El dividendo fiscal de la independencia es una tesis falsa

Artículo de opinión que tiene por objetivo aportar claridad en la utilización de las balanzas fiscales como argumento para la independencia de Cataluña

Este artículo tiene por objetivo aportar claridad en la utilización de las balanzas fiscales como argumento para la independencia de Cataluña. El prestigioso economista Xavier Sala i Martín, catedrático en la Universidad de Columbia de Nueva York, afirma en su artículo El dividendo fiscal de la independencia colgado en la web del Colectivo Wilson el 19 de noviembre de 2012, que en el caso de una hipotética independencia "el país obtendría un dividendo fiscal de 16.000 millones de euros anuales". El mensaje que transmite es que la Generalitat obtendría 16.000 millones de euros cada año como ganancia fiscal. Concretamente dice: "...las ganancias monetarias que Cataluña obtendría en caso de ser independientes serían los del déficit de la balanza fiscal calculada por el método del flujo monetario: unos 16.000 millones cada año! El dividendo fiscal, entonces, sería de 16.000 millones de euros anuales!" (punto nº 12). 

Resumiendo la tesis de Xavier Sala, esa cifra se obtiene de realizar la siguiente operación: + 46.195 millones de euros (impuestos y cotizaciones pagados por el conjunto de catalanes a la Administración Central), + 15.618 millones de euros (neutralización del déficit público de la Administración Central, es decir, la imputación de una parte de ese déficit público a Cataluña) - 45.403 millones de euros (bienes y servicios público que la Administración Central realiza en Cataluña) = 16.409 millones de euros; que redondeados son los 16.000 millones de euros. Hay que decir que los datos utilizados por Xavier Sala son los datos de la Generalitat para la balanza fiscal del año 2009.          

Según Xavier Sala, una Cataluña independiente obtendría 16.000 millones de euros extra cada año. La realidad muestra que la ganacia fiscal sería de 792 millones, sin descontar otros factores económicos negativos ni los gastos previstos de un nuevo estado independiente

El error que comete Xavier Sala consiste en sumar los 15.618 millones de euros de neutralización del déficit público de la Administración Central. ¿Por qué? Porque ese dinero no son ingresos fiscales que se recaudarían el primer año de independencia. Si queremos analizar el dinero disponible que tendría la Generalitat como ganancia fiscal, no hay que tener en cuenta la neutralización del déficit público de la Administración Central. En el primer año de independencia no tendríamos disponibles esos 15.618 millones de euros. Veamos lo que pasaría en el primer año: la Generalitat recaudaría 46.195 millones de euros en ingresos fiscales, procedentes de los impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social que pagamos los ciudadanos catalanes. Y por otro lado, la Generalitat pagaría 45.403 millones de euros en bienes y servicios públicos, es decir, los gastos que realizaría en concepto de pensiones, infraestructuras, prestaciones por desempleo, nóminas de empleados públicos, y todos los gastos de funcionamiento del nuevo estado. Por tanto, la ganancia fiscal disponible sería la diferencia entre 46.195 millones de euros y 45.403 millones de euros, es decir, solamente de 792 millones de euros

En el informe de las economistas Núria Bosch y Marta Espasa para la Fundación CatDem (fundación vinculada a Convergencia Democrática de Catalunya) de julio 2012, tambien sostienen que no se ha de considerar la neutralización del déficit público con la Administración Central. Concretamente afirman que: "el efecto de la neutralización del déficit público del sector público central, aquí no corresponde. Lo que hace la neutralización es imputar el déficit público del Estado como carga impositiva futura: eso aquí no tiene sentido, ya que lo que estamos midiendo es la capacidad de autofinanciación de Cataluña como estado independiente" (punto nº 5.1).

Por tanto, la conclusión es que la tesis del "dividendo fiscal de la independencia" no es cierta. Todo ello sin analizar los efectos negativos de otros factores económicos, y sin analizar los gastos previstos de un nuevo estado independiente.

La tesis del dividendo fiscal de la independencia, tal y como defienden las economistas Núria Bosch y Marta Espasa para la Fundación CatDem, no es cierta

Xavier Sala es un economista de gran repercusión mediática. Su tesis ha sido difundida por los economistas del Colectivo Wilson, por otros líderes de opinión, asociaciones, dirigentes políticos, la volvemos a encontrar en su reciente libro ¿És l'hora dels adéus?, y en el libro de Isona Passola L'endemà. El economista Pol Antràs, catedrático de Economía en la Universidad de Harvard, insiste en dicha tesis y comete el mismo error intelectual, en un reciente artículo en el diario Ara (El dividend fiscal de la independència, 23/09/2014).

Es importante aportar claridad en este debate y rebatir las afirmaciones que no son ciertas, especialmente aquellas que son ampliamente difundidas y que pueden llevar a conclusiones falsas.

 

*Joan Aleu es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, Universidad de Barcelona.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios