¿Por qué el Tesoro de EEUU advierte de futuros niveles insostenibles de deuda?

El departamento del tesoro estadounidense parece tener una gran preocupación porque, a menos que no haya cambios sustanciales, nos advierte: el sistema no es sostenible

Foto: Plancha de un billete de dólar
Plancha de un billete de dólar

Recientemente los medios se hicieron eco del elevado importe de la deuda estadounidense, habiendo superado la barrera de los 22 billones —'trillion' anglosajón—. Esta cifra es la que solemos manejar los economistas; pero ¿es realmente esta la cifra que deberíamos considerar cuando nos referimos a la deuda de los Estados Unidos?

Hace unas semanas, el Departamento del Tesoro estadounidense publicó el Informe con las cuentas 2018 del Gobierno de los Estados Unidos. En este, no solo se expone la deuda actual contraída, sino que se hace proyecciones para estimar las obligaciones que el Gobierno contrae con los ciudadanos y que estos tendrán el derecho de demandar prestaciones en el futuro al Estado (si todo sigue igual).

El departamento del tesoro estadounidense parece tener una gran preocupación porque, a menos que no haya cambios sustanciales, nos advierte: el sistema no es sostenible.

Déficit primario versus déficit total

En el informe, de forma muy acertada, analiza la sostenibilidad financiera distinguiendo entre los dos tipos de déficits: primario y total. Para realizar un análisis riguroso de sostenibilidad, es más apropiado considerar el déficit primario, ya que mide el déficit estructural independientemente de los niveles de endeudamiento.

La siguiente gráfica del informe, compara las proyecciones de ingresos (línea negra) con el gasto estructural total. Cuando la línea de recaudación fiscal (línea negra) está por debajo de las distintas partidas de gasto presupuestario; existe un déficit primario.

Comparativa del peso que tiene cada una de las grandes partidas respecto a los ingresos fiscales. (Fuente: Tesoro EEUU)
Comparativa del peso que tiene cada una de las grandes partidas respecto a los ingresos fiscales. (Fuente: Tesoro EEUU)


Sin embargo, para los próximos años se prevé que este déficit primario no deje de incrementarse.

El informe expone como de seguir todo con la misma tendencia, sin cambios sustanciales, la deuda contraída por las administraciones públicas podría situarse en un 200% sobre el PIB en menos de 30 años.

El informe sitúa la deuda pública a cierre de 2018 en el 78% sobre el PIB ya que no se consolida la deuda de las instituciones con respaldo gubernamental (en inglés GSE) como Fannie Mae o Freddie Mac. Por lo que se podría decir que, al excluir esta deuda, el análisis es conservador.

¿Qué deuda se debería contabilizar si se calculase el valor presente de las obligaciones futuras?

Un país con un Estado de bienestar, a través de impuestos que ingresa hoy, se compromete con sus contribuyentes a ofrecerles unas prestaciones futuras. Mientras que los ingresos fiscales sí que se contabilizan en el momento de la recaudación, no ocurre lo mismo con las obligaciones futuras que se van contrayendo con los contribuyentes. ¿Qué ocurriría si estas se tuviesen que contabilizar a valor presente?

¿Cuál sería la deuda real si los Estados Unidos trajese a valor presente las obligaciones futuras?

El departamento del tesoro es muy claro: "Las proyecciones fiscales a largo plazo indican que la relación entre la deuda pública y el PIB del gobierno aumentará del 78% en 2018 al 530% durante el período de proyección de 75 años, y continuará aumentando a partir de entonces, si no cambian las políticas actuales".

¿Cómo se llega a niveles de deuda de 5 veces el PIB?

En un primer paso, se proyecta a valor presente los ingresos fiscales futuros. Posteriormente se sustrae el valor presente de las futuras obligaciones contraídas por el gobierno.

Este ejercicio, da un total de 53,8 billones de deuda, más del doble de la actual deuda estadounidense.

Asumiendo que el país no desaparecerá en el futuro, se realiza el mismo ejercicio de traer a valor presente ingresos y obligaciones futuras a perpetuidad, al igual que cuando se valora una empresa.

Esta nueva proyección, arroja la increíble cifra de US$ 101 billones de deuda futura traída a valor presente, aproximadamente 5 veces la deuda actual.

Algunas agencias de rating, están empezando a incorporar estos conceptos mencionados en el análisis. Por ejemplo, esta agencia alemana de calificación de riesgo calculaba el total de deuda estadounidense en 478% sobre PIB, bastante próximo al 530% que estima el departamento del tesoro norteamericano.

¿Cuál es la situación en otros países?

La misma metodología, se podría aplicar a otros países. Citigroup realizó hace unos años un interesante informe calculando los niveles de deuda trayendo a valor presente las obligaciones futuras en concepto de pensiones (sin incluir otras grandes partidas como las prestaciones por servicios en sanidad).

Como se ve en la gráfica, la mayoría de los países europeos, considerando el valor presente de futuras obligaciones de pago, deberían incluir en sus contabilidades 3 veces de deuda en términos del PIB.

Conclusión

Es urgente abrir un debate riguroso advirtiendo al gran público que, de seguir las actuales tendencias, nuestras finanzas públicas podrían alcanzar niveles insostenibles.

En España, el problema demográfico es mucho más acuciante: el número de nacimientos durante el 2018 ha sido el menor registrado desde 1941.

Algunas medidas que ayudarían a solventar esta situación de un endeudamiento insostenible; serían revertir la pirámide poblacional con medidas de apoyo a la natalidad o revisar nuestros modelos de pensiones; transitando hacia un modelo de capitalización. De lo contrario, la única opción que quedaría sería la de incrementar la carga tributaria a las futuras generaciones.

Nota del autor: dada la habitual confusión que suele existir cuando se traducen al español los términos anglosajones 'trillion' y 'billion', es necesario aclarar que se ha utilizado la nomenclatura de la Real Academia Española (RAE). Para el término anglosajón 'trillion' se usará el término español 'billón', equivalente a un millón de millones.

Enrique Briega, CFA, Miembro de CFA Society Spain.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios