¿Importa si España ha alcanzado a Italia en renta per cápita?

Pese a la importancia que se ha dado a la noticia, realmente no implica que estemos convergiendo con el grupo de los países ricos

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

La prensa en general y la económica en particular han celebrado la noticia de que, tras un año más en que la economía española ha crecido con más fuerza que la italiana, España ha conseguido superar a Italia en renta per cápita. No han faltado comentarios en la prensa de que “España se encamina a formar parte del grupo de los países más ricos” o que “España superará a Francia”.

Si bien la afirmación de que España ha superado a Italia en renta per cápita está soportada por los datos del FMI, las otras afirmaciones que han vertido muchos medios en relación al supuesto progreso económico relativo de España forman parte del reino de la fantasía más calenturienta. O del periodismo de calidad más ínfima, servil a una propaganda interesada que trata de proyectar la imagen de una España que se está igualando a pasos agigantados con los países más prósperos del mundo, gracias a los buenos oficios de nuestros gobernantes. Una propaganda que trata de convencer a los ciudadanos españoles de que viven en el mejor de los mundos posibles gracias a ellos. Sin embargo, la realidad es bien distinta, y bastante menos amable.

España ha alcanzado a Italia porque los italianos han demostrado, en las últimas décadas, ser aún peores que nosotros a la hora de gestionar su país

España no ha alcanzado a Italia porque nosotros vayamos muy bien. España ha alcanzado a Italia porque los italianos han demostrado, en las últimas décadas, ser aún peores que nosotros a la hora de gestionar su país. La triste realidad es que vivimos en un mundo en que multitud de países de renta baja y media-baja están progresando a marchas forzadas mientras que el grupo de países punteros sigue igualmente progresando, aunque en general algo más despacio. Y lo que está pasando es que el grupo de los países del sur de Europa (Italia, España, Portugal y Grecia) que se suponía que alguna vez alcanzaríamos a la Europa rica con quien de verdad estamos convergiendo es con esos países de renta media-baja.

Para tener un poco más de rigor será necesario comparar nuestra evolución con la de otros países. En el primer gráfico vamos a ver, con los datos del FMI, la evolución de nuestro PIB per cápita desde 1980. Como se ve, de los 15 países seleccionados, en 1980, recién estrenada la democracia, éramos el quinto peor en renta per cápita. Solo Corea, Portugal, Israel e Irlanda estaban en situación menos favorable. En 2007, en vísperas de la crisis, seguíamos ocupando el mismo puesto, aunque Irlanda nos había adelantado y Grecia estaba ya por detrás de nosotros. En 2016 habíamos retrocedido un puesto al adelantarnos Corea y según nos dice el FMI en 2017 hemos recuperado ese quinto peor puesto a costa de Italia. La verdad, no parece que hayamos progresado gran cosa en casi 40 años en relación a estos países. De hecho ha habido varios que lo han hecho bastante mejor, además de algunos como Grecia e Italia que lo han hecho rematadamente mal.

Veamos ahora la situación en porcentaje sobre la renta del país más rico (Suiza), para tener una imagen más nítida de lo que ha ocurrido. Una vez que hacemos esto podemos valorar mejor quién ha progresado más o menos y si realmente hemos convergido con el grupo de los países más privilegiados. En el caso español se ve que nuestra renta era el 46,6% de la suiza en 1980, en 2007 era el 63,7% y en 2016 el 61,1%. Es decir, que hemos avanzado 14 puntos porcentuales en estas casi cuatro décadas. ¿Y cómo lo han hecho los demás?

Pues de los 14 países siete lo han hecho mejor que nosotros y seis lo han hecho peor. Destacan entre los primeros sobre todo Irlanda y Corea, que han recortado a Suiza 56 y 50 puntos respectivamente; el resto son EEUU, Australia, Reino Unido, Israel y Japón. Alemania y España están casi igualadas mientras que Portugal, Canadá y Francia lo han hecho claramente peor. Mención a parte para Italia, cuya renta per cápita es ahora menor en relación a la de Suiza y sobre todo Grecia que ha perdido más de ocho puntos porcentuales.

Aquí vemos claramente que compararnos con Italia es una soberana estupidez, ya que los italianos lo han hecho muy mal, aunque este desastre se centra en su caso en el período 1996-2016. En el caso español el tope lo alcanzamos en 2003 y, aunque los últimos cuatro años no han sido malos, todavía estamos lejos de recuperar ese nivel.

Pero especialmente preocupantes son dos hechos. El primero es que hay multitud de países que le están recortando terreno a España, lo que nos coloca en una situación muy vulnerable de cara a la competencia internacional. Y el segundo es que si tomamos parámetros alternativos como el nivel salarial y la cantidad de empleo para evaluar el nivel de vida comprobamos que la situación de los españoles es peor de lo que parece a la vista de los datos del PIB. Estos dos asuntos serán motivo de próximos artículos.

Gráfico de la Semana

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios