad que tienen los grandes monopolistas de este país, mientras nos expolian sin límite (1) ante la indiferencia del Gobierno de Rajoy. 

Pero si los separatistas ganasen, el gravísimo delito de omisión por parte del monarca y de Rajoy  sería tan descomunal que ni siquiera el Código Penal tiene previsto algo de tal magnitud. Sus consecuencias serían tan impredecibles, que hoy no existen suficientes elementos de juicio sobre la dimensión y el alcance de la reacción que pueda producirse. Como denuncia el maestro de Teoría Constitucional García Trevijano, “un Estado cuyas máximas autoridades, basan la permanencia de sus cargos en el incumplimiento de la Constitución que es la Ley de Leyes, ha dejado de ser y consistir en un Estado de Derecho, y priva de legitimidad tanto a la Jefatura del Estado como la del Gobierno. Es algo que no tiene precedentes ni en España ni en Europa”. 

 

(1) Quiero ilustrar el expolio con un hecho de hoy mismo. En los últimos 30 días las gasolinas han bajado un 23 % -de 551 euros/t fob Med el 28 Jul a 425 euros /t el 28 Ag– y un 16% el gasóleo, lo que incluye crudo, refino y transporte, mientras que el precio al público en ha caído solo un 5% de media en las gasolinas y un 6% los gasóleos, cuando debería haber bajado un 11,5%  y un 8% respectivamente, porque la mitad del precio son impuestos fijos. Sábado 29, Operación Retorno, en la parte andaluza de la  N-VI controlada casi en su totalidad por Repsol, algo tan inaudito que debería obligarse a Repsol a vender la mitad de sus estaciones de servicio, el precio de la gasolina 95 era de 1,229 e/l , los independientes 1,14 e/l la 95, pero estos nunca obtienen permisos para  instalarse en las autovías. 

Caso Madrid, estación de servicio Repsol Bravo Murillo/ Rios Rosas,  Gna 95 1,179 ; gasoil 1,109. Estación de servicio Saras Bravo Murillo/Plaza Castilla, Gna 95 1,136; gasoil 1,046. Unas diferencias escandalosas ¡Y Saras tiene la refinería en Cerdeña y Repsol en Puertollano desde donde recibe los productos por tubería muchísimo más barato que el buque tanque!. Por cosas así la gente va la cárcel en un Estado de Derecho. Que algunos analistas nieguen lo evidente no se comprende: o no tienen ni idea de cómo fijan precios en Repsol y Cepsa -yo he sido testigo de ello y una indigna Directora de la Energía del PP me diría que ella “no podía aceptar” que Repsol y Cepsa pactaran precios, hoy esta inútil ha sido pagada con un puestazo  o están mintiendo conscientemente, ellos sabrán a cambio de qué.     

El Disparate Económico

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
113 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios