Carta a Quim Torra (me guardo lo de 'molt honorable')

Si no puede condenar lo que no existe, 'president', denuncie usted la capacidad fabuladora de la Guardia Civil, el juez García-Castellón y los propios detenidos

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)

No es verdad, ‘president’, que el Estado tenga necesidad de un independentismo violento en la forja de un relato contra las absurdas, antidemocráticas y sectarias pretensiones del secesionismo.

Es al revés.

No es el Estado de derecho el que “necesita construir un relato falso a cualquier precio”, como dijo usted ayer. Es el secesionismo el que necesita ser criminalizado, precisamente para usarlo como coartada de sus absurdas, antidemocráticas y sectarias pretensiones.

Pero es que nadie criminaliza al independentismo. Se criminaliza solo, al reconocerse en presuntos criminales encarcelados como presuntos terroristas. No se criminaliza el independentismo, sino a presuntos criminales alistados en una conspiración de la pólvora y dispuestos a conseguir la independencia de Cataluña por las buenas o por las malas, según confesión propia.

Nadie criminaliza el independentismo, 'president'. Se criminaliza solo al reconocerse en presuntos criminales encarcelados como presuntos terroristas

Y a ustedes, los guionistas del fracasado intento de reventar el orden constitucional, les faltó tiempo, no para condenar cualquier brote de violencia en nombre de su genético pacifismo, sino para solidarizarse con los detenidos.

Criminalizar al independentismo sería encarcelar sin pruebas a siete pacíficos ciudadanos solo por militar en la causa de la desconexión catalana. Sería antidemocrático e ilegal. Un atropello denunciable, una violación de los derechos humanos, un ataque directo al pluralismo y a la libertad de expresión.

No es el caso y usted lo sabe. Se pongan como se pongan en el Parlament, o en la calle, ahora que toca celebrar el segundo aniversario del referéndum que envenenó la convivencia entre catalanes.

Los elementos de incriminación respecto a unas conductas descritas como terrorismo en el Código Penal son abrumadores.

¿Sostiene que no existe el material intervenido? ¿Que no existen las declaraciones de algunos de los presos reconociendo que pensaban utilizarlos?

Sin embargo, señor Torra, usted dijo ayer que no se puede condenar lo que no existe. ¿Sostiene que no existe el material intervenido al grupo de los siete detenidos? ¿Que no existen las declaraciones de algunos de ellos reconociendo que pensaban utilizarlos para colapsar comunicaciones, colocar explosivos en las autopistas y volar torres de telefonía?

Si todo eso no existe, será producto de la imaginación de la Guardia Civil, el fiscal, el juez García-Castellón, la malvada prensa de Madrid y los propios detenidos, en singular torneo sobre sus respectivas capacidades de fabulación. Deberían denunciarlo, 'president'.

Sin embargo, que yo sepa, ni usted, señor Torra, ni ningún otro dirigente de su cuerda han acusado a la Guardia Civil o al juez de haberse inventado unos hechos profusamente difundidos en los medios de comunicación.

¿Por qué no lo hacen?

No lo hacen porque la prevaricación, la injuria y la calumnia también están en el Código Penal, y también pueden llevarles al banquillo, a la cárcel o al autodestierro, mientras se van frustrando, uno a uno, todos los objetivos planeados en la hoja de ruta hacia la Cataluña una, grande y libre soñada por Mas y Puigdemont, que ya son juguetes rotos.

Y ahora por usted, señor Torra, que está a punto de serlo cuando el momento desesperación, incluidas las razones familiares que le están quitando el sueño, deje paso al momento “discreto encanto del fracaso”, del que hablaba Benedetti sobre el malogrado mayo francés del 68.

Al Grano
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios