¿Quién es en realidad Matthias Kühn de Duval?

Para demostrar que no chapoteamos únicamente en la ciénaga de la prensa rosa, hoy 'Viernes 13', les recordamos que la producción del mismo título es la

Foto: ¿Quién es en realidad Matthias Kühn de Duval?
¿Quién es en realidad Matthias Kühn de Duval?
Autor
Tiempo de lectura4 min

Para demostrar que no chapoteamos únicamente en la ciénaga de la prensa rosa, hoy 'Viernes 13', les recordamos que la producción del mismo título es la película favorita de Kim Jong-il, el líder de Corea del Norte entre cuyas posesiones más preciadas se halla una extraordinaria colección de cine pornográfico. Según la biografía oficial del timonel de la reserva comunista de Oriente, la primera vez que jugó al golf coronó con un solo golpe once de los dieciocho hoyos, lo cual constituiría el recorrido más brillante documentado en la historia de esa peculiar afición. Habrá que invitarlo a Baleares, donde se amontonan una veintena de campos de este deporte que puede practicarse fumando, una concentración de césped inexplicable a la vista del tamaño y la densidad demográfica del archipiélago.

Entre los promotores del golf como señuelo para visitantes de lujo descuella Matthias Kühn, a quien ninguno de ustedes hubiera conocido hace un año, pero que hoy despierta su curiosidad porque lo han admirado vestido de blanco misionero junto a Norma Duval. En efecto, es el alemán que se asemeja a Nick Nolte y que sedujo a la desgastada vedette cuando lo vio descender de su helicóptero privado en el más puro estilo James Bond. O quizás era también 'Viernes 13', en honor a la efemérides que hoy celebramos.

Sin embargo, errarían quienes menospreciaran al empresario alemán como el eslabón más reciente en una cadena de novios. Propietario del chalet donde vivía Sara Montiel y que domina toda la ciudad de Palma, es el artífice de la mayor desamortización que ha sufrido una parte del territorio español en toda su historia.

Cuando le hablen de la gigantesca invasión pacífica a cargo de los alemanes que se han comprado más de una tercera parte de la isla de Mallorca, además de su tejido empresarial correspondiente, piense en Matthias Kühn. No se atreverá a colocar como eslogan de su inmobiliaria la frase que un día  pronunció ante su seguro servidor, "en Mallorca todo está en venta excepto Marivent", aunque la exclusión sería discutida por algunos eruditos.

Por supuesto, no practica el nacionalismo inmobiliario, y ha intervenido en compraventas de clientes tan selectos como Adolfo Suárez -se instaló junto al campo de golf de Son Vida, en su época de absorción en ese deporte- o Florentino Pérez, que prefiere la tierra firme de su nido de águilas de discutible urbanismo a la inestabilidad acuática del 'Pitina'.

“¿Por qué los mallorquines venden su paraíso?”

Sin embargo, Kühn es el símbolo de la venta de Mallorca en lotes -estamos hablando de la tierra, no de apartamentos– que han subdividido la isla de acuerdo con las zonas germanas de procedencia de los compradores. Por ejemplo, los hamburgueses despechugados y con gruesas cadenas de oro están en el Port d'Andratx, y los artistas y sus marchantes en el sur de paisajes resecos de la isla. No por nada, las guías alemanas se encargan de resaltar que Mallorca está a medio camino entre Europa y África. El acompañante de Norma Duval sintetiza a los cazadores que rastrean la sabana en helicóptero y a los geólogos que buscan yacimientos con ese mismo vehículo. Persigue las escasas vetas de terreno insular todavía virgen, aunque la crisis inmobiliaria supuso el final a todo eso. Kühn ha atravesado aguas turbulentas, el desplome ocurrió cuando sus catálogos habían incorporado el ruso y el árabe como idiomas de referencia.

Kühn tiene un carácter fuerte, por ponerlo suave. Advertirán que hemos eludido cuidadosamente la palabra colonización, porque los alemanes eran los primeros sorprendidos ante el notorio desapego de los mallorquines hacia su isla. Fue el acompañante de Norma Duval quien me hizo llegar una portada del semanario Focus en la que se veía un mapa de la isla con el descomunal titular 'En las garras del marco alemán', y con el subtítulo 'Por qué los mallorquines venden su paraíso

Diario Robinson
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
91 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios