El reto medioambiental del sector turístico: los clientes quieren empresas responsables

Hoy día no son solo gobiernos y organismos internacionales los que demandan a las empresas una conducta medioambientalmente responsable, también lo hacen los clientes

Foto:

Según el Global Risk Report que elabora el Foro Económico Mundial, cuatro de los cinco riesgos que tendrán un mayor impacto en los próximos 10 años están relacionados con el cambio climático, entre ellos los fenómenos climatológicos extremos, los desastres naturales o las crisis relacionadas con el agua.

El sector turístico está especialmente expuesto a estos riesgos, debido a su alta dependencia del clima y la naturaleza de los destinos. Por otra parte, la industria turística y la hotelera en particular tienen un impacto sobre el clima, los destinos y sus ecosistemas que debemos minimizar. Tiene un papel relevante, por ejemplo, en la reducción de plásticos, la potenciación de una economía circular y la protección de los ecosistemas.

Los clientes demandan cada vez más empresas responsables y, en nuestro caso, hoteles que minimicen su impacto sobre el medioambiente y contribuyan al desarrollo e integración social en los destinos y ciudades en que se ubican. Lo mismo ocurre con los inversores, pues una gran parte de los fondos de inversión condicionan hoy día sus decisiones al cumplimiento de determinados estándares de responsabilidad y sostenibilidad de las empresas en las que invierten.

Vista general del Gran Agujero Azul, a unos 100 kilómetros de la costa de Ciudad de Belice (Belice).
Vista general del Gran Agujero Azul, a unos 100 kilómetros de la costa de Ciudad de Belice (Belice).

Y es que el turismo representa cerca del 10% del producto interior bruto (PIB) a nivel mundial, así que, como industria, debemos seguir trabajando para que nuestros intereses se alineen con los de todo el planeta, todo ello luchando por un turismo de calidad. Los acuerdos marcados en la Cumbre del Clima de París, de 2015, fueron un punto de inflexión. Allí se marcó una hoja de ruta, priorizando la reducción de emisiones, el respeto por la biodiversidad y la economía circular.

Además, la industria turística debe apostar por un modelo de crecimiento sostenible que sea respetuoso con el medioambiente, que proteja el patrimonio histórico y natural, que conciencie al propio turista de la importancia de este modelo y que implante un empleo de calidad para todos los agentes del sector.

Sostenibilidad y concienciación

En el entorno de la Cumbre del Clima de París, Meliá se comprometió a seguir los pasos marcados bajo dos premisas. Una, actuar conforme a criterios sostenibles (en materia de compras, diseño y construcción, alimentación de kilómetro cero, gestión responsable de residuos, etc.), y dos, sensibilizar e implicar en la defensa del medioambiente a nuestros grupos de interés (clientes, empleados, proveedores, etc.), aprovechando nuestro potencial de influencia.

Entre todos ellos, nos sentimos especialmente orgullosos de los avances en materia de eficiencia energética y descarbonización, esencial para la reducción de emisiones y para luchar, por lo tanto, contra el cambio climático. Así, según nuestro último reporte, el 100% de nuestros hoteles en España utiliza energía verde certificada y procedente de fuentes renovables (59% si tomamos los hoteles en todo el mundo), y hemos introducido innovadores sistemas de inteligencia artificial en sistemas de climatización para reducir los consumos y evitar la emisión de 66.000 toneladas de CO2 en cinco años.

Los clientes esperan combinar la mejor experiencia durante sus viajes con el respeto y mejora de nuestro planeta

Nuestros hoteles, además, están ya libres de plásticos de un solo uso en un 70%: hemos modificado los procesos de compra y trabajado conjuntamente con nuestros proveedores para sustituir elementos como pajitas de plástico y otros, así como las botellas de agua, y entre otras iniciativas estamos instalando expendedores de productos de cosmética personal a granel que nos permiten contribuir a la concienciación de los millones de clientes que recibimos cada año.

Para ello, resulta fundamental trabajar con aliados. Así, en Meliá nos hemos aliado con Coca-Cola, Diversey, Endesa, Acciona, la Fundación Palma Aquarium, la Universidad de las Islas Baleares, Tirme, ‘startups’ y, por supuesto, con diversas administraciones públicas. También formamos parte del Clúster de Cambio Climático, formado por 62 grandes empresas que persiguen minimizar su impacto en la sociedad. Y es que hoy día no son únicamente los gobiernos y los organismos internacionales los que demandan a las empresas una conducta medioambientalmente responsable: también lo hacen nuestros clientes, que esperan combinar la mejor experiencia durante sus viajes con el respeto y mejora de nuestro planeta.

* Gabriel Escarrer Jaume es vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de Meliá Hotels International.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios