Mario Draghi y los salarios

Han tenido que pasar décadas para escuchar a una máxima autoridad monetaria europea afirmar que hay que subir los salarios

Foto: El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. (Reuters)
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. (Reuters)

El pasado 26 de septiembre, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, apeló en Bruselas al concurso de todos los agentes económicos para impulsar la recuperación en Europa. Si la reflexión hubiera quedado ahí, no hubiera pasado de ser la típica afirmación vacía de contenido real, a la que de vez en cuando nos acostumbran nuestros responsables económicos. Pero Draghi hace tiempo que ha adquirido un tono más intenso y una proyección de largo alcance en sus afirmaciones y sus actos, y cuando acompañó la apelación a la colaboración de todos para volver a la senda del crecimiento con la necesidad de incrementar los salarios de los trabajadores en la estrategia económica europea, algunos pensamos que se trataba de una afirmación no precisamente voluble o intrascendente.

Es cierto que el inmenso embrollo en que se encuentra la política española en estas semanas no ha facilitado la atención que estas palabras merecen. Cuando un país ha destinado ya casi un año a intentar formar un nuevo Gobierno, sin conseguirlo hasta el momento, dedicar algo de tiempo a debatir sobre el significado profundo de esta —solo a primera vista— sorprendente declaración podría parecer algo superfluo. Pero eso fue lo que sostuvo y, algo aún más significativo, su reflexión sucedía a otras vinculadas a la necesidad de poner atención a la distribución de la renta, a las consecuencias sociales de la crisis, a la integración monetaria y sus secuelas en términos de desigualdad y de pobreza, a mirar hacia “los que se quedan atrás”, en palabras del presidente del BCE.

Para los que durante todos estos años de política de intensa 'austeridad', ciega y mal diseñada, hemos mantenido la necesidad de acabar con una orientación que ha estado a punto de hacer desaparecer la moneda única y que ha abierto una enorme fosa de miedo y aversión entre los europeos, estas palabras son importantes. Tanto como aquellas que Draghi pronunciara allá por el verano de 2012 —en plena crisis de la deuda— que, hoy lo sabemos bien, terminaron salvando nuestra moneda común y seguramente lo que queda del proyecto europeo. Han tenido que pasar décadas para escuchar a una máxima autoridad monetaria europea —entre las que incluimos, por supuesto, a buena parte de los responsables de los bancos centrales de los países europeos antes de la creación del euro— afirmar que hay que subir los salarios. Una afirmación, en suma, que significa que todo esto ha sido un exceso y que, al fin y al cabo, no es posible continuar con esa espiral de deterioro imparable de la participación de las rentas salariales en la renta nacional, so pena de hipotecar el propio futuro, con cierta relevancia en la escena mundial, de las economías europeas y de la Unión en su conjunto.

No hay salida económica si la política a practicar sigue descansando en la devaluación salarial y en la profundización de las desigualdades sociales

Ya sabíamos que no hay salida política en Europa sin cohesionar nuestras sociedades y cerrar las brechas abiertas por la crisis. Pero ahora lo que nos dice el presidente del Banco Central Europeo, es verdad que con más de media década de retraso, es que tampoco hay salida económica si la política a practicar sigue descansando en la devaluación salarial y, como corolario, en la profundización de las desigualdades sociales en nuestro continente.

Lo que Draghi ahora señala significa el reconocimiento de que la política monetaria no puede ser el único sostén de la recuperación, e incluso que tampoco será suficiente con el acompañamiento de una política fiscal más expansiva, en medio de una situación en la que —España es uno de los ejemplos más ilustrativos— las economías europeas han visto multiplicar su endeudamiento público, incluso en aquellos países que habían iniciado la crisis con los niveles de deuda pública más bajos en décadas.

Por supuesto, las dificultades de la política monetaria para contribuir por sí sola a la recuperación de la eurozona tienen que ver, obviamente, con el límite introducido en su manejo por una curva de tipos de interés cada vez más plana y situada a efectos prácticos en un nivel cero. En este contexto, es donde la valentía de las palabras del presidente del BCE adquiere una especial relevancia, que reside, precisamente, en reconocer que tampoco será suficiente el acompañamiento de una política fiscal moderadamente expansiva, una escolta más bien ausente hasta la fecha —¡cómo calificar de otra forma el Plan Juncker o las políticas todavía restrictivas, dada nuestra posición cíclica, recomendadas por la Comisión Europea!— y con incierto futuro en el escenario ideológico de la austeridad como eje de la política económica.

Tampoco será suficiente el acompañamiento de una política fiscal moderadamente expansiva

Por eso, la apelación al concurso de una estrategia de incremento general de los salarios para posibilitar la recuperación de la demanda debe recibirse como un nuevo y significativo giro en la orientación de la política económica por parte de la autoridad monetaria europea. Por desgracia, es un giro que vuelve a ser tardío. Llega tarde, sí, como en 2012. Cuánto sufrimiento, en forma de pérdidas en el crecimiento y el empleo, se hubiera evitado si la actuación decidida del BCE aplicando una política monetaria expansiva, que pusiera fin a la desintegración monetaria y financiera de la eurozona, se hubiera producido en 2008 o en 2009. Algo parecido cabe decir hoy cuando contemplamos las consecuencias sociales y económicas de una estrategia errónea que ha tenido en la austeridad a toda costa y en todo lugar su principal eje de actuación.

No deja de ser paradójico que se apele ahora a la aplicación de una política salarial expansiva después de haber aplicado en el caso de España —y de otros países europeos— una de las devaluaciones salariales más intensas en su historia moderna. Hubiera bastado que esa estrategia se aplicara en Alemania y otros países excedentarios en sus balanzas corrientes a partir de 2009, para compensar las políticas salariales de empobrecimiento del vecino aplicadas durante los primeros años del siglo XXI.

¿Qué sentido tenía y tiene que economías como la alemana vengan manteniendo elevados superávits en su balanza por cuenta corriente (8,7% del PIB al finalizar 2015, muy superior en porcentaje al superávit corriente de China) acompañada, dentro de la eurozona, por Luxemburgo, Holanda o Bélgica (con niveles de superávit de entre el 5 o el 10% de su PIB)? La corrección de tales superávits con aumentos salariales generalizados en tales países permitiría corregir los desequilibrios de los países deficitarios y endeudados, incrementando la tendencia de sus niveles de demanda agregada. Lo que, sin duda, significaría, para el caso español de manera destacada, el entronque con una senda de crecimiento más firme que la que estamos registrando en estos dos últimos años, fruto de una tejido empresarial exportador todavía reducido y, sobre todo, anclado en factores exógenos (conflictos que desvían turismo, bajada de precios del petróleo, etc.) que incentivan nuestro modelo tradicional de crecimiento, ya menos agresivo, a base de 'ladrillo y camareros'. 

*Valeriano Gómez, economista y exministro de Trabajo.

*Santos M. Ruesga, catedrático de Economía Aplicada.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios