No hay tutela ni hay tu tía
  1. España
  2. Al Grano
Antonio Casado

Al Grano

Por

No hay tutela ni hay tu tía

La Comisión Ejecutiva del PSOE convocará este lunes el congreso extraordinario que se celebrará el 19-20 de julio con el único fin de elegir a una

La Comisión Ejecutiva del PSOE convocará este lunes el congreso extraordinario que se celebrará el 19-20 de julio con el único fin de elegir a una nueva dirección. Asimismo, aprobará el método "gallego" de votación previa de la militancia para elegir a un nuevo secretario general. El resultado no será vinculante de derecho (no se contempla en los estatutos), pero será aceptado de hecho por los delegados asistentes al congreso.

Aquí no hay tutela ni hay tu tía, como diría Fraga. Dedicado a quienes atribuyen al aún secretario general, Pérez Rubalcaba, calculados movimientos a favor de tal o cual candidatura. La pelota queda desde este lunes en el tejado de los militantes, que es un colectivo lo bastante invertebrado –también ellos recelan de los “aparatos” regionales– como para hacer del quinielismo sucesorio un ejercicio absolutamente inútil. Al menos hasta el momento de conocer a los aspirantes dentro de veinte días.

Sólo se ha destapado uno: Pérez Tapias, exdiputado inscrito en la corriente interna Izquierda Socialista. Y se ha vuelto a tapar otro: la exministra Carmen Chacón, muy escasa de apoyos en la estructura organizativa del partido. Así que decide renunciar al liderazgo orgánico y reservarse para la Moncloa en las primarias internas de noviembre, donde, además de los militantes, también votan los ciudadanos. A través de su propia página de internet, ayer dirigió una carta a los militantes y simpatizantes socialistas en la que arremete contra Rubalcaba y anuncia que se presentará a las primarias abiertas con ánimo de trabajar “por la rectificación de las políticas seguidas en estos últimos años”.

Que el quinielismo sea inútil en estas circunstancias no significa que no se practique. Sobre todo respecto a Susana Díaz, que quiere mandar sin competir, y a Carmen Chacón, que quiere competir según sus reglas. En la batalla por el liderazgo, esta se apuntará a la causa de aquella, si la andaluza decidiera presentar su candidatura, y no a la de Eduardo Madina, al que Chacón desdeña por creerle apadrinado por Rubalcaba.

Las conjeturas se disparan sobre el pensamiento y las intenciones de la presidenta andaluza. Querría ser secretaria general del PSOE por aclamación de las distintas federaciones, pero no es tan fácil que lo pueda ser por aclamación de la militancia. Y jugársela en una consulta directa a las bases no entra en sus planes. Amén de su mayor problema, el de la incompatibilidad. Una pista: “Mi prioridad es Andalucía”, ha declarado. La presidenta de la Junta y máxima dirigente del socialismo andaluz por incomparecencia de competidores nos está diciendo que, en caso de reinar en Ferraz, no dedicaría sus principales desvelos a trabajar por un partido centenario al borde de la bancarrota.

“Arregladita está España si vuelve al gobierno Azaña”, cantaba la España conservadora en vísperas de las elecciones de febrero de 1936. Pues eso, arregladito está el PSOE si la gran esperanza blanca de su recuperación política, ideológica y electoral pasa por una mujer forjada no en las urnas, sino en el aparato del socialismo andaluz. Mal presagio es la casi unanimidad de los barones regionales que la señalan como solución a los problemas de un partido desahuciado por su falta de credibilidad. Si votantes descreídos y militantes desalentados han de buscar la fuente de la credibilidad en esta manufactura personal del expresidente andaluz José Antonio Griñán, sería como salir de Málaga y entrar en Malagón. Espero que no ocurra.

Susana Díaz Eduardo Madina Carme Chacón