Desenmascarar a quienes se benefician de la necesidad de trabajar

El sector de las cooperativas cárnicas ha sido el adalid de la lucha por la regularización de los falsos autónomos

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Cuando decimos que en la última década la masiva presencia de la figura del falso autónomo en sectores como la industria cárnica, las plataformas digitales, los transportes, construcción o enseñanza ha empeorado salvajemente las condiciones laborales, los salarios y los derechos de miles de personas trabajadoras, en muchos casos se nos interroga sobre por qué los sindicatos lo denunciamos ahora y no antes.

La respuesta es clara: su proliferación sin límite, hasta llegar a la brutal explotación, empujó a CCOO a reforzar su lucha sindical. Así, en 2017, aumentamos las acciones de denuncia, la presión sindical y la negociación dirigidas a erradicar esta lacra laboral y social, y a pelear sin tregua por la regularización de todas y todos los trabajadores. Y comenzamos por la industria cárnica, que aglutinaba a cientos de miles de trabajadores y trabajadoras salvajemente explotados. Al cabo, una explotación facilitada entre el empresariado por el fracaso y la ceguera consentida de las últimas reformas laborales, en las que no se tuvo en cuenta a los agentes sociales y que tan lesivas fueron para los derechos de la clase trabajadora.

La labor sindical no es trabajo de un día ni de una persona sola. La tarea sindical lleva tiempo, sufrir presiones, y precisa de un trabajo permanente y una gran determinación bajo la atenta mirada de las grandes empresas de los sectores, en este caso de la industria cárnica, que nos llegaron a acusar de querer “dejar sin pollo el país, alimento básico de nuestro país”.

La campaña de regularización laboral de falsos autónomos y de falsas cooperativas en el sector cárnico ya estaba en marcha. Y actuamos con instrumentos habituales de nuestra acción sindical: la negociación, intentando los acuerdos, la presión en las empresas y, finalmente, la denuncia. Y escogimos Servicarne, la mayor falsa cooperativa del sector, pues el fraude se concentraba principalmente en ella. Pero no era la única: había muchas más. Pedimos la retirada de la licencia administrativa a todas falsas cooperativas que íbamos localizando y solicitamos que se modificara la ley, regulando la contratación y asegurando un trabajo digno para cada trabajador y trabajadora.

Tras estos tres años de esfuerzo y trabajo realizado por muchísimas personas trabajadoras y por CCOO Industria y la propia confederación sindical, a través de la Secretaría de Empleo que represento, un número muy importante de las empresas cárnicas de nuestro país están limpias de abusos y explotación laboral y han abandonado sus perversas prácticas como falsas cooperativas. Más de 23.000 empleos regularizados, pasando a formar parte de la plantilla, con todos sus derechos laborales ajustados a convenio. Por su parte, la Seguridad Social ha impuesto multas de más de 200 millones a todas aquellas empresas que pervertían la función social, económica y laboral de las cooperativas.

Después de este éxito conseguido por el trabajo sindical de CCOO y la firme intervención de la Inspección de Trabajo, es hora de realizar cambios legislativos de calado en la Ley de Cooperativas y en la reforma laboral en materia de contratación. Debemos conseguir una mejor regulación de las subcontrataciones de la actividad principal en muchas de las empresas del sector cárnico, de educación, transportes o construcción, donde los entornos laborales son difusos, los empleos atípicos y donde el empresariado 'desordena' los derechos de las personas, dejando de lado su dignidad, en un estilo más propio del siglo XIX que de nuestro siglo XXI.

El sector de las cooperativas cárnicas ha sido el adalid de la lucha por la regularización de los falsos autónomos. La participación activa de CCOO con nuestras denuncias, presión y capacidad de negociación ha abierto camino en la Administración para eliminar las prácticas no laborales que esquivan la ley, sustituyendo puestos de trabajo por cuenta ajena por falsos autónomos. Muy satisfechos con el trabajo conseguido. Aún queda camino por recorrer. La lucha continúa.

*Lola Santillana. Secretaria confederal de Empleo y Cualificación Profesional de CCOO.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios