Es noticia
Menú
Aterriza como puedas: de Macarena Olona en Sevilla a Diana Morant en Valencia
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
Alex Comes

La resaca electoral

Por

Aterriza como puedas: de Macarena Olona en Sevilla a Diana Morant en Valencia

Lo peor es que a pesar de este historial de paracaidistas fallidos de todos los colores, aún existen algunos que están obsesionados en, elección tras elección, colocar a sus candidatos en circunscripciones en la que son completamente ajenas

Foto: La actual ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant. (EFE/Kiko Huesca)
La actual ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant. (EFE/Kiko Huesca)

La comedia protagonizada por Leslie Nielsen y dirigida por Jim Abrahams, David Zucker y Jerry Zucker, marcó un antes y un después en la historia del cine internacional y, comparándola con las últimas elecciones andaluzas, podemos afirmar que tiene alguna similitud, tanto por los plagios en cuanto a algunas estrategias como por el empeño de algunos partidos de convertir lo serio, en absurdo, tal y como pudimos ver, por ejemplo, en los dos debates televisados entre los diferentes candidatos.

Para quien no lo sepa ‘Aterriza como puedas’ no es una película original, sino un plagio legítimo, previo paso por caja, del filme 'Zero Hour!', facilitando así su adaptación y evitando algún posible juicio.

Foto: Macarena Olona, junto a Juanma Moreno. (EFE/Junta de Andalucía)

Lo de Macarena Olona aterrizando en Salobreña, un municipio costero de la costa granadina, como nueva integrante del padrón municipal con el único, y legítimo, objetivo de ser la candidata de Vox en las recién celebradas elecciones a la Junta de Andalucía tampoco es nada nuevo, igual que la película protagonizada por Nielsen. Con el objetivo de seguir impulsando la ‘conquista de las instituciones’ iniciada hace unos meses en Castilla y León, y ante la aparente falta de una cabeza de cartel potente con ADN 100% andaluz, la formación dirigida por Santiago Abascal recurrió a una de sus figuras más mediáticas a nivel nacional con el objetivo de entrar en el Gobierno andaluz y situar a Olona como vicepresidenta de Juanma Moreno.

Esta decisión tan cuestionada a nivel mediático y en las redes sociales, más por estética, que por ética, o mejor dicho por legitimidad, supuso un nuevo episodio en el que un político intenta aterrizar en paracaídas en una circunscripción sin tener, prácticamente, arraigo y conocimiento de ‘la terreta’, cada uno la suya, claro, algo que, en la gran mayoría de los casos, y tal como le ha pasado a la candidata de Vox en esta ocasión, acaba con el paracaidista por los suelos.

Foto: Manuel Valls, en una imagen de archivo. (EFE)

Y es que como he señalado antes esto no es ninguna novedad, solo hay que ver los casos, por poner algunos ejemplos, de: Manuel Valls presentándose a la alcaldía de Barcelona; el barcelonés Girauta como candidato a representar a Toledo en el Congreso de los Diputados, el JEMAD Julio Rodríguez, orensano y residente en Madrid, buscando su escaño por la provincia de Almería, Zaragoza y Madrid en tres diferentes comicios, o el aterrizaje fallido de nuestro paisano, Toni Cantó, en las elecciones a la Asamblea de Madrid, de que plagiar algo que suele salir mal, lo más probable es que, evidentemente, acabe saliendo mal.

La obsesión

Y lo peor de todo es que a pesar de este historial de aterrizajes fallidos de paracaidistas de todos los colores, aún existen algunos que están obsesionados en, elección tras elección, colocar a sus candidatos en circunscripciones en la que son completamente ajenas, provocando así un rechazo frontal no solo por parte de la ciudadanía, que también, sino por parte de la propia militancia.

Foto: Diana Morant ayudando en la suelta de tortugas en Gandía. (EFE)

Porque una reflexión habitual en estos casos por parte de militantes y afiliados del partido es ‘a qué santo van a venir de Madrid a colocarnos a nuestro cabeza de lista sin que nos conozcamos personalmente, sin arraigo en el territorio y sin conocimiento de los problemas y la realidad de nuestra tierra’. Este es el caso del PSOE en la ciudad de Valencia, en el cual su Secretaria General, Sandra Gómez, debe de estar ya un poco quemada de que elección tras elección siempre se filtre que desde estamentos superiores están pensando en un paracaidista para tratar de alcanzar la Alcaldía de la tercera ciudad más grande de España. Que ahora, por si no lo saben, parece que la última idea es que la gandiense Diana Morant, actual Ministra de ciencia e innovación, puede mejorar las perspectivas electorales de la actual Vicealcaldesa de Valencia y lideresa socialista en el ‘cap i casal’.

Y es que viendo el éxito que se tuvo con Pepu Hernández en Madrid, ¿cómo resistirse?

¿Habrá segunda entrega?

Y lo peor de todo es que a pesar de los resultados obtenidos por Vox en las últimas elecciones andaluzas, además de las nefastas experiencias que suelen ocurrir en estos casos, nada nos hace pensar que, en este caso, alguna formación apueste por este método de elección de candidatos de cara a las próximas elecciones autonómicas y locales en la Comunidad Valenciana.

De hecho, la formación liderada por Santiago Abascal puede estar en la tentación de repetir película y actriz en las próximas elecciones a les Corts Valencianes enviando a Olona a su tierra, Alicante, para que pueda impulsar su proyecto en uno de los territorios que celebran las elecciones el año que viene en los que, según marcan las encuestas, más apoyo directo tienen.

El estar empadronado en un lugar no es sinónimo de tener arraigo

En el caso de que haya una segunda entrega, me gustaría recordar unas palabras que Lluís Orriols comentó a este diario "Es importante diferenciar entre aquellos que se empadronan de forma táctica sin formar parte del pueblo al que representan y los que conocen el territorio que representan y están familiarizados con él".

Y es que tal y como señala Orriols, el estar empadronado en un lugar no es sinónimo de tener arraigo y conocimiento del mismo.

Un nuevo viaje

Oigan ustedes, que no sólo viajan los paracaidistas que aterrizan en una circunscripción aleatoria para encabezar su lista electoral, que también hay casos como el de Javier Maroto, exalcalde de Vitoria, el cuál tras fracasar en su intento de conseguir escaño por su provincia, el Partido Popular lo acomodó como senador por Castilla y León, o hay algunos que viajan de vuelta a casa, como viendo la situación en la que se encuentra Compromís y Mónica Oltra, todo apunta que tras una larga estancia en Madrid, Joan Baldoví cogerá el AVE a Sueca para encabezar la candidatura de la coalición valencianista a las próximas elecciones autonómicas valencianas.

Foto: Oltra, en la sede de Compromís, con Joan Ribó, Alberto Ibáñez, Àgueda Micó y Juan Ponce. (EFE/Ana Escobar)

Un viaje que nada tiene que ver a nivel estético con los anteriores pero, al igual que el resto, va con las maletas cargadas de un peso político y emocional de alto valor para la formación que representa.

Al contrario de lo que pasa en ‘Aterriza como puedas’, Compromís debería de dejar de 'convertir lo serio en absurdo' abandonando celebraciones y exaltaciones públicas a su líder puesto que el contexto político y social no está para fiestas de gala.

La comedia protagonizada por Leslie Nielsen y dirigida por Jim Abrahams, David Zucker y Jerry Zucker, marcó un antes y un después en la historia del cine internacional y, comparándola con las últimas elecciones andaluzas, podemos afirmar que tiene alguna similitud, tanto por los plagios en cuanto a algunas estrategias como por el empeño de algunos partidos de convertir lo serio, en absurdo, tal y como pudimos ver, por ejemplo, en los dos debates televisados entre los diferentes candidatos.

Valencia