Fintech: Aproximación al fintech desde la perspectiva del nuevo Open Banking

Aproximación al 'fintech' desde la perspectiva del nuevo Open Banking

Solo en nuestro país, el 'fintech' aglutina ya a más de 300 pymes y autónomos, y en él se han financiado unos cinco millones de euros en el último año

Foto: Visitantes acuden al Festival Fintech celebrado el pasado noviembre en Singapur. (EFE)
Visitantes acuden al Festival Fintech celebrado el pasado noviembre en Singapur. (EFE)

El 'fintech' aglutina a las empresas de servicios financieros que se sirven de la tecnología más avanzada para ofrecer productos y servicios innovadores y facilitar la vida de sus usuarios y clientes. Este sector ha crecido a nivel mundial en los tres últimos años un 48%. Solo en nuestro país, el 'fintech' aglutina ya a más de 300 pymes y autónomos, y en él se han financiado unos cinco millones de euros en el último año*.

Las empresas 'fintech' operan en múltiples ámbitos de la actividad financiera; siendo los más característicos el de las transferencias de dinero, la financiación a particulares y empresas (como es el caso de las empresas de 'crowdlending' o la concesión de préstamos o créditos 'online'), el asesoramiento financiero y de inversiones (pensemos por ejemplo en Robo Advisors o plataformas de 'trading'), los pagos y cobros a través de dispositivos móviles u 'online' o la gestión de finanzas personales mediante aplicaciones que muestran de un modo claro y fácil de entender la situación financiera de los usuarios.

La combinación de servicios financieros y tecnología tiene múltiples ventajas para el usuario. Desde un simple 'smartphone', puede controlar sus finanzas de forma rápida, segura, sencilla y mucho más barata.

Las empresas 'fintech' consiguen mejorar la forma en que los servicios financieros son ofrecidos a sus usuarios y permiten, sin necesidad de intermediarios, el intercambio de productos 'peer to peer'. Se presentan como más eficientes en costes y más transparentes. Incrementan el acceso a los servicios financieros; eliminando trabas y democratizando dicho acceso. Se caracterizan por la facilidad en el uso de sus aplicaciones. Tienen por ello una gran fortaleza: ofrecen soluciones más rápidas, con menos recursos y empleando menos dinero.

Lo anterior explica que muchas entidades financieras tradicionales hayan iniciado procesos de cambio para posicionarse en esta gran transformación del sector financiero que impulsa el sector 'fintech'.

En el proceso de transformación digital de las entidades financieras más tradicionales, el conocido como Open Banking que confirma la directiva sobre servicios de pago (DSP2 o PSD2), constituye un elemento crucial.

Tienen por ello una gran fortaleza: ofrecen soluciones más rápidas, con menos recursos y empleando menos dinero

La PSD2, cuyo gran objetivo es mejorar la competencia, la innovación y la protección al consumidor, cambia el modelo de actuación de la banca tradicional. La banca se ve obligada a permitir el acceso de terceros, 'fintech' u otros (pensemos en los gigantes digitales Google o Facebook), a las cuentas de sus clientes. Para ello, es preciso que estos terceros estén autenticados y autorizados, es decir, dispongan de un certificado adecuado para la obtención de la información de clientes y que tales clientes se lo autoricen. Los clientes tienen un control individual y son los dueños de sus datos. El cliente se sitúa en el centro del negocio. Esto se complementa en paralelo con la nueva GDPR, (Regulación General de Protección de Datos de la Unión Europea), basada también en el control por el titular de los datos. La DSP2 no especifica la forma en que ese acceso por terceros puede tener lugar, aunque todo apunta a que técnicamente habrán de utilizarse interfaces de desarrollo de aplicaciones (API).

El Open Banking es una de las evoluciones más emocionantes de los últimos años en el ámbito de los servicios financieros. Revolucionará la forma en que los consumidores interactúan con los productos y servicios financieros. Por ejemplo, a los consumidores les resultará más fácil revisar su situación financiera en las diferentes cuentas que pudieran tener contratadas a través de los denominados agregadores de pagos, y la realización de pagos se beneficiará de la aparición de nuevos actores, los iniciadores de pagos. La combinación de información bancaria con tecnología de análisis de 'big data' permitirá a los consumidores obtener un asesoramiento financiero personalizado sobre los productos que realmente sean idóneos para ellos y se adapten a sus necesidades y perfil inversor o de riesgo.

El desarrollo del Open Banking requiere de la confianza del consumidor. Sin ella, los terceros que requieran su consentimiento para hacer uso de sus nuevos derechos de acceso a los datos bancarios y de sus cuentas pueden encontrar verdaderas dificultades. Existiendo esta confianza, parece evidente, no obstante, que cambiar comportamientos de consumidores exige incentivos adecuados. De lo contrario, existe el riesgo de que los consumidores se queden con el 'statu quo' y la forma tradicional de operar.

El Open Banking proporciona grandes oportunidades para todo tipo de empresas, incluidos los bancos tradicionales y las 'fintech' existentes, para innovar, fortalecer su relación con los clientes y operar en los nuevos mercados emergentes de productos y servicios financieros.

Para ello, es necesario que los bancos y el sector 'fintech' colaboren. Son complementarios. La implantación técnica de las obligaciones de dar acceso a terceros impuestas por la DSP2 requiere necesariamente de colaboración entre todas las partes, al no estar totalmente definida en la directiva. Los bancos habrán de aportar su experiencia, las 'fintech', la innovación. Pensemos en escenarios en los que una entidad bancaria no publica un API o esta no funciona adecuadamente.

El Open Banking puede transformar el futuro de los servicios financieros, aumentar la competencia y crear una mejor experiencia para el consumidor. Los consumidores asumirán y adoptarán el Open Banking si los procesos implicados en el uso de los nuevos servicios de pago son confiables y sencillos.

*Según fuentes de Innovation & Entrepreneurship Business School.

*Idoya Arteagabeitia​ es ​socia de Pinsent Masons en Madrid, responsable del área de Bancario y Financiero y de su departamento Fintech. Es abogada del Estado, actualmente en excedencia.

Blog FIDE

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios