Malas noticias desde el sector exterior

Cada vez se acumulan más evidencias de que la estabilización de la economía no se debe a mejoras en el sistema productivoEn el gráfico de esta

Cada vez se acumulan más evidencias de que la estabilización de la economía no se debe a mejoras en el sistema productivo

En el gráfico de esta semana podemos ver la evolución de las exportaciones españolas en el último mes publicado, noviembre. Esta es realmente preocupante, ya que a precios constantes y corregidas de estacionalidad (que es la mejor forma de comparar) bajan un 1,16%. Pero todavía peor es que se trata del peor dato de exportaciones desde diciembre del año anterior y el peor noviembre desde 2010.

Bajan las exportaciones a casi todos los países, pero sobre todo fuera de la zona euro, que es lo que vemos a continuación. Nada menos que un 6,31%. Y no parece que se trate de un problema puntual, ya que de los cuatro últimos meses, las exportaciones no-UE han estado en negativo en tres.

Es evidente que esto ocurre en parte por la fortaleza del euro, pero es algo inevitable dada la gran cantidad de capital que están repatriando los bancos europeos y el hecho de que la estabilidad percibida en la zona euro hace que sea mucho más atractiva para la inversión.

Durante el último año, el sector exterior realmente ha aportado cada vez menos a la economía, bajando desde 2,5% en el tercer trimestre de 2012 hasta el 1,4% en el tercero de 2013, lo que quiere decir que su estabilización está impulsada por la demanda interna. La pregunta del millón es de dónde sale este dinero. Por suerte lo podemos ver acudiendo a los datos de la balanza de pagos que publica el Banco de España. Y lo que vemos es sumamente preocupante, ya que la deuda exterior neta se ha incrementado en nada menos que en 77.600 millones de euros entre el tercer trimestre de 2012 y el tercero de 2013. 50.600 millones fueron captados directamente por el sector público gracias al enorme apetito de los inversores extranjeros por la deuda española, tendencia que se sigue incrementando; en el mismo período de 2012 salieron 37.000 millones, lo que supone una diferencia de 87.600 millones.

Dado que la deuda exterior no puede aumentar eternamente y que ésta se halla ya a un nivel enorme, es indudable que el camino que ha emprendido el Gobierno en materia económica se parece más al que siguió Grecia que a otra cosa, y el final por desgracia no puede ser muy distintoSe ha hablado mucho de la vuelta de la inversión privada extranjera, y algo hay de verdad en ello, pero son cifras mucho menores: si entre septiembre de 2012 y septiembre de 2013 entraron en España 29.900 millones, en el mismo período del año anterior fueron 20.800. Esto no es, evidentemente, lo que ha impulsado la economía. Por cierto, los datos del BdE desmienten totalmente el mantra de que “los extranjeros están viniendo a comprar nuestros pisitos”, ya que la inversión en inmuebles sólo ha aumentado unos ridículos 1.386 millones. A ese paso liquidaríamos el stock real de vivienda en un par de siglos.

La banca y las grandes empresas también han sido capaces de captar mucho dinero, más de 37.000 millones más entre emisiones y bolsa, pero teniendo en cuenta que la banca ha tenido que devolver una gran cantidad al BCE, tampoco ha sido este el factor decisivo para la estabilización, sino que ha sido sin lugar a dudas el sector público.

La retórica del Gobierno de que los ajustes duros se han realizado y por eso ya nos estamos recuperando es atractiva (“el sacrificio tiene su recompensa”) pero falsa, ya que a todas luces, y como demuestran la producción industrial y las exportaciones, el dinero que entra no se está invirtiendo en mejoras en el sector productivo, sino en mantener la demanda interna sobre todo vía gasto público. Dado que la deuda exterior no puede aumentar eternamente, porque llegaría un momento en que los pagos de intereses superarían toda capacidad imaginable de ahorro nacional, y que esta se halla ya a un nivel enorme, es indudable que el camino que ha emprendido el Gobierno en materia económica se parece más al que siguió Grecia en el período 2000-2008 que a otra cosa, y el final por desgracia no puede ser muy distinto.

Como colofón les dejo el gráfico de licitación de obra pública (no es ninguna errata, ha aumentado un 106%). Se ve que hay muchos grandes amigos con constructoras que andan en apuros.

Gráfico de la Semana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios