El covid pone de manifiesto la importancia de una financiación diversificada y estable

"En circunstancias como la presente, el dicho anglosajón “cash is king” (el dinero es el rey) es más relevante que nunca"

Foto: (iStock)
(iStock)

*Adolfo Estévez es Managing Director Axesor Rating

La crisis sanitaria y económica generada a raíz de la pandemia por a covid-19, tendrá ganadores y perdedores en el ámbito económico y empresarial. Solo aquellos que ya venían aleccionados -especialmente después de haber sufrido la última crisis económica- de la importancia de mantener una financiación diversificada y enfocada al medio y largo plazo en sus negocios, saldrán adelante en el contexto actual.

En circunstancias como la presente, el dicho anglosajón “cash is king” (el dinero es el rey) es más relevante que nunca y, como no podía ser de otra manera, la primera reacción que han tenido las empresas no ha sido otra que disponer de toda la financiación que tenían comprometida para poder afrontar un panorama económico con un grado de incertidumbre imposible de cuantificar y en que la liquidez, primero, y luego la solvencia serán los grandes protagonistas.

En los días iniciales de la pandemia, caracterizados por una volatilidad de mercados brutal y jamás vista en los últimos diez años, los precios de los activos financieros parecían no encontrar un suelo en un entorno que se podía resumir como un “sálvese quien pueda”. En este contexto, o tenías resueltas tus necesidades de financiación, o era ya muy tarde y estabas a la merced de los mercados.

Una de las evidencias de este pánico fue que las empresas optaron por llenar las alforjas de liquidez hasta máximos, utilizando todas las líneas disponibles y comprometidas. Así, por ejemplo, General Motors y Ford dispusieron de 16.000 y 15.000 millones de dólares respectivamente, de sus diversos programas de financiación. Aunque estos casos son llamativos por la cuantía, evidencian que un CFO profesionalizado, como el que claramente gestiona las cuentas de estas empresas, es conocedor de la importancia de tener comprometido el acceso a fuentes de financiación para navegar con éxito en momentos de volatilidad de mercados.

En el caso de las compañías que cubrimos desde Axesor, vemos con satisfacción que, en su mayoría, tienen aprendida la lección de la última crisis, y la nueva situación les alcanza con una deuda bien diversificada entre los mercados de capitales y fuentes bancarias. Así como con unos calendarios de vencimientos cómodos, que les permitirá pasar esta época de incertidumbre de una forma razonable. Es decir, con una gestión financiera profesionalizada y no muy alejada (aunque en diferente dimensión) de los casos expuestos sobre empresas anglosajonas.

Aun cuando la gran mayoría de empresas están expuestas a los efectos de la crisis provocada por el covid 19 y van a sufrir fuertes, la reducción de ingresos y beneficios, aquellas que más flexibilidad financiera tengan, serán las primeras en salir de la crisis frente a otros Esta situación la ilustra muy claramente la evolución de las aerolíneas europeas, uno de los sectores más afectados por la crisis del covid 19 desde un primer momento. El mercado rápidamente distinguió entre las compañías que tenían suficiente liquidez para mantener una solvencia durante un periodo razonable de crisis (estimado en al menos 12 meses) y aquellas que claramente necesitarían asistencia del gobierno (ya que ningún prestamista privado estaría dispuesto a respaldarles monetariamente, a no ser que las condiciones fuesen las asociadas a niveles de distrés financiero).

En el caso de las compañías que cubrimos desde Axesor, vemos con satisfacción que, en su mayoría, tienen aprendida la lección de la última crisis

Entre “los perdedores” de este sector, se pueden identificar aerolíneas como Lufthansa (recibe una suma casi sin precedentes en Europa de 9.000 millones de euros), TAP (préstamo de 1.200 millones de euros) y Austria Airlines (que recibió un préstamo de 150 millones de euros del Estado, a cambio de implementar procesos enfocados a reducir su huella de carbono). En cambio, aerolíneas que tenían una financiación más estable con vencimientos a largo plazo y líneas de financiación sin disponer, no se vieron forzadas a acudir a sus respectivos gobiernos y obtuvieron un respaldo más fuerte del mercado bursátil y otros stakeholders.

Aunque al final en este caso, los gobiernos rescataron al sector, la crisis ha puesto de manifiesto la profesionalidad de aerolíneas como Ryanair y IAG (la matriz de Iberia) que tenían mucha más liquidez y acceso a financiación -ambas contaban con un colchón de más de seis meses de ingresos-, que les hubiese permitido ser los claros ganadores a costa de sus competidores, en caso de que los gobiernos no hubieran intervenido en este mercado.

Son dos crisis devastadoras en la última década que se han llevado por delante demasiadas empresas. Desde nuestra experiencia en Axesor Rating, estamos convencidos de que la profesionalización del área financiera será uno de los principales pilares determinantes de las empresas que lograran esquivar y salir reforzadas de esta crisis.

Es por ello que no nos cansaremos de animar a las empresas a tener la mayor parte de su deuda estructural con vencimientos escalonados a medio-largo plazo, para evitar encontrarse en un proceso de refinanciación o, peor, restructuración de deuda, en un momento como el actual y poder dormir con cierta tranquilidad.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios