¿Perjudican los migrantes a los trabajadores locales?
  1. Economía
  2. Gráfico de la Semana
Juan Carlos Barba

Gráfico de la Semana

Por

¿Perjudican los migrantes a los trabajadores locales?

Lo que sabemos a día de hoy desafía las creencias populares

placeholder Foto: Trabajadores africanos protestan contra sus condiciones laborales en Italia. (EFE)
Trabajadores africanos protestan contra sus condiciones laborales en Italia. (EFE)

Corría el año 1958 cuando unos los economistas más influyentes del siglo XX, John Kenneth Galbraith, publicó su obra 'La sociedad opulenta', donde utilizaba el término 'sabiduría convencional' para referirse a las creencias difundidas entre la sociedad pero que en muchas ocasiones estaban equivocadas. No existe posiblemente mejor ejemplo de esto que todo lo tocante a migraciones, especialmente en relación con delincuencia, utilización de servicios sociales e impacto económico, sobre todo en salarios y desempleo.

En este artículo, hablaré de lo que sabe la ciencia económica a día de hoy sobre el impacto económico de las migraciones, mucho de lo cual desafía esa sabiduría convencional. Al ser el de las migraciones un tema tan controvertido a nivel social y político, ha sido ampliamente estudiado por los economistas especializados en el tema.

Foto: Momento de una concentración con motivo del Día Mundial de los Refugiados. (EFE) Opinión

En primer lugar, comentaré este estudio en el que, tras analizar los efectos de las migraciones entre 1980 y 2005 en 14 países de la OCDE (entre los que no estaba España), no se encontró efecto negativo alguno sobre el desempleo de la población local ni sobre sus salarios. Tampoco se vio ningún efecto negativo sobre la renta per cápita y sí un efecto positivo sobre el PIB y la inversión. No había tampoco ninguna reducción en la productividad. Estos efectos se analizaron tanto en el corto como en el largo plazo.

Este otro trabajo, centrado en uno de los países que más migrantes ha recibido —el Reino Unido—, muestra que el efecto neto fue una menor tasa de inflación y de desempleo, sin ningún efecto adverso observable sobre la economía.

Otros trabajos (como este) sí que han encontrado un ligero efecto negativo de la migración tanto sobre los salarios como sobre el empleo en Alemania, en concreto por cada 1% de incremento en la fuerza de trabajo se encontró que reducía los salarios en un 0,1% y aumentaba el desempleo en un 0,1%.

Hay resultados contradictorios respecto a la repercusión de la migración internacional en la economía y los trabajadores locales

Para España, existen resultados contradictorios. Este trabajo encontró una relación entre mayores niveles de desempleo y llegada de migrantes. Este otro encontró una relación positiva entre los salarios y una mayor diversidad cultural de los migrantes, destacando la importancia de la cualificación de los trabajadores —tanto locales como migrantes— para mejorar los salarios y la productividad. Este estudio, que comparaba los efectos de las migraciones sobre el Reino Unido y España, encontró que en el Reino Unido los migrantes son más productivos que los trabajadores locales, mientras que en España ocurre lo contrario. Eso ocurre, de acuerdo a estos autores, debido a la mayor cualificación de los trabajadores migrantes que llegan al Reino Unido, mientras que en España, a causa básicamente del tipo de sector económico que demandaba trabajadores migrantes, lo que al fin y al cabo es responsabilidad de la estructura productiva española —de bajo valor añadido—, sucede ese fenómeno ligeramente adverso que no se observa en el Reino Unido. Hay que destacar que este análisis recoge lo ocurrido en España durante las oleadas de migrantes de baja cualificación ocurridas durante la burbuja inmobiliaria, tema en el que profundizaré luego.

Como vemos, hay resultados contradictorios respecto a la repercusión de la migración internacional en la economía y los trabajadores locales. Por ello y para tener una visión más amplia, lo mejor es acudir a algún metaestudio realizado al respecto. En este se encontró, como se ve en el gráfico, que algo menos de la mitad de las 270 estimaciones realizadas no observaba efecto alguno en los salarios de los trabajadores locales, aproximadamente un tercio encontró un ligero efecto positivo, una sexta parte de estas encontró un fuerte efecto positivo y menos de un octavo encontró efectos negativos.

placeholder

Fig. 1. Análisis de 270 estimaciones del efecto de las migraciones en los salarios. Fuente: https://wol.iza.org/articles/do-immigrant-workers-depress-the-wages-of-native-workers/long.

Esto contrasta fuertemente con la opinión de los ciudadanos locales, como se ve en el siguiente gráfico. España destaca especialmente en la opinión negativa a este respecto, posiblemente como consecuencia de los bajos salarios que suelen recibir los migrantes en los sectores de bajo valor añadido en expansión que los demandaban, como comenté anteriormente.

placeholder

Este metanálisis de lo que se sabe hasta la fecha concluye que tampoco existe evidencia de que exista un mayor impacto en los salarios de los trabajadores poco cualificados que en los de los más cualificados, debido a que las migraciones de trabajadores poco cualificados son cada vez más escasas hacia los países ricos, efecto que también se está observando en España una vez pasada la oleada de migraciones masivas acontecida a raíz de la brutal burbuja crediticia e inmobiliaria sufrida por nuestro país a principios de este siglo. Si en 2014 el 22,5% de los extranjeros mayores de 16 años tenía titulación universitaria, en 2020 este porcentaje llega ya al 27,2%. Entre españoles, este porcentaje era del 27,4% en 2014 y del 31,3% en 2020, observándose por tanto una convergencia que en principio parece que solo puede explicarse por la mayor cualificación, como promedio, de los migrantes actuales. Es de suponer que esos posibles efectos económicos ligeramente negativos de la migración para España de los que he hablado antes, y que también se vieron en EEUU en los años noventa del siglo pasado, ya formen parte del pasado y que esta segunda oleada de migrantes que estamos recibiendo (322.000 migrantes netos entre abril de 2019 y marzo de 2020, según la EPA) esté contribuyendo a mejorar el nivel de vida de nuestro país.

placeholder

Como se ve, en el tema de los efectos económicos de las migraciones las cosas son mucho más complicadas de lo que parecen, y lo único que está más o menos claro es que cuanto más cualificada es la migración, más contribuye a la prosperidad del país receptor. Pero quedan muchas dudas por resolver y mucho trabajo por hacer. ¿Es esta relación causal? ¿Por qué razón habrían de acudir trabajadores de alta cualificación a un país que no ofrece oportunidades laborales para su perfil profesional? Es probable que lo que veamos sea más bien desplazamientos de población que se adapta a las necesidades de las economías de los países receptores, las cuales dependen en última instancia de su estructura económica y de la existencia de sectores de alta productividad más o menos extensos.

España recibió de forma masiva migrantes de baja cualificación en la primera década de este siglo debido a que era lo que demandaba el insostenible modelo de crecimiento en el que estábamos inmersos. Una vez destruido parcialmente ese modelo —al menos, en lo que atañe a la construcción, aunque no al turismo—, nos encontramos con una población cada vez más cualificada y que, pese a las escasísimas ayudas institucionales, va poco a poco transformando nuestra estructura productiva y por tanto demandando trabajadores más cualificados, aun con todas las carencias enormes que padecemos.

Corría el año 1958 cuando unos los economistas más influyentes del siglo XX, John Kenneth Galbraith, publicó su obra 'La sociedad opulenta', donde utilizaba el término 'sabiduría convencional' para referirse a las creencias difundidas entre la sociedad pero que en muchas ocasiones estaban equivocadas. No existe posiblemente mejor ejemplo de esto que todo lo tocante a migraciones, especialmente en relación con delincuencia, utilización de servicios sociales e impacto económico, sobre todo en salarios y desempleo.

Inmigración Empleo