La “casa de la pradera” de Pablo Iglesias
  1. España
  2. El Confidente
El Confidencial

El Confidente

Por
EC

La “casa de la pradera” de Pablo Iglesias

Pocos saben que Pablo Iglesias y su compañera sentimental Tania Sánchez, diputada regional por IU, tienen alquilada una casa de madera en Casavieja

Pocos saben que Pablo Iglesias y su compañera sentimental Tania Sánchez, diputada regional en Madrid por Izquierda Unida, tienen alquilada una casa de madera enla localidad de Casavieja (Ávila) en plena naturalezay en el corazón del Valle del Tiétar. En esa misma localidad tiene un casoplón el exalcalde socialista de Getafe, Pedro Castro, yotros socialistas históricos de Madrid y Castilla y León.Lo que se lleva como un secreto de Estado es el precio que el dueño de la casacobra a la pareja.

Los vecinos denominan la casa como de la “pradera” y a ella acuden con mucha frecuencia grupos de jóvenes invitados por la pareja, generalmente para hablar y discutir de política. Pablo Iglesias suele cursar invitación también a periodistas amigos u a otros a quien quiere 'vender' su causa y la de Podemos, aunque incluso hace invitaciones a responsables del diario ABC, que están en las antípodas de su discurrir político y social.

Algunos de los que han sido invitados a la "casa de la pradera" abulense dicen que, fundamentalmente, ahí se habla de política “nada convencional”.

Los vecinos de Casavieja miran ahora con recelo a esos grupos de jóvenes desde quehace unosmeses su vecino accidental se hizo famoso. Antes apenas dabanimportancia a su presencia, pero a partir de las elecciones europeas del 25 de mayo pasado, temenque la política acabe por variar su pacífico lar del Valle del Tiétar.

No quieren en modo alguno que la tranquilidad habitual de Casavieja se vea alterada por la llegada de gentetan variopinta, y fuentes del municipio indican que esos grupos de jóvenes, con Iglesias y Sánchez a la cabeza, suelen trasladarse a comer o cenar a la vecinalocalidad de Piedralaves donde hay decentesrestaurantes.

Pedro Castro Izquierda Unida Política