Es noticia
Menú
Sé de un lugar
  1. España
  2. Andalucía
María José Caldero

Los lirios de Astarté

Por

Sé de un lugar

Hoy me dejo llevar por el compás y el duende de ese grupo que es patrimonio artístico de los pentagramas andaluces. De patios quiero escribirles hoy, llevados por la magia de la voz de Jesús de la Rosa

Foto: "El patio de la Alberca", de Fortuny. (EFE/Pepe Torres)
"El patio de la Alberca", de Fortuny. (EFE/Pepe Torres)

Sé de un lugar donde brotan las flores para ti, donde el río y el monte se aman, donde el niño que nace es feliz.

Hoy me dejo llevar por el compás y el duende de ese grupo que es patrimonio artístico de los pentagramas andaluces. Triana. Ay, de haber nacido más allá de Despeñaperros

Su primer álbum de estudio, al que el público bautizó como ‘El patio’, está entre los mejores del rock español.

Y de patios quiero escribirles hoy, llevados por la magia de la voz de Jesús de la Rosa.

Foto: Día de los monumentos y sitios con visitas guiadas por las redes sociales debido al coronavirus

Una rosa lleva en el escote María Romero, María la Guapa, en su retrato colgado de las paredes del Museo de Bellas Artes de Sevilla. María, costurera sevillana, seda negra en el pelo y ojos insondables, de blanco radiante y una rosa carmesí en el pecho como una herida. Así la retrató Diego López en 1918. María en un patio andaluz con arcos de medio punto y estilizadas columnas, macetas y cuadros en la galería porticada. María en un patio alrededor de los patios del museo, como el Claustro mayor de la Merced que Gonzalo Bilbao llevaría a un lienzo donde el sol aviva los rosas, rojos, blancos y verdes del jardín.

placeholder El patio del palacio de Jabalquinto. (Wikimedia/José Luis Filpo Cabana)
El patio del palacio de Jabalquinto. (Wikimedia/José Luis Filpo Cabana)

Los patios de la Alhambra embrujaron a Mariano Fortuny. ‘El patio de la alberca’ aparecía en una fotografía del atelier de Fortuny en 1873. Durante 150 años nada se supo de aquel cuadro que destacaba en la vieja fotografía hasta que Francesc Quílez (Museo Nacional de Arte de Cataluña) encontró su pista en una colección particular y pudo contemplarse en la reciente exposición ‘Sobre la Alhambra en el arte moderno’.

Renacentista es el patio del palacio de Jabalquinto, santo y seña de la arquitectura civil de Baeza, declarada Patrimonio de la Humanidad en 2003. Patio de doble arcada con columnas de mármol cuya ornamentación anuncia ya un manierismo que sirve de puente a un nuevo tiempo artístico, el barroco. Una fuente en el centro y un naranjo en cada esquina apuntan a la perfección de un patio donde rendirse a las noches de este recién estrenado verano.

placeholder Retrato de María la Guapa, en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. (Museo de Bellas Artes de Sevilla)
Retrato de María la Guapa, en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. (Museo de Bellas Artes de Sevilla)

Si de patios nos vamos hoy sábado, de patios está llena Córdoba. De los patios de las casas de la Córdoba romana y de la Córdoba califal tienen herencia los patios que en mayo abren al mundo el tesoro que guardan el resto del año. Tesoros como los doce patios del Palacio de Viana que tiene sus orígenes allá por 1425. ¿Les parece si nos perdemos por el patio de vecinos de origen medieval? Desde allí podremos pasear por cinco siglos de historia en un jardín-huerto musulmán y bajo los arcos de los patios renacentistas, barrocos o románticos. En el Palacio de Viana, en el Patio de la Madama, del siglo XVIII, nos espera una náyade en su fuente central, una ninfa de agua dulce.

placeholder Real Fábrica de Tabacos de Sevilla. (Wikimedia)
Real Fábrica de Tabacos de Sevilla. (Wikimedia)

No era dulce el agua que debía correr por el foso de la antigua Fábrica de Tabacos de Sevilla. En dimensiones solo lo supera El Escorial, de hecho, el viajero y dibujante Richard Ford lo calificó como el “Escorial tabaquero”. Los patios cigarreros, de reminiscencias herrerianas, cruzaba de estudiante camino de mis clases de Arte. Patios que, por finales del XIX, también cruzaban aquellas mujeres, empoderadas dirían las posmodernas, que liaban puros habanos y eran carne de ópera y leyendas. Cigarreras por la calle San Fernando, cigarreras de rompe y rasga, cigarreras de mantones y moños, cigarreras bajos las naves que serían pasillos universitarios, cigarreras en el lienzo monumental de aquel Gonzalo de Bilbao que pintaba el claustro de la Merced.

placeholder Los 12 patios del palacio de Viana. (iStock)
Los 12 patios del palacio de Viana. (iStock)

De patio a patio, de la fábrica al archivo, llegamos al damero del suelo del patio central del Archivo de Indias. Un edificio diseñado por Juan de Herrera, arquitecto del Escorial, otra vez aquí, en el que intervinieron prestigiosos arquitectos como Juan de Minjares, Alonso de Vandelvira y Miguel de Zumárraga. Sobriedad herreriana para un lugar que es Patrimonio de la Humanidad por custodiar verdaderas joyas documentales como las capitulaciones de Santa Fe, firmadas el 17 de abril de 1492 en la localidad granadina. En Granada, aún faltaban cinco siglos para que Joaquín Sorolla llegara a la Alhambra, como llegó Fortuny, a pintar la luz bañando el pórtico nazarí del Patio de los Arrayanes. Un Sorolla que ya les he contado alguna vez que tardó en pillarle el punto a esta Andalucía que solo parece y que a veces no es. Un Sorolla que se hizo un patio andaluz en su casa de Madrid. Un patio como en el que posa María la Guapa, la costurera de dieciséis años de la que Sorolla también se prendó y a cuyo padre tuvo que pedirle permiso para retratar.

placeholder 'Patio de los Arrayanes' de Sorolla.
'Patio de los Arrayanes' de Sorolla.

Agua, luz y sombra, flores y helechos. Romanos, árabes, renacentistas, barrocos, románticos, impresionistas. La vida en un patio andaluz.

Una puerta al paraíso donde escapar del juicio sumarísimo del sol.

Abre la puerta, niña, que yo sé de un lugar.

Sé de un lugar donde brotan las flores para ti, donde el río y el monte se aman, donde el niño que nace es feliz.

Joaquín Sorolla Museo Córdoba