Iglesias: El rey desnudo vuelve al tajo

Pablo Bustinduy era el último disidente en el reino de Pablo Manuel, que ha de heredar Irene, como Evita heredó el de Juan Domingo, o Cristina el de Néstor

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

Pablo Bustunduy renuncia a encabezar la candidatura al Parlamento Europeo y pasa a engrosar el creciente número de militantes no simpatizantes de Unidas Podemos. Es, o era, el último disidente en el reino de Pablo Manuel, que ha de heredar Irene, como Evita heredó el de Juan Domingo, o Cristina el de Néstor. Y ya no queda nadie para decir, como en el cuento, que el rey está desnudo.

Fue una batalla perdida del errejonismo y sus seguidores, Bustinduy entre ellos, hartos de reclamar la forja de un instrumento político para resolver los problemas de la gente y no para cuestionar las instituciones de la transición. Estaban más consolidadas de lo presentido por los padres fundadores de Vistalegre. Y la aversión permanente al "régimen" del 78, la Monarquía y la "dictadura del Ibex" ahuyentó a miles de españoles indignados por la corrupción, la injusticia y el desigual reparto de cargas tras la crisis económica de 2014. Reclamaban cambios, no aventuras revolucionarias.

Lo demás lo fue generando el caudillismo de Iglesias, los métodos organizativos de estirpe leninista y una larga sucesión de graves errores estratégicos y tácticos. Algunos tan mostrencos como endosar a la militancia la hipoteca moral por el polémico chalet de Galapagar.

Fue batalla perdida del errejonismo reclamar un instrumento político para resolver problemas de la gente y no para cuestionar las instituciones

A los más pablistas que Pablo, en competencia con el propio Pablo, es endosable la más reciente de las torpezas. Fue en la política de comunicación donde volvió a echarse en falta la voz capaz de gritar que el rey está desnudo. Nadie lo hizo antes de difundir el cartel machista-leninista que, coincidiendo con el día universal de la mujer, anunciaba su retorno después de un trimestre dedicado a la paternidad responsable.

Quienes no forman parte de su primer círculo de proximidad se echan las manos a la cabeza. Y se preguntan puertas adentro cómo es posible que, aunque el encargo pasara por pocas manos, también por las del jefe, nadie denunciara la carga tóxica del mural.

El crujir de dientes por aquel 'Vuelve', a imagen y semejanza de la imponente figura de Morelos en la isla de Janitzio (Michoacán), vino después, cuando Podemos ya se había dado los dos tiros. Uno en cada pie. El machista en el derecho (vuelve el hombre) y el leninista en el izquierdo (puño en alto ante las masas que le aclaman en la Puerta del Sol, como a punto de pedir "todo el poder para los soviets").

La reaparición de Iglesias corre el riesgo de diluirse en la pérdida de prestigio social, influencia política y favor popular de un partido en descomposición

El cartel fue retirado de las redes sociales del partido e Iglesias se desmarcó pidiendo perdón ("No me siento identificado"). Reconocer los errores es la forma de empezar a hacer las cosas bien, vino a decir, más o menos. Pero siguió figurando como llamamiento al acto "abierto a la militancia" que se espera "multitudinario" y "emotivo".

La cita es esta tarde en la plaza del Museo Reina Sofía. Iglesias dice que vuelve "cargado de energía", pero su vuelta al tajo corre el riesgo de diluirse en la perdida de prestigio social, influencia política y favor popular de un partido en descomposición que tiende a bajar en todas las encuestas.

Al Grano

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios