A la boda del año en el PP sólo va Rajoy: Cospedal no quiere ni oír hablar de la prensa rosa
  1. España
  2. El Confidente
El Confidencial

El Confidente

Por

A la boda del año en el PP sólo va Rajoy: Cospedal no quiere ni oír hablar de la prensa rosa

El Ayuntamiento de Toledo vivirá mañana una jornada singular: la boda civil de la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, con su novio

El Ayuntamiento de Toledo vivirá mañana una jornada singular: la boda civil de la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, con su novio Ignacio López del Hierro. Les casará un concejal del PP y al enlace asistirá, como no puede ser de otra manera, el líder del Partido Popular y principal valedor de la política manchega, Mariano Rajoy. Pero será el único, o casi.

 

Cospedal ha querido desde el primer momento que su boda con el empresario sevillano, un hombre divorciado que aporta tres hijos al matrimonio, se celebre en la más estricta intimidad, hasta el punto de que ha dejado fuera de la lista de invitados a todos sus compañeros de partido. Nada que ver con otros acontecimientos de este tipo que fueron objeto de ríos de tinta y portadas de revistas del cuore protagonizados por ilustres peperos como los Aznar o Álvarez Cascos.

Nada de fotos. Nada de chismorreo. Nada de ser la comidilla de los programas del morbo televisivo. Ella quiere intimidad, de ahí que hasta los preparativos hayan pasado desapercibidos y solo se sepa que el matrimonio va a celebrar el enlace en un típico cigarral toledano, el de Las Mercedes, con medio centenar de invitados entre los que la mayoría son amigos y familia de ambos y sólo un puñado, que se puede contar con los dedos de una mano, de compañeros de partido, de esos que siempre han ido con ella a todas partes y son más amigos por lo personal que por lo profesional.

De tal manera que al PP, como tal, lo representa muy bien representado su líder. Y es que, de lo contrario, la secretaria general se hubiera visto obligada a abrir la mano en la lista y ya se sabe cómo empiezan estas cosas, pero nunca cómo acaban, y a lo mejor más que un cigarral hubiera necesitado los salones de El Alcázar para llenarlos con tanta gente.

Pero lo cierto es que si por algo se caracteriza María Dolores de Cospedal es, precisamente, por no llamar la atención con nada que no sea asuntos de la política, pero también por representar esa orilla moderna y nada fatua ni añosa que hoy convive en el PP.

Ya llamó la atención, en su día, por ser madre soltera, y seguro que habrá quien le reproche una boda civil, pero Cospedal se une a otras mujeres del PP, como Soraya Sáenz de Santamaría, que se alejan de los estereotipos que desde la izquierda siempre se le han querido colgar como sambenitos a la derecha.

María Dolores de Cospedal Bodas de famosos Convención Nacional del PP