El extraordinario mercado laboral suizo

Suiza demuestra que los países pueden gozar de altos estándares de protección del trabajador sin necesidad de intrusivas y distorsionadoras regulaciones laborales

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Suiza debería constituir un caso inexplicable para todos aquellos que consideren que la legislación laboral es absolutamente indispensable para proteger a los trabajadores del riesgo de explotación por parte de los malvados capitalistas. A la postre, el país no cuenta con un salario mínimo legal (únicamente los cantones de Neuchâtel y Jura han establecido uno hasta el momento) y, a su vez, solo la mitad de la población se halla amparada por un convenio colectivo (en España, supera el 75%). Dicho de otro modo, en teoría, esa mitad de la población suiza que no está protegida por un salario mínimo ni por un convenio colectivo debería estar subempleada: paro, temporalidad y salarios de miseria. Pero la realidad es muy distinta.

Primero, la tasa de paro de Suiza se ha mantenido desde 2013, casi de manera ininterrumpida, por debajo del 5% de la población activa. Acaso se crea que esta baja tasa de paro se debe justamente a que la población activa es muy escasa en relación con la población en edad de trabajar. Pero no: la tasa de actividad de Suiza ascendía en 2018 al 69% de todas las personas mayores de 15 años. Se trata de la mayor tasa de actividad de toda la OCDE (en España, por esas fechas, se ubicaba 10 puntos por debajo).

Paro en Suiza.
Paro en Suiza.

Fuente: Labour market indicators for 2019. Comments on findings for the period 2013-2019.

Segundo, la tasa de temporalidad en Suiza es una de las más bajas de Occidente: solo el 7,8% de los empleos revisten un carácter temporal. Es verdad que esta cifra podría verse algo maquillada por no incluir los contratos de aprendizaje, pero hay que tener en cuenta que estos solo son legales hasta los 25 años, de modo que no pueden afectar a las igualmente bajas tasas de temporalidad que se observan a partir de los 25 años: hombres y mujeres se enfrentan a tasas de temporalidad inferiores al 11% entre los 25 y los 64 años (incluso inferiores al 5% entre los 40 y los 64 años). En contraposición, la tasa de temporalidad en España entre los 25 y los 49 años supera el 25%.

Temporalidad en Suiza.
Temporalidad en Suiza.

Fuente: Labour market indicators for 2019. Comments on findings for the period 2013-2019.

Tercero, los salarios en Suiza son muy elevados para el conjunto de los trabajadores: el salario mediano de los empleados a jornada completa ascendía en 2018 a 6.538 francos suizos al mes, es decir, unos 5.700 euros. Nótese que estamos hablando del salario mediano, no del salario medio, por lo que este no se ve sesgado al alza por los salarios de los trabajadores mejor pagados. De hecho, el salario de corte del 10% de trabajadores a jornada completa peor pagados era de 4.302 francos suizos al mes, esto es, unos 3.700 euros mensuales. De hecho, a lo largo de la última década, los salarios que más aumentaron en Suiza fueron los de los trabajadores peor pagados: entre 2008 y 2016 se revalorizaron casi un 10%.

Salarios en Suiza.
Salarios en Suiza.

Fuente: Quality of employment in Switzerland 2008-2018.

Y cuarto, es verdad que un porcentaje muy elevado de los suizos tiene trabajos a tiempo parcial: en concreto, en 2018 llegó a ser del 37,4%. Se trata de uno de los porcentajes más elevados de Europa. Pero téngase en cuenta que la inmensa mayoría de esos trabajadores optaron voluntariamente por el empleo a tiempo parcial: solo el 3,4% de los trabajadores suizos cargaba con un empleo a tiempo parcial a pesar de desear trabajar durante más horas (en España, ese porcentaje supera el 7%). Dicho de otra manera, más del 90% de los empleados a tiempo parcial escogieron esta modalidad laboral porque los elevados sueldos que abona el mercado laboral suizo les permiten mantener un nivel de vida alto sin necesidad de trabajar a jornada completa: por tanto, el mercado laboral suizo es lo suficientemente adaptable a las necesidades de los trabajadores como para permitirles conciliar su vida laboral y familiar.

Parcialidad en Suiza.
Parcialidad en Suiza.

Fuente: Quality of employment in Switzerland 2008-2018.

En definitiva, Suiza demuestra que los países pueden gozar de altos estándares de protección del trabajador sin necesidad de intrusivas y distorsionadoras regulaciones laborales (que, aun cuando sean bienintencionadas, pueden terminar condenando a parte de los ciudadanos al paro o a la temporalidad). La clave del éxito no es ni la planificación estatal ni los privilegios sindicales, sino la libertad económica y la acumulación de capital que han permitido disparar la productividad de los suizos: y a mayor productividad, mayor competencia empresarial por contratar trabajadores y, por tanto, mayores estándares de vida para todos ellos.

Laissez faire
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios