Los escritos racistas del joven Verstrynge que firmaba como ‘George’
  1. España
  2. El Confidente
El Confidencial

El Confidente

Por

Los escritos racistas del joven Verstrynge que firmaba como ‘George’

Las hemerotecas suelen jugar malas pasadas, en especial a los que cambian de bando y de chaqueta. Al ahora ‘rojo’ Jorge Verstrynge le salen los muertos

Las hemerotecas suelen jugar malas pasadas, en especial a los que cambian de bando y de chaqueta. Al ahora ‘rojo’ Jorge Verstrynge le salen los muertos del armario. Por ejemplo, un artículo publicado en la revista pannazi CEDADE (Círculo Español de Amigos de Europa) titulado Roberto Ketels y el racismo paneuropeo publicado en junio de 1972.

Verstrynge hace un homenaje ante la muerte de Ketels: “Un político consciente de la decadencia de Europa y social-racista lleno de lucidez, un luchador infatigable que hoy nos deja un valiosísimo legado intelectual… Es deber de todos los que tenemos conciencia del hecho racial aprovechar la plataforma creada por Ketels ahondando en el análisis de lo que él consideraba el problema crucial de este siglo: la degeneración de nuestra raza y la progresiva judaización de nuestras instituciones”.

Y añade: “Los Principios fundamentales del racismo paneuropeo redactados por nuestro camarada en 1940 (…) conocidos y estudiados por todos los europeos conscientes de la grandeza de nuestra Raza”.

Seguidamente, el entonces joven Verstrynge desbroza cinco puntos en los que analiza la raza, ya que, al estar los caracteres físicos y psíquicos en la raíz de los grupos humanos, constituye la base esencial de la política. Para seguidamente afirmar que la “cuestión judía constituye el gran problema interior de la Raza blanca”.

También habla de Rusia, “bajo su actual forma comunista”, para afirmar que “las poblaciones europeas deben aliarse con las del continente americano en una política mundial de defensa de la Raza Blanca”.

Y finaliza: “Las Razas amarilla y negra tienen, cada cual, su lugar en la humanidad, pero nuestras relaciones con ellas deben basarse en la diferencia natural existente. Esta idea de diferencia es suficiente, y, de hecho, preferible a cualquier afirmación sobre su superioridad potencial engendradora de interpretaciones abusivas”.

Jorge Verstrynge