La sanidad unida, nuestro escudo más poderoso

Nos enfrentamos a un enemigo invisible, que ataca a todos por igual, implacable con los más vulnerables, a los que tenemos que proteger entre todos

Foto: Hospital La Paz. (EFE)
Hospital La Paz. (EFE)

La semana que entra va a ser una de las más difíciles de las que hemos vivido nunca como sociedad. Se acerca un agravamiento de la situación y nos necesitamos los unos a los otros. Unidos tenemos que hacer frente a este escenario complejo, sin duda, pero que conseguiremos superar.

Nos enfrentamos a un enemigo invisible, que ataca a todos por igual, implacable con los más vulnerables, a los que tenemos que proteger entre todos. Esta situación está poniendo a prueba la capacidad de reacción de nuestro sistema sanitario y vamos a demostrar que, efectivamente, tenemos uno de los mejores sistemas de salud del mundo, del que los agentes privados nos enorgullecemos de formar parte.

Más de 1.900 profesionales de Sanitas trabajan hoy en primera línea atendiendo a quienes lo necesitan. Los medios técnicos de los que disponen nuestros centros están a disposición de la gestión de esta emergencia desde el primer instante, y no van a dejar de estarlo en ningún momento. Nuestras camas las ocupan personas que necesitan ayuda, pacientes, y no cabe preguntar si son "públicos" o "privados", son vidas que luchamos por salvar. Acogemos a todas las personas que nos deriva el sistema público, gestor principal de esta emergencia de salud, y no vamos a dejar de hacerlo mientras alguien nos necesite. No nos hemos puesto de perfil ni un solo segundo de esta emergencia sanitaria y no vamos a hacerlo porque sabemos que nos necesitamos los unos a los otros para salir de esta, más fuertes de lo que llegamos a ella.

"No nos hemos puesto de perfil ni un solo segundo de esta emergencia sanitaria y no vamos a hacerlo"

Nuestros centros médicos están cumpliendo la importante labor de tratar de descongestionar en lo posible el sistema hospitalario. Nuestras residencias de mayores están gestionando una carga de asistencia sanitaria que no les corresponde, su papel en otras circunstancias es cuidar a los mayores, no curarlos. Gracias al respaldo médico y de suministros de nuestro grupo, están más fuertes para afrontar la emergencia. En este escenario donde es necesaria la colaboración de todos se han medicalizado desde el inicio de la crisis, y hacen frente con tesón, profesionalidad y entereza al mayor reto que han asumido nunca. Héroes que se han convertido en miembros inesperados del sistema sanitario del país, prestando asistencia a los eslabones más débiles de la cadena. Cuando esta situación termine, tendremos que preguntarnos si, como sociedad, hemos tratado con justicia la labor incansable de estas personas que asumieron un papel de mayor responsabilidad del que teóricamente les correspondía.

Todos estamos teniendo que crecer, que hacernos más fuertes para estar a la altura del desafío que enfrentamos. Siempre he visto la sanidad privada como un colaborador necesario del sistema público de salud, hoy no puedo estar más convencido de que trabajando como un único sistema será como venzamos al Covid-19. Tenemos un objetivo común, no pongamos etiquetas que minusvaloran la contribución de unos u otros: todos somos necesarios, todos estamos aportando en la medida de nuestras fuerzas.

Hoy me gustaría decirle a la sociedad española que estamos aquí porque es nuestra obligación legal, cierto. Pero también y, sobre todo, por responsabilidad, porque es nuestro deber y nuestro compromiso con las personas, cuidar de ellas. Contad con nosotros, estamos aquí desde el principio y no vamos a dejar de estarlo nunca.

*Iñaki Ereño es CEO de Sanitas y Europe & Latam de Bupa

 

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios