El último consejo de Cañete: llevarse las sobras de los restaurantes

El Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, disfrutó el pasado miércoles de un acto especialmente agradecido entre todos aquellos que ocupan su

El Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, disfrutó el pasado miércoles de un acto especialmente agradecido entre todos aquellos que ocupan su agenda como miembro del Gobierno: ejercer de jurado en el Campeonato Nacional de Pinchos y Tapas celebrado en Valladolid.

Entre degustación y degustación junto al chef Pepe Rodríguez Rey, la placidez del ministro fue interrumpida por la cámara de parahoeca.com, una revista de hostelería que le asaltó con desparpajo preguntando si en España “estamos para aperitivos o para banquetes”. “Estamos para conquistar el mundo”, respondió un pletórico Cañete, de muy buen humor en tan agradable jornada.

Preguntado por las medidas propuestas por su ministerio para evitar el desperdicio de alimentos, Cañete recalcó la importancia de repartir bolsas en los restaurantes para que los clientes se puedan llevar las sobras a casa. “En Estados Unidos se ha hecho toda la vida, y en la cocina europea se hace con mucha frecuencia. Es normal”, declaró el ministro.

Más adelante abundó en la cuestión con un ejemplo: “A veces te ponen un chuletón así de grande y te quedas sin hambre. Y es una pena que una carne de calidad no se utilice”.

No es la primera ni la segunda vez que Arias Cañete aconseja a los españoles que varíen sus hábitos de consumo para aprovechar mejor los recursos. El pasado mes de enero, el ministro no dudó en animar a los españoles a confiar en el “alto margen de seguridad” de las fechas de caducidad de algunos alimentos, como los yogures: “Yo veo un yogur en la nevera y ya puede poner la fecha que quiera que yo me lo voy a comer”.

Unos meses más tarde, Cañete salía de la cocina para entrar en el cuarto de baño. Concretamente, en la ducha: “Mientras se espera a que salga agua caliente se desperdicia mucha agua. Yo me ducho con agua fría antes de consumir medio litro más”, explicó el pasado abril. Sus hábitos de ahorro son especialmente loables si tenemos en cuenta que su patrimonio asciende a 1,7 millones de euros.

Conocido por sus salidas de tono, el ministro tiene razones para sentirse con confianza: el último barómetro del CIS lo situaba como el más valorado del Gobierno de Rajoy. Victoria pírrica, eso sí, dado que recibía una nota de 3,05 sobre 10.

El Confidente

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios