¿Vuelve el diálogo social?

No fue el presidente del Gobierno sino el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien mencionó en el reciente debate sobre el estado de la nación

Foto: Rajoy se reúne con los interlocutores sociales. (EFE)
Rajoy se reúne con los interlocutores sociales. (EFE)

No fue el presidente del Gobierno sino el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien mencionó en el reciente debate sobre el estado de la nación la conveniencia de volver a la concertación social, una herramienta olvidada desde la barrida electoral del PP en noviembre de 2011. Mariano Rajoy ni siquiera se tomó la molestia de responder cuando aquel apostó claramente por un pacto de rentas (“que modere salarios, pero también beneficios”, dijo), como un resorte más de la común ofensiva contra los efectos de la crisis económica.

Sin embargo, Rajoy nos sorprendió ayer con una foto en la que aparece con su ministra de Trabajo, Fátima Bánez, junto a los representantes de la patronal, Juan Rosell y Jesús Terciado (CEOE y Cepyme) y los sindicalistas de guardia, Fernández Toxo y Cándido Méndez (CCOO y UGT). Según el convenido mensaje a los medios, se trata de  “impulsar” el diálogo social para “reactivar” el crecimiento, la creación de empleo y la cohesión social. Amén. La intención no puede ser mejor. De momento, meramente declarativa y un tanto dañada por los antecedentes y el contexto. La resignación de los sindicatos ante la reforma laboral del Gobierno del PP (febrero 2012), sufrida por los trabajadores y celebrada por los empresarios, no permite acreditar ni de lejos la fe de Moncloa en el “renovado protagonismo del diálogo social”. Por tanto, se impone el escepticismo ante los contenidos de esta inesperada reunión de ayer por la mañana.

Muy necesitados de visibilidad y cariño deben andar los líderes de las dos grandes centrales sindicales para prestarse a esta escenificación en vísperas de un proceso electoral en el que tanto se juega RajoyMuy necesitados de visibilidad y cariño deben andar los líderes de las dos grandes centrales sindicales para prestarse a esta escenificación en vísperas de un proceso electoral en el que tanto se juega el presidente. Sobre todo a la vista del comunicado conjunto al que las tres partes se remitían ayer tarde para satisfacer la curiosidad de los informadores, después de haber conocido, a balón pasado, claro, la cita “secreta” que había convocado en Moncloa a los actores clásicos de un pacto social.

¿Habrá descubierto Rajoy en la concertación social “otra forma de hacer las cosas”, como le dijo Rubalcaba en el Congreso hace menos de un mes? Sería maravilloso. Y además nos dejaría en ridículo a quienes creímos que había hecho oídos sordos a tan saludable recomendación. Ojalá, aunque de momento el comunicado del encuentro solo nos habla de un “ambicioso calendario de reuniones” (a dos o tres bandas, depende del tema), más allá de compartir la apuesta por un sistema fiscal “más justo y equitativo”, constatar que persiste un  “elevado nivel de desempleo”, hacer propósito de “negociar la reforma del sistema de formación para el empleo”, contribuir a que la recuperación se traduzca lo antes posible en “empleo estable y de calidad”, favorecer los mecanismo de flexibilidad “como alternativa a la destrucción de empleo”, y así sucesivamente.

Así que, a expensas de mejores datos sobre los que apoyarse para saber si realmente estamos ante la reactivación del diálogo entre los agentes sociales, lo único que nos deja la reunión de ayer por la mañana en Moncloa es la foto, mucha palabrería y buenas intenciones en cantidad suficiente para empedrar el camino hacia las elecciones europeas.

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios