Los centros y parques comerciales, un sector clave que necesita ayuda

Nuestro trabajo y esfuerzo tiene que ir encaminado a que, en cuanto la situación sanitaria lo permita, todos y cada uno de los locales de nuestros centros vuelvan a abrir

Foto: Un hombre pasea por un centro comercial con los comercios cerrados. (EFE)
Un hombre pasea por un centro comercial con los comercios cerrados. (EFE)

En este momento tan preocupante, la prioridad de toda la sociedad debe ser la crisis sanitaria que nos está golpeando, con tantísimas familias afectadas. Nos incumbe a todos ayudar a que se solucione cuanto antes y podamos volver a nuestra vida y actividad habituales.

También el comercio necesita volver. El comercio, el ocio familiar y la restauración representan uno de los sectores económicos más afectados por el frenazo a su actividad, y su supervivencia está amenazada. Actualmente más de un 80 % de la superficie de los centros y parques comerciales españoles ha tenido que cesar su actividad comercial y de servicios, y tan solo los establecimientos de bienes de primera necesidad permanecen abiertos. Desde aquí, quiero agradecer el esfuerzo y dedicación de sus empresas y trabajadores, en estos días difíciles en los que están garantizando un suministro necesario para todos.

El sector de los centros y parques comerciales aportó en 2019 al PIB más de 8.400 millones de euros y está compuesto por más de 36.000 comerciantes, de los que un 85% son comercios pequeños de menos de 300 m2, muchos de los cuales pertenecen a pequeños emprendedores. En 2019 la ocupación de nuestro sector superó los 730.000 puestos de trabajo, entre empleos directos e indirectos. Sólo el empleo directo, cercano al 50% del total, supone más de un 2% del empleo nacional. Por dar una cifra más, los 568 centros y parques comerciales han recibido en 2019 más de 1.998 millones de visitas.

Todo esto es posible porque los centros comerciales constituyen un ecosistema formado por propietarios, comerciantes, operadores de ocio y restauración, empresas proveedoras de servicios, empresas de gestión y todo tipo de profesionales y consultores como agencias de marketing, arquitectos, ingenieros o abogados, entre otros. Un gran sector, con magníficos profesionales que han creado una industria próspera que desde hace décadas ha sabido adaptarse y dar servicio a la sociedad. Formamos un equipo en el que somos todos necesarios.

La Asociación que represento, que es el principal interlocutor de este sector en España, quiere poner el foco en las necesarias ayudas económicas y de financiación al comercio para sobrevivir en el momento actual y en la esperada recuperación tras la apertura. Un sector tan intensivo en empleo necesita claros estímulos que ayuden a mantener nuestra actividad. Será necesario adoptar una serie de medidas que favorezcan el consumo en tiendas físicas y locales de ocio y que permitan recuperar a los operadores los días de cierre. En otros países europeos de nuestro entorno ya se están implementando tanto inyecciones de liquidez como reducciones fiscales para el comercio.

Desde la Asociación hemos solicitado al Gobierno una serie de medidas de tipo fiscal y laboral que ayuden a garantizar la continuidad de los negocios y el tejido comercial, manteniendo además el servicio necesario que los consumidores precisan. Proponemos medidas encaminadas a la disminución de costes de las empresas, y ayudas fiscales que alivien las pérdidas milmillonarias que están sufriendo todos los integrantes del sector.

Igual de importantes son otras medidas solicitadas al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que deben conducir a un plan de relanzamiento de los centros comerciales, y es imprescindible comenzar a trabajar ya. Necesitamos la ayuda de la Administración, pues van a ser indispensables medidas directas de estímulo del consumo, que hagan posible una recuperación más rápida de la actividad y la reincorporación, también lo más rápidamente posible, de todo el empleo afectado ahora. Estoy convencido de que, con la ayuda de la Ministra Reyes Maroto, entre todos podremos buscar una solución.

La primera es una medida que no tendría ningún coste para el erario público, se trata de la posibilidad de que los centros y parques comerciales y los operadores allí ubicados, puedan abrir todos los domingos y festivos, en todo el territorio nacional, durante los ejercicios 2020 y 2021, para recuperar las semanas que hayan tenido que permanecer cerrados. También creemos que es necesaria una flexibilización en las limitaciones horarias de apertura al público, donde las tiendas siempre tienen desventaja con el comercio electrónico. Se plantean otras medidas encaminadas a la reactivación de los establecimientos físicos, como la reducción de los tipos de IVA o la puesta en marcha de un periodo especial de promoción de un mes, para la recuperación de las actividades comerciales, de ocio y de restauración en locales, en los que se puedan realizar ventas sin IVA.

No quiero olvidarme de trasladar nuestro agradecimiento a todas aquellas empresas del sector que, con sus gestos solidarios, donaciones y aportaciones, están beneficiando al conjunto de la sociedad y de manera especial a las personas y sectores más vulnerables ante esta pandemia.

Y termino recordando que, como siempre, en nuestra vocación de cooperación con la Administración, una labor que venimos realizando durante los cuarenta años de existencia de la AECC, nos ofrecemos una vez más a colaborar en lo que sea necesario, con los diferentes gobiernos, para que este importante sector de la economía española vuelva al lugar que le pertenece en las mejores condiciones posibles y por el bien de todos.

Eduardo Ceballos, Presidente de la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios