Libertad de prensa y el palco del Bernabéu
  1. España
  2. Caza Mayor
Nacho Cardero

Caza Mayor

Por

Libertad de prensa y el palco del Bernabéu

Los medios de comunicación parecen haber sucumbido al ‘hechizo’ del Consejo Empresarial de la Competitividad. El mantra que esgrimen los gerifaltes del Ibex (repitamos todos juntos:

placeholder Foto: Discurso de Pedro J. en la Asociación de Editores de Diarios Españoles (diciembre de 2013)
Discurso de Pedro J. en la Asociación de Editores de Diarios Españoles (diciembre de 2013)

Los medios de comunicación parecen haber sucumbido al ‘hechizo’ del Consejo Empresarial de la Competitividad. El mantra que esgrimen los gerifaltes del Ibex (repitamos todos juntos: “el paro se ha frenado”, “tenemos el sistema financiero más sólido de Europa”, “corruptos hay en todas partes”) empieza a permear en la prensa como lluvia de abril. Gota tras gota hasta desdibujar las portadas de los periódicos y borrar aquellos titulares poco amables con el poder político y económico.

“Lo que sucede es que los medios empiezan a reconocerque los esfuerzos realizados están dando sus frutos”, insisten con esta ‘gota malaya’ en el entorno del Gobierno. “Es un sentir general. No sólo de aquí, sino también de fuera. De un tiempo a esta parte, la prensa internacional está mirando con buenos ojos a España. Bueno, la verdad es que no toda. Algunos periódicos, teóricamente con pedigrí, se han amarilleado hasta extremos insospechados y nos siguen sacudiendo. ¿Por qué nos atacan? Bueno, estamos convencidos de que se trata de artículos pagados por las renovables americanas (sic), que nos presionan tras haberles quitado la bicoca de las primas”.

Estos periodistas, auténticos ‘mercenarios de la palabra’ según el establishment nacional, llevan unos meses investigando, hociqueando aquí y acullá un tanto contrariados por el devenir de los medios españoles, preguntándose qué ha sido de la libertad de prensa y si los movimientos que se han producido en fechas recientes no la han puesto en peligro, conscientes de que, cuando se desata una tormenta perfecta como la que está sacudiendo al sector, siempre acaban empapados los del sótano.

El Ejecutivo, no podía ser de otra forma, ha puesto pies en pared al tener conocimiento de las pesquisas foráneas. También los empresarios patrios, a los que les pica el cuerpo cuando los corresponsales extranjeros levantan el teléfono interesándose por el cese de los directores de tres de los principales medios de este país (Pedro J. Ramírez en El Mundo, Javier Moreno en El País y José Antich en La Vanguardia), destituidos casi al mismo tiempo, o por aquella publicitada fotografía del Rey flanqueado por los señores que manejan el parné en España (marzo de 2012), o por los sobrevenidos accionistas de esos grupos de comunicación que se han visto forzados a dar entrada en el capital a inversores que saben tanto de periodismo como Belén Esteban de abadías cistercienses, caso del Grupo Prisa, que a partir de este mes de julio tendrá como socios a Telefónica, La Caixa, Banco Santander y HSBC.

placeholder
La prensa, acodada junto al poder político y económico en el palco del Bernabéu


El mundo del dinero va tomando posiciones en los medios. Unas veces lo hace de cara, como en El País, y otras por la puerta de atrás, como en Vocento. El golpe de mano de los ‘rebeldes’ en la editora del diario ABC y la llegada a la presidencia de Rodrigo Echeniquesupone unrevolcón enla prensa de centro-derecha, un tifón que no redundará precisamente en el fortalecimiento de esta sino, posiblemente, en su jibarización. Esto es, concentración de cabeceras y laminación de voces disonantes.

Más por divisiones en el bando contrario que por méritos propios, el frente comandado por Juan Ramón Urrutia, Santiago Bergareche y Jaime Castellanos tomará presumiblemente el control del Consejo de Vocento en la semana entrante y colocará en la presidencia a Rodrigo Echenique en sustitución de Enrique Ybarra. Las aspiraciones del ‘grupo rebelde’, de un cariz más mercantilista que periodístico, son conocidas de antemano y consisten en la segregación de ABC o, lo más probable, su integración con otros grupos, ya sea con Unedisa (El Mundo), Planeta (La Razón) o la familia Yarza (Heraldo de Aragón), de donde se colige que a alguno de estos rotativos le puede ocurrir lo que al Diario 16 de Tomás de Salas: que desaparezca del mapa.

J.M. Bergareche y Carmen Iglesias (ex Unidad Editorial)
Lo singular del caso son los nuevos hombres fuertes del grupo Vocento, tanto por su ascendencia como por sus vinculaciones con la banca. Por un lado, Rodrigo Echenique, apodado el Ronco por su carácter desabrido, que es consejero de Banco Santander; por otro, Jaime Castellanos, emparentado con la familia Botín y presidente deLazard. Se da la paradoja de que Castellanos participó de forma directa en el desmoronamiento financiero de Unedisa y Vocento al endosarles Recoletos y el diario gratuito Qué!, respectivamente, por una pastizara. Precios de burbuja más prima de amigo. Ahora, curiosamente, podría deshacer el camino andado y convertirse en socio indirecto de los mismos medios de los que se deshizo tiempo atrás. Jugada redonda para un hombre que siempre ha querido ser el Jesús Polanco de la prensa de derechas.

Los editores están tiesos. Quizá por eso, porque necesitan de ayuda institucional y económica, se les vio desfilando uno por uno por la entrada de Padre Damián que va a dar al palco del Bernabéu en el partido que disputó el equipo blanco contra el Bayern de Múnich. Había más responsables de medios de comunicación que futbolistas en el campo. Acodados junto a los políticos y empresarios habituales, fueron testigos de la victoria del Real Madrid al tiempo que pasaban el cepillo. Es lo que hay.

Los poderes fácticos y la crisis económica han matado a Kapuscinski. El reportero polaco decía que “el verdadero periodismo es intencional… Se fija un objetivo e intenta provocar algún tipo de cambio. El deber de un periodista es informar, informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentando el odio o la arrogancia”. Aquí en España se está abandonando el periodismo intencional para pasarse al periodismo especulativo. Todo sea para el bien del país y, sobre todo, para el de los que lo dirigen.

Prensa Jaime Castellanos Rodrigo Echenique