Matías Cortés engorda su hucha gracias a los Polanco
  1. España
  2. El Confidente
El Confidencial

El Confidente

Por

Matías Cortés engorda su hucha gracias a los Polanco

Los agobios de Prisa no afectan a todos por igual en la casa de los Polanco. El consejero delegado, Juan Luis Cebrián, se garantizará al menos tres

Los agobios de Prisa no afectan a todos por igual en la casa de los Polanco. El consejero delegado, Juan Luis Cebrián, se garantizará al menos tres años más al frente de la compañía cuando se cierre el acuerdo con la sociedad americana Liberty, que inyectará un salvador dinero en el grupo a cambio de una brutal dilución de los accionistas históricos. Merecido premio para el principal responsable de decisiones tan preclaras como la opa por el 100% de Sogecable cuando Prisa ya atesoraba la mayoría de la sociedad. Otros en la empresa, lejos de las ambiciones de Cebrián, tienen aspiraciones más mundanas y se han concentrado en la pecunia.

 

Es el caso de Matías Cortés, consejero del Grupo Prisa, que desde 2008 ha facturado por sus servicios jurídicos casi 20 millones de euros a la sociedad, que a 31 de diciembre debía cerca de 5.000 millones de euros. Como ya avanzaba este diario, Cortés facturó a través de su bufete de abogados más de ocho millones de euros en 2009, duplicando los 4,5 que se apuntó en el año anterior. Unos guarismos que, en todo caso, pueden palidecer con sus ingresos a cuenta de Prisa en 2010 si se mantiene la tendencia avanzada en el primer semestre del ejercicio.

Y es que sólo en esos primeros seis meses, el despacho de Cortés obtuvo un importe de 6,9 millones de euros, según se desprende de las notas explicativas a los estados financieros intermedios correspondientes a ese período. Una cuantía percibida en concepto de “asesoramiento jurídico y dirección letrada en diversos procedimientos de distinta índole (…) y asesoramiento jurídico-consultivo en varios asuntos, prestados a Prisa y a Sogecable por parte de Cortes Abogados a través de Tescor Profesionales Asociados”. Y como todo queda en familia, su hermano Luis Cortés Domínguez se hizo en la primera parte del año con 80.000 euros por sus servicios como “letrado en diversos pleitos”.

El incremento de la facturación de Cortés en Prisa durante el año 2009 se produjo después de que, como explicó este periódico en abril de ese mismo año, la compañía de los Polanco decidiera prescindir de los servicios de Uría & Menéndez, durante décadas bufete de referencia del grupo de medios. En todo caso, no es el nuevo factótum jurídico de Prisa el único que pasa factura a los Polanco. Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, también consejero de la sociedad, cobró 100.000 euros por servicios de asesoramiento jurídico.

Hasta Javier Díez de Polanco, sobrino del fundador y en otro tiempo aspirante a sucederle, no ha permitido que su desabrida salida de Sogecable le impida proporcionar a la división audiovisual del grupo “servicios de asesoramiento jurídico y asesoramiento y consultoría estratégica relacionada con los negocios de televisión”. ¿Réditos? Más modestos: 60.000 euros en los primeros seis meses del ejercicio. Es la misma cantidad que percibió por sus consejos durante todo el año 2009.

En total, Prisa repartió entre sus consejeros por servicios prestados indirectamente a empresas del grupo la friolera de 7,1 millones de euros en apenas un semestre. Cualquier ayuda parece haber sido poca para Violy de Harper en sus esfuerzos por armar jurídicamente el acuerdo con Liberty, que antes de la última formulación el 4 de agosto amenazaba con descarrilar por el desplome del precio de la acción de la compañía. La capitalización de todo el Grupo Prisa apenas roza los 370 millones de euros, cuando sólo lo que Telecinco y Telefónica pagarán por el 22% de Digital Plus suma 450 millones de euros. Eso si Competencia lo permite.

Juan Luis Cebrián Hospital Gregorio Marañón