Es noticia
Menú
El sector de aguas minerales, comprometido con la recuperación
  1. Economía
  2. Tribuna
Tribuna EC14

Tribuna

Por

El sector de aguas minerales, comprometido con la recuperación

El compromiso con el medioambiente sigue manteniéndose como un pilar fundamental en los planes de recuperación tras el covid-19

Foto:

El pasado 23 de abril de 2020, los presidentes de los Estados miembro de la Unión Europea se propusieron crear un fondo de recuperación destinado a mitigar los efectos de la crisis provocada por el covid-19. Los mandatarios aprobaron que sea la Comisión Europea la encargada de realizar una propuesta de un plan de recuperación que permita recorrer el camino hacia la salida de la crisis con solvencia y siente las bases para una Europa moderna y más sostenible.

El presupuesto acordado fue de 750.000 millones de euros, al que se sumaría un presupuesto de largo plazo (2021-2027) de 1,0743 billones de euros, para apoyar la inversión en las transiciones digital y ecológica. Por tanto, el paquete de medidas de recuperación global de la UE asciende a 1,8 billones de euros.

El acuerdo obliga a los distintos países a presentar entre enero y finales de abril de 2021 un Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, en el que se incluyan los pasos que se adoptarán para modernizar y transformar la economía. Todo ello, para avanzar hacia un crecimiento sostenible y sólido, atendiendo al marco de referencia fijado por la UE e inspirado en la Agenda del Cambio, la Agenda 2030 y los objetivos de desarrollo sostenible.

El plan de recuperación debe incluir medidas que fomenten la competitividad, promuevan la unidad de mercado y no penalicen ningún sector

El sector de las aguas minerales está completamente alineado con este planteamiento, preparado para avanzar hacia un futuro más sostenible y solidario, intentando dar respuesta a los grandes desafíos a que nos enfrentamos. Dada la propia naturaleza del producto que envasamos, la protección del medioambiente forma parte de la esencia de la industria de aguas minerales. No es algo que se haya incorporado en los últimos años a nuestra hoja de ruta, sino que siempre ha sido un factor que caracteriza a nuestro sector. La protección de la naturaleza ha sido una premisa fundamental para el nacimiento de esta industria y su posterior desarrollo. Sin duda, es parte de su ADN. Igualmente, estamos muy comprometidos con el reto demográfico, procurando una mayor cohesión territorial al contribuir a la vertebración del territorio y evitando la despoblación, especialmente de las zonas rurales, donde se encuentran los manantiales de aguas minerales.

Más allá de lo anterior, el sector de aguas minerales, además, adoptó en 2018 un compromiso voluntario ambiental, con ambiciosos retos en los vectores ambientales de mayor impacto a alcanzar en el horizonte 2030 y con referencias temporales intermedias en 2020 y 2025. Esta autorregulación contribuye, de forma decisiva, a una transición ecológica justa, a procesos de producción circular, e indudablemente a la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible. Y lo hace en toda su cadena de valor: protegiendo los acuíferos y la biodiversidad de su entorno; introduciendo de forma constante iniciativas de mejora de los procesos para un uso eficiente de los recursos, así como para, a través de la investigación en eco-diseño, disponer de los mejores envases, impulsando su circularidad y manteniendo invariable nuestro compromiso por la calidad del producto.

El plan de recuperación incluye medidas para una transición ecológica justa, en la línea del trabajo de nuestras empresas, pero consideramos que también deben incluirse medidas que fomenten la competitividad, que promuevan la unidad de mercado y que no penalicen ningún sector de actividad. Un plan que no debería incluir medidas impositivas que retraigan el consumo y que, en cambio, potencie la digitalización y la sostenibilidad ambiental y aborde el reto demográfico.

Es momento de buscar sinergias y aunar esfuerzos para que estos fondos sean una verdadera palanca para la recuperación de nuestro país

El sector de las aguas minerales está trabajando en esa dirección, invirtiendo e innovando para cumplir con sus compromisos en materia de economía circular, investigando para lograr una mayor eficiencia con proyectos que redunden en un mayor aprovechamiento de los recursos, así como de los materiales de envasado como el plástico PET. Todo ello, para poder hacer más con menos, para lograr que nuestros envases se conviertan en recursos y poder alcanzar una circularidad completa, utilizando el plástico PET reciclado para la fabricación de nuevas botellas. De ahí que sea tan importante incentivar este tipo de proyectos e investigaciones tan necesarios para la sostenibilidad y la transición ecológica.

Las asociaciones sectoriales, como Aneabe, ayudan a aglutinar los criterios de asignación y definir las necesidades de los sectores de actividad. En estos momentos, no hay un protocolo que concrete las ayudas a que pueden optar las diferentes empresas, por lo que nuevamente podemos ser un pilar importante para anticipar y asesorar a las empresas en el desarrollo de proyectos que les permitan el acceso a estos fondos y que estas ayudas puedan materializarse de manera óptima.

Por ello, consideramos que, ahora más que nunca, la colaboración público-privada es determinante. Es momento de buscar sinergias y aunar esfuerzos conjuntamente para que estos fondos de recuperación sean una verdadera palanca para la recuperación de nuestro país. Nuestro sector está más que preparado para, dentro del alcance que le corresponde, impulsar el desarrollo de este plan de recuperación. Nuestro compromiso, como hemos visto, es innegable. España y Europa tienen por delante un reto mayúsculo y es necesario más que nunca poner a disposición de las diferentes administraciones soluciones reales.

*Irene Zafra es secretaria general de la Asociación de Aguas Minerales de España (Aneabe).

El pasado 23 de abril de 2020, los presidentes de los Estados miembro de la Unión Europea se propusieron crear un fondo de recuperación destinado a mitigar los efectos de la crisis provocada por el covid-19. Los mandatarios aprobaron que sea la Comisión Europea la encargada de realizar una propuesta de un plan de recuperación que permita recorrer el camino hacia la salida de la crisis con solvencia y siente las bases para una Europa moderna y más sostenible.

Economía circular Desarrollo sostenible