La madre que nos parió

Las dos candidatas recurren a la maternidad como si fuera un superpoder que las convierte en mejores gestoras, en mejores personas. La una con el crío en la barriga, la otra con él en brazos

Foto: La candidata de Adelante Andalucía a la presidencia de la Junta, Teresa Rodríguez. (Fernando Ruso)
La candidata de Adelante Andalucía a la presidencia de la Junta, Teresa Rodríguez. (Fernando Ruso)

Sostiene Teresa Rodríguez que su madre y Rocío Jurado son las andaluzas que más le han influido en su vida. Muchas opinamos lo mismo. También cree que las madres son las que lo han sacrificado todo “pa’ sacar a sus hijos adelante”. Susana Díaz ha publicado en Instagram una foto con su hijo, ataviado con el biberón y la 'tablet', y dice que echa mucho de menos “este momento especial en la parada de la caravana”. La presidenta también opina, apretando el puño con la fuerza de los mares y el ímpetu del viento, que mientras haya una familia que sufra la lacra del paro ella no se dará jamás por satisfecha.

A quién demonios le importan los debates, los mítines, los gestos y los insultos, o acaso el nivel pueril de los discursos, si resulta “de que”, que diría Juan Marín, Andalucía es cosa de mujeres que “han parío”.

Las dos candidatas recurren a la maternidad como si fuera un superpoder que las convierte en mejores gestoras, en mejores personas. La una con el crío en la barriga, la otra con él en brazos. Repitan conmigo como si fueran Isabel Pantoja, otra andaluza influyente: SON-MA-DRES.

Teresa y Susana son madres andaluzas y de izquierdas, Juanas de Arco con bata de cola que trabajan y tararean copla. Madres desgarradas que tiran de los suyos, que no paran de sufrir por las injusticias de cada una de las ocho provincias por las que se pasean, que no pueden dormir pensando en las desigualdades.

Son madres andaluzas y de izquierdas, Juanas de Arco con bata de cola que trabajan y tararean copla. Madres desgarradas que tiran de los suyos

Ellas son mujeres que saben lo que es la toxoplasmosis y la hinchazón de tobillos, no como los dos contrincantes varones, que se dedican a enseñarse papelitos acusándose de torpeza política, que juegan al baloncesto, que preguntan a las vacas a quién van a votar. Qué sabrán ellos, si son hombres. Nosotras somos supermujeres, superpolíticas por la gracia del canal de parto. Qué pereza. Qué cansancio.

La maternidad es una circunstancia, una decisión, un estado civil. Yo pertenezco a esa categoría de madre gallinácea, un poco folclórica, de las que amenazan con coger la puerta y largarse cuando sus hijos no obedecen. Pero no es un hecho excepcional ni milagroso, no es algo de lo que hacer militancia, porque entonces haces de menos a las que no tienen hijos. Tampoco es algo que recoge un apartado de programa electoral, no es una forma de gobernar ni algo que regular por decreto ley; ni siquiera una partida presupuestaria por la que partirse el pecho al hablar de financiación autonómica.

La maternidad es una circunstancia, una decisión. Pero no es algo de lo que hacer militancia, porque entonces haces de menos a las que no tienen hijos

Ese un discurso caduco, antiguo, señoras que supuestamente quieren modernizar Andalucía. Dejen de una vez el quejío, lo lorquiano, que aburre. Que de ahí a hablar de liderazgo femenino hay un paso. Ya saben, ese lleno de “sensibilidad y empatía para trabajar en equipo”.

Hace cosa de 12 años le dije a mi suegro que estaba embarazada. Me dio un beso, me felicitó y me dijo: “No vayas a ser de esas que se creen especiales. Esto pasa todos los días en cualquier parte del mundo”. Para influyente él, aunque no sea andaluz.

Diario de campaña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios