Ideas felices de creación de empleo en la construcción sin coste para el Estado

Existen medidas que sin afectar ni al déficit ni al endeudamiento público podrían ayudar a dinamizar el mercado laboral de una forma muy significativa una vez que termine la crisis

Foto: Ideas felices de creación de empleo en la construcción sin coste para el Estado. (Efe). (FLC)
Ideas felices de creación de empleo en la construcción sin coste para el Estado. (Efe). (FLC)

El Gobierno ha lanzado una serie de medidas tendentes a mitigar los efectos de la actual crisis. Algunas de ellas inciden directamente en el gasto público y la deuda, y otras, las más importantes, se refieren fundamentalmente a avalar la financiación privada de las empresas.

Considerando el impacto extraordinario que la crisis actual tendrá en el sector de construcción, creemos que existen medidas adicionales que sin afectar ni al déficit ni al endeudamiento público podrían ayudar a dinamizar el mercado laboral de una forma muy significativa una vez que termine la crisis.

Nos referimos a la implantación de medidas extraordinarias de agilización de licencias de construcción en todo el país durante los meses posteriores a la crisis sanitaria, y a la aprobación de una masiva flexibilización de usos que permitan adaptar edificios obsoletos a las nuevas necesidades del mercado.

De esta forma se acortarían por la guía de agilización de licencias, entre seis y 12 meses la posible contratación de trabajadores de las obras correspondientes, y si dicha flexibilización de usos se produjera en el cortísimo plazo posterior a la fase de confinamiento domiciliario de la crisis sanitaria se atraería un volumen elevadísimo de inversión para la rehabilitación de edificios obsoletos hacia usos demandados.

Algunos ejemplos de esta flexibilización potencial serían la conversión de edificios de oficinas obsoletos en trasteros, de oficinas en viviendas en alquiler, de áreas industriales en vivienda social para el alquiler, de edificios de viviendas en residencias de estudiantes o en residencias de ancianos.

Para ello se requeriría el ejercicio de la autoridad del Estado basado en las extraordinarias circunstancias actuales y el desarrollo legislativo que permita la ejecución de estas medidas en los próximos seis meses. Con la bondad añadida de que no costaría nada a los españoles, dinamizaría la inversión en un mundo en economía de guerra, y permitiría desarrollar un Plan Marshall de construcción orientado hacia la puesta en el mercado de usos muy demandados.

Este tipo de medidas podrían crear decenas de miles de puestos de trabajo en los 18 meses posteriores a la consecución de esta crisis sanitaria

Creemos sinceramente que son medidas “gratis” de creación enorme de empleo que no potencian la especulación y que facilitarían la modernización de nuestro parque de inmuebles.

* Mikel Echavarren es consejero delegado de Colliers International.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios