Señor Aznar: ¿nada que decir sobre el informe Chilcot?

De Aznar nadie tiene noticia de algo parecido al arrepentimiento o la contrición por haber apoyado aquella guerra absurda a espaldas de la ONU y en contra del sentir generalizado de los españoles

Foto: Tony Blair, George Bush y José María Aznar, durante la reunión en las Azores en marzo de 2003. (Reuters)
Tony Blair, George Bush y José María Aznar, durante la reunión en las Azores en marzo de 2003. (Reuters)

Sorprende la nula reacción española al llamado informe Chilcot sobre la participación británica en la guerra de Irak. Han pasado 13 años y nada parecido hemos hecho en nuestro país, fuera del consabido intercambio de pedradas en el campo político. Y nada se ha escrito con membrete del Estado sobre esta página negra de nuestra reciente historia.

Sin embargo, nos alcanza el rastreo de John Chilcot cuando señala que “el Reino Unido no agotó todas las opciones pacíficas” antes de apoyar la invasión liderada por EEUU. O que la formación de criterio sobre la existencia de armas de destrucción masiva en el Irak de Sadam Husein se presentó a la opinión publica “con una certeza que no estaba justificada”.

Aznar habló pero no escuchó, ni debatió, ni se puso en el lugar de los otros. Si lo hubiera hecho, habría tenido que apearse de una argumentación para gilitontos

Al hacerse público el informe, el entonces primer ministro, Tony Blair (1997-2007), principal responsable de la participación de su país en la invasión apadrinada por George Bush, ha vuelto a pedir disculpas por los errores cometidos, como ya hiciera en octubre pasado. De nuevo apela a la “buena fe” de una decisión tomada pensando que era lo mejor para su país. Y reconoce que, según se hicieron las cosas, la guerra de Irak (el recuento ya sobrepasa la cifra de los 250.000 muertos) ha influido en la irrupción y el avance del Daesh (Estado Islámico).

Del entonces presidente español, José Maria Aznar (1996-2004), todo el mundo conoce sus esporádicas apariciones públicas para afear la conducta del sucesor propio, Mariano Rajoy, pero nadie tiene noticia de algo parecido al arrepentimiento o la contrición por haber apoyado aquella guerra absurda a espaldas de la ONU y en contra del sentir generalizado de los españoles.

Es inevitable rememorar las manifestaciones del 15 de febrero de 2003 ('No a la guerra'). Un mes antes del inicio de la invasión, la España real pasó como una apisonadora por encima de aquella España oficial retenida en una mayoría absoluta del PP. No sirvió de nada. Pocos días después, en sesión informativa del Congreso, Aznar habló pero no escuchó, ni debatió, ni se puso en el lugar de los otros. Si lo hubiera hecho, siquiera por sumar votos a la causa electoral del PP, habría tenido que apearse de una argumentación pensada para gilitontos (aquel “créanme” respecto a las armas de destrucción masiva de Sadam Husein que nunca aparecieron, ¿recuerdan?). No lo hizo. Al contrario, se encastilló en un enfoque inconsistente “Es más importante la responsabilidad que los votos”, dijo.

Aznar no pidió disculpas. Nos queda la memoria de su apelación moral: “Espero que los ciudadanos me crean y comprendan”. O sea, que lo hizo por nuestro bien

Ya sabemos que los votos se le fueron por el sumidero a Rajoy en marzo de 2004. Pero del ejercicio de la responsabilidad nunca más se supo. Aznar jamás pidió disculpas, como ha hecho Blair, su colega en el contubernio de las Azores. Nos queda la memoria de su apelación moral: “Espero que los ciudadanos me crean y me comprendan”. O sea, que lo hizo por nuestro bien, aunque lo ocurrido no tuvo nada que ver con eso.

España fue cómplice innecesario de una violación de la legalidad internacional (no decisiva, para colmo, porque ni siquiera se nos obligaba a aportar fuerzas de ataque), por apuesta personal de Aznar en una guerra repudiada por los españoles, incluidos los votantes del PP, como se confirmó sobradamente. Ahora, 13 años después, al hilo del mencionado informe británico sobre la guerra de Irak, Aznar no tiene nada que decir. Ni tampoco parece que haya demasiado interés en preguntarle, tan ocupados como estamos en hacer caldo de cerebro sobre el futuro Gobierno de la nación.

Al Grano
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios