Carta a los comisarios: unos PGE de gasto descontrolado

Para obtener los cinco votos del PNV, ha otorgado a estos separatistas unos beneficios económicos escandalosos y aceptado la vulneración de todo el orden constitucional

Foto: Mariano Rajoy (d), con el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban. (EFE)
Mariano Rajoy (d), con el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban. (EFE)

El Gobierno de Rajoy ha elaborado unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) de gasto descontrolado, que además de desmantelar todas las medidas de estabilidad y racionalidad económica y destruir la viabilidad futura del sistema de pensiones, ignoran el devastador impacto de la subida del precio del petróleo y del dólar sobre el crecimiento y el empleo, así como el cambio radical que supondrá para financiar España el fin de las compras masivas de deuda por parte del BCE, y la subida de los tipos de interés. Y con un Gobierno y un Parlamento paralizados, ¿quién se preocupa hoy por el futuro de España? Solo por el suyo propio.

Y es que Rajoy, en su intento desesperado por conseguir la aprobación de los PGE para garantizarse dos años mas de gobierno está dispuesto a arruinar España política y económicamente, porque no vamos a la recuperación sino a la quiebra. Para obtener los cinco votos del PNV, ha otorgado a estos separatistas, cuyo objetivo declarado es separarse de España, unos beneficios económicos escandalosos y aceptado la vulneración de todo el orden constitucional, permitiendo ocupar la presidencia de la Generalitat a un radical decidido a destruir España, sin exigirle siquiera el acatamiento expreso de la legalidad y la Constitución.

Pero si Rajoy se está llevando España por delante, Rivera está traicionando todo su proyecto nacional

Pero si Rajoy ha enloquecido y se está llevando España por delante, Rivera está traicionando todo su proyecto nacional y constitucional para mantener en el poder a quien está pactando con Sánchez la formación de una coalición poselectoral PP+PSOE tipo Alemania, que le excluirá del gobierno. Pero este insensato está tan encantado con las encuestas, el apoyo del Ibex y su calendario político e internacional, que va a apoyar unos PGE que suponen la ruina de España. Inés Arrimadas, infinitamente más inteligente y capaz, que jamás toleraría las infamias pactadas con el PNV ni la vulneración flagrante de todos los acuerdos de investidura que traga su jefe, debería exigirle que rompa de una vez con Rajoy, que además se cortaría las venas antes que votarle como jefe de Gobierno.

Ante tamaños desatinos, nosotros (1) hemos hecho lo único que podemos, explicar la situación a quienes pueden evitar el desastre: los responsables de Bruselas, el BCE y el ministro de Finanzas de Holanda, que lidera el grupo de ocho países que se oponen a seguir financiando los déficits del despilfarro. Esta es la carta enviada:

“Muy Sr. mío:

Desde 2016, nosotros, los abajo firmantes, un grupo de profesores y economistas independientes, hemos sometido a varios comisarios europeos cálculos detallados que demuestran la manipulación de la contabilidad nacional de España.

Según nuestros cálculos, que en ningún momento ni sus servicios ni ninguna otra institución han podido afirmar que eran erróneos, se demostraba más allá de toda duda razonable que el PIB oficial está sobrevalorado en un 16% respecto al PIB real, lo que tiene consecuencias trascendentes sobre la magnitud de los déficits y sobre la sostenibilidad de la deuda.

Si a ello unimos el que el crecimiento económico de España necesita por cada euro de riqueza creada más de un euro de incremento de deuda ( p.e. en 2017 un crecimiento del PIB 'oficial' de 34.000 millones de euros ha requerido un incremento de la deuda total de 56.000 millones), es obvio que España depende del programa de estímulos del BCE para no declararse en suspensión de pagos.

Pero es que, además, la dinámica de incumplimientos sistemáticos del Gobierno no solo no tiene fin sino que se acentúa. Para empezar, el déficit público 'oficial' de 2017 del 3,07% es falso. Por un lado han retenido las devoluciones de 400.000 contribuyentes y de otro han tenido que utilizar 6.834 millones del Fondo de Reserva de las Pensiones, lo que significa que el déficit real ha sido del 3,75%.

Y para seguir, los PGE 2018 enviados a la UE contemplan un incremento del gasto público de 9.200 millones (incremento salarial a los empleados públicos, coste del rescate de autopistas), y ni un solo euro de recorte del gigantesco despilfarro político, donde solo las duplicidades entre AAPP representan 36.000 millones de euros al año de un despilfarro total del orden de los 100.000 millones. En resumen, no hay recortes relevantes de gasto por ninguna parte en un Presupuesto 2018 que se ha pactado con Bruselas, y sí incrementos injustificados del gasto.

Pero esto no es lo peor, lo verdaderamente grave es el completo abandono de cualquier política de control de gasto, y sobre todo el ignorar totalmente las devastadoras consecuencias de la subida del precio del petróleo y el gas y la depreciación del euro respecto al dólar, lo cual reducirá el crecimiento presupuestado en un 0,8% y destruirá 187.000 empleos solo en 2018.

El pacto político entre el Gobierno y el Partido Nacionalista Vasco ha aplazado varios años la aplicación de la Ley de Sostenibilidad de las Pensiones, con la que el Gobierno pretendía frenar los crecientes déficits de la Seguridad Social. Unos déficits brutales y absolutamente fuera de control, que en 2018 ascenderá a 21.660 millones de euros que serán financiados con 15.160 millones de deuda y 6.500 millones del Fondo de Reserva, que prácticamente desaparecerá. La no aplicación de la Ley de Sostenibilidad, que afecta a 350.000 nuevos pensionistas, añadirá un déficit adicional de 1.500 millones en 2019, 3.000 millones en 2020 y 4.500 millones en 2021. En resumen, un desbarajuste presupuestario absoluto.

Pero todo lo expuesto resulta empequeñecido ante los efectos de la evolución del precio del crudo y del gas y del tipo de cambio EUR/USD. Los Presupuestos 2018 enviados por el Gobierno de España se han realizado bajo los supuestos de un precio medio del crudo Brent de 67,7 $/barril y un tipo de cambio EUR/USD de 1,20. Nada más lejos de la realidad, incluso siendo optimistas, porque las cosas van a ir a peor, una media de 79 $/barril para el resto del año y de tipo de cambio en 1,18 como a día de hoy sería la hipótesis mas probable. Esto significa que frente a un precio de crudo previsto en los PGE 2018 de 56,4 EUR/barril, la realidad será a partir de ahora de 66,9 EUR/ barril, un 18,6% mas.

Para los años 2019, 20 y 21, la previsión de los Presupuestos es un precio del Brent de 63,9 $/barril, cuando la media de analistas estiman una horquilla entre 85 y 95 $. El Bank of America afirmaba el viernes que “el crudo Brent podría llegar a 100 $/barril en 2019 o incluso antes”, y Goldman Sachs estima un precio de 82,5 $ en la segunda mitad de este año. Una media de 85 $ en 2019, 90 $ en 2020 y 95$ en 2021 parece una hipótesis razonable. ¿Y cómo afecta a España? El Ministerio de Economía estima que cada 10% de incremento del precio del crudo reduce el crecimiento en 0,7 puntos y el empleo en 150.000 personas. Dado que restan 7,5 meses para acabar el año, 79 $/barril y tipo de cambio EUR/USD en 1,18 reducirían el PIB en 0,8 puntos y 137.000 empleos.

Adicionalmente, con las estimaciones de precio antes señaladas, la caída del PIB en 2019 será del 2,8% y se destruirán 600.000 empleos, y peor aún en los años siguientes, una situación insostenible. Esto significa crecimiento cero y creación de empleo cero a partir de 2019, por lo que la finalización de la política de compra de deuda por el BCE y la subida de tipos conducirá a España a suspender pagos.

El futuro de España y de la eurozona se encuentra en riesgo cierto. Solo la Unión Europea puede obligar al Gobierno a tomar las drásticas medidas de recorte de despilfarro político, que asciende a 100.000 millones de euros, para evitar el desastre económico de nuestra nación. No pueden ya seguir ignorándolo.

No es necesario decir que quedamos a su total disposición para reunirnos en Madrid o en Bruselas con los responsables de sus servicios y mostrarles las cifras y los hechos que, sin su ayuda, nos llevarán a todos al abismo.

Atentamente.”

  1. Roberto Centeno; Juan Laborda; Juan Carlos Barba y Juan Carlos Bermejo.

El Disparate Económico

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios