Había una vez un circo… para jóvenes de 40 años

La idiocia que nos adjudican a los votantes los candidatos a presidir la comunidad más poblada de España es, más que preocupante, irritante

Foto: Los cuatro candidatos participan en el primer debate electoral andaluz. (EFE)
Los cuatro candidatos participan en el primer debate electoral andaluz. (EFE)

Decía ayer Ignacio Varela en Onda Cero que esta es una generación de políticos de transición que dejarán hueco a otra hornada. Que el Altísimo te oiga, Varela. Y en esta semana de esputos parlamentarios, lamentaba que las palabras en el hemiciclo sean ahora pedradas. Yo puedo prometer y prometo, a estas alturas de la campaña andaluza, que prefiero una buena piedra a que me traten como si tuviera tres años.

La idiocia que nos adjudican a los votantes los candidatos a presidir la comunidad más poblada de España es, más que preocupante, irritante. Porque una cosa es que los políticos recurran al lenguaje divulgativo y otra cosa es el infantilismo, el punto gañán, la cursilería de la que hacen gala. Veamos con qué nos han deleitado los cuatro jinetes del Apocalipsis electoral.

Susana Díaz se ha creído que sus votantes son niños de primaria y les trata como tal. También les habla como tal. Refiriéndose a Juan Marín, su hasta ahora pareja de 'Matrimoniadas': "Me caso contigo pero no te quiero, me caso contigo pero no te aguanto". Qué risa. "Acaba pintando lo que Jacinto en la boda, que era el novio y no le invitaron", añadió Ángeles Férriz, candidata por Jaén. Con este nivel, queridas, estáis haciendo llorar al niño Jesús, que no tiene edad precisamente de primaria.

Jóvenes de 40 años, pero qué invento es este. Miliki ya les dedicó un disco, no sigan por ese camino que ya está trillado

La presidenta en funciones, entre mitin y mitin, ha prometido ventajas fiscales para "la juventud agricultora menor de 40 años", según los teletipos. Jóvenes de 40 años, pero qué invento es este. Miliki ya les dedicó un disco, no sigan por ese camino que ya está trillado.

Pero estábamos hablando de Juanma. Se fue el sábado a Granada después de responder a Teresa Rodríguez en un duelo dialéctico en el que han mezclado 'Juego de Tronos' y 'Star Wars'. No, no es broma. Juanma estaba contento porque abarrotó una plaza y abriendo mucho los brazos le dijo a su público algo totalmente inesperado y original: "¡Ole mi Granada!". Después de este amago de David Bisbal, se refirió también a Juan Marín: "De perro de compañía de Susana Díaz a perro de presa". Caramba, ha debido leer a Heródoto para llegar a semejante conclusión.

Y Teresa Rodríguez habló del circo. Tampoco es broma. Está en contra de que los circos lleven animales, cosa con la que yo también estoy de acuerdo, pero no tengo claro si es uno de los problemas más acuciantes de Andalucía. Llámame loca, Teresa. Esta vez Pablo Iglesias le hizo compañía con un discurso en el que volvió a rapear y a llevar una camisa sin planchar. Esta vez verde, claro, no vaya a ser que no nos sepamos el Pantone electoral. Eso sí, en este duelo de melenas de la izquierda más izquierda, Iglesias dijo al menos una verdad: que ya está bien de hablar de Cataluña, que estamos en Andalucía.

Vox empezó siendo solo un mal sueño y está comiéndole la tostada a PP y Ciudadanos con un discurso antiinmigración y 'anti' casi todo

Otro dardo para Ciudadanos, que sigue empeñado en contarnos que va a meter a Torra en la cárcel y que el golpismo es una cosa malísima. Marín jugó el sábado un partido de baloncesto con Javier Imbroda y se vistió de Decathlon sensato. "Métele un triple al PSOE y al independentismo". Aquí te lanzo un eslogan, Albert, que aún queda una semana de campaña.

Y mientras los políticos nos tratan como niños, hay un partido que trata a sus votantes como hombres. Como hombres de pelo en pecho, además, de los que se visten por los pies y llaman parienta a la propia. Por eso son mayoritariamente ellos los que, según las encuestas, van a votar al partido de Santiago Abascal, que empezó siendo solo un mal sueño y está comiéndole la tostada a PP y Ciudadanos con un discurso antiinmigración y 'anti' casi todo. La testosterona de Vox funciona mejor que las chuches. Que alguien me dé una pedrada, por favor, que quiero olvidar este circo.

Diario de campaña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios